Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Show

Raúl Hernández, con orgullo recibe Medalla Iberoamericana

Los músicos Roque Cervantes, Raúl Hernández Jr, y Jesús Báez recibieron una mención honorifica a su trayectoria y por su gran aporte al Regional Mexicano

Por: Socorro Orozco

Raúl Hernández, con orgullo recibe Medalla Iberoamericana

Raúl Hernández, con orgullo recibe Medalla Iberoamericana

Emocionado, feliz y muy agradecido con sus raíces se encuentra el cantautor sinaloense Raúl Hernández, tras recibir la Medalla Iberoamericana de la Fundación Honoris Causa en la ciudad de México por más de cinco décadas de trayectoria musical y como fundador de Los Tigres del Norte, una de las agrupaciones de mayor impacto y trascendencia dentro del Regional Mexicano.

Raúl Hernández recibiendo su merecido reconocimiento. Foto: cortesía

Ante su público en un recinto colmado de aplausos y tras una emotiva ceremonia celebrada en la Cámara de Diputados de la ciudad de México, en donde sus músicos Roque Cervantes, Raúl Hernández Jr. y Jesús Báez recibieron mención honorifica, el intérprete sinaloense muy orgulloso y con enorme satisfacción, recibió la insignia y dijo estar agradecido con sus fans y con su familia Los Tigres del Norte, con quienes inicio el recorrido de esta  travesía y juntos crearon una prolífica trayectoria musical con cimientos sólidos y exitosos, batallándole desde aquel bendito año de 1968 y cuando la famosa “Camelia La Texana” les abrió las puertas hacia la cúspide del éxito.

Foto: cortesía

Fue así como Raúl Hernández al igual que Guadalupe Olivo ejecutor del saxofón por años con Los Tigres del Norte, y actualmente con “El Tigre Solitario” recibieron en este recinto la Medalla Iberoamericana de la Fundación Honoris Causa, insignia otorgada por ser fundadores de una de las agrupaciones de mayor renombre dentro del ámbito grupero y quienes lograron trascender con millones de copias de discos vendidas, y sobre todo abrieron una brecha, un camino necesario para las nuevas agrupaciones en este género musical que se aferra a no perder la esencia.

Durante entrevista el premiado, comento su sentir y reconoció estar sumamente emocionado.

Estoy feliz, porque siendo originario de un ranchito tan pequeño, este premio es muy significante y para todo Rosa Morada Mocorito.

“Estoy orgulloso de ser de esa tierra y no me imagine llegar a tener esta Medalla Honoris Causa, a pocas gentes con trayectoria y connotada en cualquier ámbito que sea se le otorga esta medalla, yo la recibo con todo el cariño por mi rancho, mis principios y raíces en algo tan importante como lo es la música, ya son poco más de 50 años”, asegura orgulloso Raúl Hernández.

Foto: cortesía

Además, manifestó “considero que es meritorio para la gente que ha luchado en la música entregando nuestras vidas a una carrera tan importante, la música nos lleva a muchas alegrías, tristezas, sacrificios, siempre vamos con la idea de inculcar a la juventud el gusto, al pueblo darle alegría, seguir adelante con la vida cotidiana, estoy muy emocionado que se fijaran en mi”.

“No encuentro palabras, y con toda humildad te lo digo y te lo vuelvo a repetir socorrito, viniendo de donde uno proviene mi reconocimiento para mis hermanos Los Tigres del Norte al igual que Guadalupe Olivo quien también recibió la misma medalla, es un honor y quiero compartirla con todos mis fans, compañeros de la música, amigos que siguen esta trayectoria tan importante van desparramando la música por todas partes a través de las redes sociales, y todos los medios, los créditos no solo son míos, son de mis músicos y todo es alegría y vida para uno mismo”.

Raúl Hernández, es un cantautor con muchísimo talento y través de sus temas expresa su pasión por la música norteña, y sin hacer a un lado sus orígenes trasciende y se renueva sin perder la esencia musical, porque es un fiel defensor de lo tradicional, siempre resalta el colorido de las historias, de amor, desamor y busca dejar un mensaje positivo a la sociedad con sus canciones, sobre todo a la juventud como fue el caso de su tema "El tiempo vale oro".

 

Entre la nostalgia y recuerdos hermosos, “El Tigre Solitario” me relata sus andares e inicios en el terreno musical, y asegura, “siempre ha sido muy amante de conservar las raíces de mi estado Sinaloa, de mi México que quiero mucho, pero a mi rancho le tengo un gran agradecimiento por darme una educación muy bonita, fui a la escuela en el rancho hasta tercer año con el maestro Octaviano, era un maestro rural, luego me voy a Rosa Morada, Mocorito de donde es mi papa y terminé la primaria”.

Foto: cortesía

“Posteriormente mis hermanos y yo salimos del rancho, nos fuimos hasta la frontera de Mexicali y luego pasamos hasta San José, California e hicimos bases, empezamos a grabar y hacer nuestra carrera artística, un día  Dios decide y nos encontramos con La Camelia y nos abre las puertas en todo Estados Unidos y la República Mexicana y empezamos a trascender fronteras en la música”, asegura el cantante quien no deja de agradecer a quienes les ayudaron para forjar sus inicios musicales y a Camelia la Texana,  dice le agradecen por ser el estandarte de Los Tigres del Norte en este fenomenal recorrido.

Foto: cortesía

Durante la charla es inevitable tocar el tema del cómo se debe trabajar para conservar y tener un buen futuro en la música norteña, luego de que corrientes musicales van y vienen, pero a pesar de todo el género norteño permanece y  coincidimos en que debemos conservarlo para un buen futuro de la música norteña y al respecto el galardonado dice.

“Cuando uno inicia una proyecto, bueno yo hace tiempo inicie mi proyecto en solitario, esta música es muy bonita, es sana, te cuenta historias, tiene que permanecer y tener un buen futuro, porque debemos rescatar la música norteña con canciones de amor, desamor, debemos encontrarle, y en esto cada quien busca su lugarcito y la manera de hacer fama, que los reconozcan, lo que yo he hecho por años no es música violenta, contamos historias de gente que ha hecho sus cosas bien o mal, hacemos temas de contenido social, de indocumentados de esa gente luchona que ha salido adelante y ha forjado su sueño americano”.

 

“Todo se vale, lo que pasa es que cada quien debe luchar por lo que queremos y con responsabilidad, mi trayectoria ha sido la música y sigo aquí todavía, mis años me han ganado pero nadie es eterno en la vida, ahora traigo a mi hijo Raúl, ya lo conoces, estoy muy orgulloso de él, sé que sacará adelante lo que yo no termine, a lo mejor lo termina, hay la lleva yo le indico el camino a seguir, hay la lleva no te voy a decir que es el mejor pero tampoco es el peor”, comento tras agregar que está muy contento con los jóvenes como su baterista Jesús Benito, “porque le gusta esta música, en sus inicios el tenía el rollo de bandero, y se acopló con nosotros y claro que lo está aprovechando”.

Foto: cortesía

Raúl Hernández tras 26 años como solista, se ha entregado en cuerpo y alma a su público, y se lo ha sabido ganar con ese inigualable estilo de voz, su sentimiento campirano bien impreso en sus canciones en donde su voz inconfundible da vida a esos temas, y es tan versátil que a veces se hace acompañar del guitarrón del mariachi, vihuela, clarinete y trompeta de banda sinaloense y el acordeón valiosos instrumentos que musicalizaron su famoso “Amor prisionero” un tema representativo e identificable del “Tigre solitario” y que trascendió fronteras.

Es así como Raúl Hernández recorre los caminos de la vida, de la música, ha sabido labrar su propio éxito durante décadas y ha reunido más de 25 discografías con el respaldo de sus inseparables amigos, Guadalupe Olivo en el Saxofón, Roque Cervantes en el Bajo eléctrico, Jesús Báez en la batería y en el acordeón Raúl Hernández Jr., un jovencito quien ha heredado el talento de su orgulloso y famoso padre.

 

El cantante de Rosa Morada, Mocorito ha realizado duetos con Leandro Ríos con aquel exitoso y resonado tema “Apenas te fuiste ayer”, con el Grupo Pesado “Tan bonita” y con su hijo Raúl Hernández Jr., planean realizar un dueto, mientras que su hijo asegura está  muy orgulloso y feliz de continuar con este legado, una tradición familiar que vino a darnos alegrías grandes en la música y ahora el joven promociona “Una lágrima más” al lado de su padre.

Raúl Hernández es un cantante con sentimientos y emociones muy especiales que imprime en sus canciones y como siempre no deja de sorprender a la fanaticada con bonitos temas de ayer y hoy, y con esa inigualable voz que pone a palpitar los corazones que lo distinguen, así es como continúa por estos caminos de la vida y asegura no se retirará mientras Dios le permita seguir haciendo lo que más le apasiona, e insta a los jóvenes a "prepararse y defender la música norteña, siempre hay que pulirse, el talento es como un diamante en bruto”, asegura Raúl quien es el pulidor de nuevos talentos porque su deseo es que la música continúe su sendero, no le importa el dinero sino defender la cultura musical.

Foto: cortesía

Así trasciende la entrevista, con Raúl quien sigue promocionando “El tiempo vale oro”, un tema con un mensaje muy positivo para la juventud. Además está grabando desde hace dos meses, entrando y saliendo al estudio en Monterrey: “voy y pongo bases para que Raúl mi hijo quien domina todos los instrumentos siga trabajado en la producción, además quiero que se empape de lo que hago, yo al último voy a poner mi voz, el disco está muy completo, y el Bajo Sexto para que sea tradicional lo pondré yo, entonces la idea es dejarle a Raúl, a Jesús Benito y Roque lo que me corresponde hacer, y si lo hacen bien tendrán diez”, agrego no sin antes asegurar que no se retira de la música.

Mientras mi oído y mi garganta me lo permitan voy a seguir tocando, apoyando a mi familia, mis hijos, mi gente joven que quieran crear su estilo musical, la idea es que hagan su proyecto original.

En esta nota: