Show

Pau Donés confesó a Enrique Bunbury que le quedaba poco tiempo

El cantautor español Enrique Bunbury señaló que la obsesión de Pau Donés era grabar un último disco antes de morir a consecuencia del cáncer

Por  Francisco Inzunza

"Murió, seguro, como vivió toda su vida, con una sonrisa", expresó Enrique Bunbury.

Enrique Bunbury compartió en sus redes sociales un escrito en memoria de su amigo Pau Dónes, quien fuera vocalista y líder de la agrupación Jarabe de Palo. A sus 53 años de edad perdió la batalla con un cáncer de colon que le fue diagnosticado hace cinco años y lo alejó temporalmente de los escenarios, "mi querido Pau nos ha dejado hoy", expresó.

Enrique Bunbury cuando conoció a Pau Donés por allá en 1998, cuando recién publicado su primer álbum fue a tocar a las Morrissey, una sala de conciertos de Zaragoza, España, un lugar de escenario y aforo modestos. "'La Flaca' todavía no había sido el éxito fulminante e internacional que le catapultó unos meses después, entonces, ya me fijé en el guitarrista del grupo, que me pareció sobresaliente, la siguiente vez que nos vimos fue seguramente en el funeral de Joan Trayter, dueño de MusicLan Studios, en Figueres, donde ambos habíamos grabado".

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Puesta de sol en la isla...que no se acabe este momento��

Una publicación compartida por @ jarabeoficial el

En años posteriores Pau Donés y Enrique Bunbury se encontraron en diferentes partes del mundo, principalmente en México y Los Ángeles. "Siempre era un placer verle y charlar y abrazarnos. Recuerdo, cuando comimos en un restaurante de Sunset Plaza en L.A., cómo me contaba apenado que, lo que más le fastidiaba del éxito y las giras, era haberse distanciado de su propia hija y no haber pasado con ella mucho más tiempo. Al poco, le diagnosticaron la enfermedad".

Unos pocos años después me llamó y me dijo que dejaba la música y se venía a vivir a Los Ángeles, a surfear y pasar el máximo de tiempo con su hija, que se venía a estudiar.

El cantante español contó que le ayudó a buscar casa y colegio (para su hija), "y se instalaron en Venice Beach. A partir de entonces, nos vimos y hablamos mucho más a menudo. No pasaron más de dos o tres meses, cuando me llamó para pedirme un bajo. Le pasé mi Fender Jazz Bass, con el que grabó todas las demos de su nuevo y último disco 'Tragas o Escupes'".

El mal presentimiento que tuvo Enrique Bunbury

Una de las últimas que se reunieron, Pau Donés le había llamado para que fuera a su casa y para que escuchara las canciones terminadas de su álbum, "me anunció que se volvía a España para una revisión, tuve un mal presentimiento".

Al poco, me dijo que se quedaba ya en España y que le quedaba muy poco tiempo, quería grabar su disco, esa era su obsesión, necesitaba ese tiempo extra y final.

"La muerte de Pau es una tristeza mayúscula para todos los que le conocimos, pero la lección de vida y muerte que nos deja, es imborrable. Murió, seguro, como vivió toda su vida, con una sonrisa", resaltó Enrique Bunbury al final de su escrito.

También te puede interesar:

Quién era Pau Donés líder de Jarabe de Palo

Jarabe de Palo vuelve a cantar tras más de un año de parón

Pau Donés se despide de sus fans con emotivo mensaje

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo