Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Si hay gente que piensa que me hice cirugía, no me importa: Íngrid Martz

ENTREVISTA

El exitoso melodrama Qué pobres tan ricos, producido por Rosy Ocampo (Por ella soy Eva, La fea más bella) y protagonizado por Jaime Camil y Zuria Vega, ha representado una oportunidad para la carrera de Íngrid Martz. En la telenovela, la actriz encarna a 'Minerva Blanco', uno de los personajes antagónicos de la historia.

El enfoque cómico de la trama ha obligado a Martz a alejarse de la mayoría de sus papeles tradicionales para incursionar en un tipo de comedia donde el lenguaje corporal de su papel significa a veces el sacrificio de su belleza. En entrevista con EL DEBATE, Íngrid platicó sobre esta experiencia y sobre el indiscutible éxito comercial de la novela.

Inicios.

La actriz comenzó su carrera artística en la compañía de teatro del fallecido Manuel Bauche y después se integró al Centro de Estudios Actorales de Televisa. Después de breves participaciones en algunas telenovelas, debutó oficialmente en Preciosa, al lado de Irán Castillo y Mauricio Islas, en 1998.

A partir de ese momento, Martz se volvió una figura recurrente en El Canal de las Estrellas, con apariciones en producciones como Mujer, casos de la vida real, el rol protagónico en Zacatillo y La que no podía amar, entre otras.

'Minerva'.

Inicialmente, el papel de 'Minerva Blanco' estaba planeado para la actriz colombiana Valerie Domínguez, prima de la cantante Shakira, pero por azares del destino terminó en manos de Íngrid, quien con ayuda del director Benjamín Cann desarrolló el personaje con su toque personal.

"Nunca me habían llamado para una telenovela que el formato fuera totalmente comedía, es algo diferente y me está abriendo las puertas para que los productores tengan la oportunidad de verme haciendo cosas distintas", dijo la actriz.

Un reto.

Sobre la demanda que implica personificar a 'Minerva' y sus múltiples gesticulaciones, Martz declaró que se ha ganado aprobaciones y rechazos de los medios, pero esto sólo reafirma la contundencia de su trabajo.

"Ha habido gente que ha dicho que me operé, esas caras son las que tengo que hacer porque es lo que me pide el director, es comedia y no pienso en verme bonita. Estoy pensando que las reacciones sean diferentes, divertidas. Si en las críticas dicen cosas así, finalmente estoy logrando el cometido, porque lo que estoy haciendo es llamar la atención como actriz. He dejado de lado la vanidad y el ángulo!.

!Si hay gente que piensa que me hice cirugía a mi edad, pues no importa", declaró.

Raquel Pankowsky.

También sobresale en el melodrama, la química que ha logrado con la actriz Raquel Pankowsky, con quien ya había hecho mancuerna anteriormente y ahora las dos toman el rol de madre e hija.

"Raquel y yo nos conocemos desde hace muchos años y siempre hemos tenido una relación increíble. Fue mi suegra en una película y también estuvo conmigo en Zacatillo. Esto ha ayudado mucho para poder improvisar y meterle cosas nuevas a los personajes. Hay veces que no nos marcan las reacciones y sabemos que es lo que tenemos que hacer. Ha sido un trabajo en equipo".

Adelanto.

A pesar de la positiva respuesta del público, la telenovela no ha sufrido cambios sustanciales e Íngrid adelantó algunos aspectos que fueron incluidos sin afectar la historia. "Se alargó dos semanas pero no afecta la historia, ni el final.

Lo único que se hizo fue meter un viaje de los Menchaca y los Ruiz Palacios a Acapulco", apuntó. Finalmente, la actriz envió un saludo a los lectores de EL DEBATE: "Quiero mandarles un beso a toda la gente de Culiacán y darle las gracias por su preferencia y su cariño".