Show

Pepe Aguilar comparte con su público detalles sobre la muerte de su mamá Flor Silvestre

La mañana del 25 de noviembre de 2020 Pepe Aguilar recibió una llamada de la enfermera de su mamá, "que urgía fuéramos de inmediato a El Soyate"

Por  Francisco Inzunza

Flor Silvestre murió a sus 90 años de edad.

Flor Silvestre murió a sus 90 años de edad.

La Dinastía Aguilar vivió un momento muy fuerte y triste a fines de noviembre de 2020, ante la muerte de la querida y respetada Guillermina Jiménez Chabolla, mejor conocida como Flor Silvestre. La icónica cantante y actriz de la época de oro del cine mexicano, falleció a los 90 años de edad en su hogar en el rancho El Soyate, ubicado en el municipio de Villanueva, Zacatecas.

En su vlog en YouTube, Pepe Aguilar compartió con sus miles de seguidores todo lo que vivió durante el 2020, entre estos momentos, la muerte de su mamá Flor Silvestre. El papá de la cantante Ángela Aguilar contó que su progenitora padeció tifoidea el año pasado en tres ocasiones: la primera ocasión en mayo, luego en octubre y por último en noviembre, unos días antes de fallecer.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

La señora Flor Silvestre luego de su cuadro de tifoidea en octubre de 2020, quedó más débil, "pero ya estábamos acostumbrados a que salía de todas caray, de todas", expresó el cantante Pepe Aguilar en su vlog, mencionando que ocho años atrás le habían quitado a su madre medio pulmón porque tenía cáncer, "salió perfecta en remisión hasta el día de su muerte, tuvo cáncer también en el vaso, también se lo quitaron tres o cuatro años después del cáncer de pulmón, una gente que le había pasado muchas cosas, también le dio un infarto hace tres años".

"A las personas mayores le pasan cosas, así es, así viven, se acomodan los medicamentos, la forma de vida, las indicaciones y siguen. Yo pensé que mi madre sería lo mismo, se enfermó en mayo de tifoidea, otra vez en octubre de tifoidea, muy grave y quedo muy débil".

En noviembre luego de terminar las grabaciones del show "Mexicano hasta los huesos" junto a sus hijos Leonardo y Ángela Aguilar, Pepe Aguilar y su familia se fueron una semana de vacaciones a la Riviera en Nayarit con todos los cuidados. Estando en estos días de descanso, la esposa de Don Antonio Aguilar volvió a enfermar de tifoidea. "No estábamos preocupados, porque ya la había podido librar un par de ocasiones, ya sabíamos que teníamos que hacer y no estábamos preocupados".

Leer más: Pepe Aguilar publica inédita foto de Flor Silvestre, donde luce como toda una hip hopera ranchera

Dentro de este último cuadro de tifoidea que padeció, la actriz quien nació en Salamanca, Guanajuato, comenzó a tener arritmia cardíaca. Tanto su doctor como Pepe Aguilar se preocuparon ya que pasaban los días y ningún medicamento le hacía efecto. Flor Silvestre les decía estar bien, tranquila, sin ningún dolor.

No fue hasta que un medicamento le hizo efecto ante su arritmia cardíaca, que la familia descansó un poco y pensaron que solo fue un susto. Un día antes de fallecer, Guillermina Jiménez Chabolla fue llevada con todos los cuidados a un hospital en la ciudad de Zacatecas para realizarle una tomografía y checar que sus pulmones estuvieran bien, ya que tenía tos y flemas. El médico quería descartar que fuera algo más grave.

"Durante sus estudios salieron cosas ahí que no estaban relacionadas al corazón y que iba a tenerse que tratar, pero que no eran causantes del cuadro que estaba presentando en ese momento", mencionó el esposo de Aneliz Álvarez-Alcalá. Al terminar sus estudios Flor Silvestre regresó a su hogar en El Soyate.

Pepe Aguilar estaba en la hacienda que tiene la familia en el poblado de Tayahua, en el municipio de Villanueva, Zacatecas. Cuando su mamá regreso a su hogar, se comunicó con ella por teléfono para saber como le había ido con su chequeo médico. Señaló que no quiso ir hasta El Soyate para no importunarla por la hora que era y por el frío que estaba haciendo.

Al otro día en la mañana, como a las 10, recibimos una llamada de la enfermera y de la asistente mi madre, que urgía fuéramos de inmediato a El Soyate y bueno, yo ya sabía lo que eso significaba.

En ese momento que recibió la llamada, Pepe Aguilar hizo una meditación, "una conexión enviándole todo mi respeto, mi amor, las mejores intensiones a su alma y sin saber si había muerto o no, todo mi ser se concentró en mi madre en ese momento, me puse lo primero que encontré y salimos inmediatamente para El Soyate, nosotros estábamos en Tayahua, El Soyate está a orillas de la carretera a siete kilómetros".

Cuando llegamos, mi madre ya había muerto.

Leer más: Las hermosas palabras de Flor Silvestre a su primogénita Dalia Inés Nieto Jiménez

El hijo del fallecido "Charro de México", manifestó que fue un golpe muy fuerte. Pensó que con todo lo ha vivido, con todo lo que entiende y ha trabajado en la muerte, estaría con menos dolor, pero fue todo lo contrario. "Fue un dolor muy profundo, de los más fuertes que he sentido, pero no un dolor dramático ni de víctima, sino un dolor de entendimiento y de consciencia, lo que significaba ese ser para mi y que había dejado de existir, esa versión de ella, porque entiendo que jamás moriría".

Flor Silvestre murió la mañana del 25 de noviembre de 2020; fue sepultada siguiendo su última voluntad, junto al gran amor de su vida Antonio Aguilar. La tumba se ubica en lo alto del Cerro San Cayetano, dentro del rancho El Soyate.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo