Show

Rafael Amaya "El Señor de los Cielos" habla por primera vez de su adicción a las drogas y al alcohol

El protagonista de la exitosa serie "El Señor de los Cielos" se sinceró y dijo que estaba resentido por cosas muy personales y poco a poco me fui sumergiendo en el fango oscuro del alcohol y las drogas

Por  Agencia Reforma

Rafael Amaya

Rafael Amaya "El Señor de los Cielos" habla de su adicción | Reforma

Rafael Amaya, el otrora protagonista de El Señor de los Cielos, habla por primera vez de su adicción a las drogas y el alcohol, y el proceso de rehabilitación que atraviesa.

El actor concedió una entrevista a la revista People en español donde platicó de cómo tocó fondo, cómo ahora quiere reencontrarse consigo mismo y de lo que busca para el futuro.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

"Estaba resentido por cosas muy personales y poco a poco me fui sumergiendo en el fango oscuro del alcohol y las drogas.

Estuve viviendo todos los excesos posibles habidos y por haber. Estuve mucho tiempo solo, haciéndole mucho daño a mis seres queridos, a mis amigos, a mis compañeros y al público también, dijo Amaya en entrevista.

Gracias a su papel de Aurelio Casillas en la producción de Telemundo, Amaya consiguió fama internacional, pero hacia el final de las grabaciones de la séptima temporada, en 2019, desapareció.

Los rumores que por meses circularon de sus adicciones ahora se confirman. El intérprete aseguró que tocó fondo hace ocho meses, luego de viajar por varios lugares, escondiéndose y sin darle explicaciones a nadie.

Sentía que había perdido todo, incluso sentía que mi vida no valía, que había sido un error haber sido actor, que la fama no me ayudaba en nada. Ahora ya veo que la fama y el acercamiento que puedo tener con la gente es algo positivo.

Contó que hace cuatro meses ingresó a la clínica de rehabilitación Baja del Sol del ex boxeador mexicano Julio César Chávez, de la que Carlos Appel, primo hermano de Amaya, es el director.

Además de su familia, el actor contó con el apoyo de su compadre y colega Roberto Tapia, quien lo ha apoyado en su proceso de desintoxicación.

"Soy un ser humano, no soy un robot. Me dejé llevar por el alcohol, las banalidades, los excesos, viví una vida de excesos. Y si no hubiera sido por mis compañeros y la clínica, no hubiera podido salir adelante.

"No sabía que alrededor de mí tenía gente tan hermosa, había gente que me quería tanto y me apreciaba. Estaba ciego, estaba cegado por el manto oscuro de la drogadicción y ahora siento que me quitaron la venda de los ojos y estoy profundamente agradecido con todas las personas y con Dios", admitió.

Ahora que se mantiene en rehabilitación quiere servir de ejemplo para que los adictos busquen ayuda y agradeció a quienes nunca dejaron de apoyarlo y procurarle.

No quería ningún tipo de compromiso ni conmigo ni con ninguna pareja ni con trabajo ni con nada. Las drogas son la muerte.

Admitió que se vio afectado por la fama y los excesos, pero ahora ya está listo incluso para regresar a la televisión y hasta dispuesto a encontrar el amor.

No tengo nada que esconder, no le tengo miedo a nada. Ya subí, bajé, me caí, me volví a levantar. Estoy sin tapujos y sin máscaras, sin mentiras hablando con ustedes.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo