Emmanuel, otra víctima de la imprudencia al volante en Culiacán

El pequeño Emmanuel es una victima más de la imprudencia que cometen los conductores al manejar a exceso de velocidad en Culiacán

Por  Angelina Corral

Emmanuel, otra víctima de la imprudencia al volante en Culiacán(Foto: Marco Millán / El Debate)

Emmanuel, otra víctima de la imprudencia al volante en Culiacán | Foto: Marco Millán / El Debate

Culiacán, Sinaloa.- La inocente y dulce sonrisa de Emmanuel ya no iluminará las vidas de sus padres, maestros, compañeros y amigos de escuela, porque fue apagada por un conductor que circulaba a exceso de velocidad y lo atropelló. 

Este terrible accidente ocurrió la tarde del pasado miércoles, cuando el niño, acompañado de su abuelo, iba a un mandado y al caminar por la orilla de una calle, en el lugar conocido como “seis esquinas” de la colonia Pemex, fue arrollado.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

El conductor, a quien no le importó dejarlo tirado en el duro pavimento, huyó a toda velocidad.

Con dolor, su abuelo Antonio platicó que todo ocurrió tan rápido, de un momento a otro, y ese niño inquieto que andaba feliz quedó tirado con múltiples fracturas. 

La mandre de Emmanuel ofrece unas palabras frente a los compañeros y amigos de su hijo. Foto: Marco Millán / El Debate

Emmanuel fue llevado al Hospital Pediátrico, donde luchó con todas sus fuerzas por vivir, pero su corazoncito no resistió a tantas fracturas y lesiones, y el pasado sábado perdió la batalla por su vida.

Tenía fracturas en sus piernitas, cara, tórax y su cabeza. Su corazón sufrió tres paros cardiacos; el último no lo resistió. 

La familia de Emmanuel se lleva el cuerpo de él fuera de la primaria. Foto: Marco Millán / El Debate

Regresa a su escuela

La mañana de ayer, Emmanuel, quien tenía 9 años y cursaba el cuarto grado de primaria en la escuela Pemex, regresó al plantel que tantos momentos felices le regaló pero ahora sin correr, sin hacer travesuras, ni hablar.

Su cuerpo yacía serio en un frío ataúd de color gris. Sus amigos, seres queridos y profesores, lo vieron entrar y salir por última vez como jamás lo hubieran querido sin vida. 

Uno a uno y sin poder contener el llanto, los alumnos de la escuela pasaron y se postraron frente al ataúd para darle el último adiós. Las canciones de Descansa, campeón; Ya no lloren por mí y Más allá del sol, hacían más difícil y triste la despedida. 

Todos los niños de la primaria se dieron cita en la ceremonia de despedida de Emmanuel. Foto: Marco Millán / El Debate

A un lado del ataúd fue puesta una motoneta, esa que tanto había deseado y le había prometido regalársela su tío José si se aprendía las tablas de multiplicar, su tío le cumplió su sueño y vino a traérsela, solo que no podrá jugar con ella.

Aquí está tu motoneta, te la ganaste mi amor”, le dijo su mamá, estas palabras robaron las lágrimas de muchos de los presentes.

Lo llevé en mi vientre, me alimenté bien para que creciera bien, lo cuide nueve años, pero ahora le toca cuidarlo a Dios, él me lo va a seguir cuidando”, dijo su mamá.

Emmanuel será recordado como un niño tierno, solidario, cariñoso, buen hijo y buen amigo.

Dejó un enorme hueco que jamás será reemplazado en la escuela y en su hogar

El dolor

Su abuelo Antonio ahora no sabe cómo y qué va hacer para superar la muerte de su querido nieto, y con voz entrecortada por el dolor pidió a las autoridades que den con quien le quitó la vida.

Don Antonio reprochó que el conductor iba como bala y no mostró nada de humanidad tras haber atropellado al niño y allí lo dejó tirado, ante su desesperación de no poder hacer nada. 

Jesús Manuel recordó como él, con desesperación abrazaba a su niño tras verlo tirado y contó que aún respiraba y tenía sus ojitos abiertos caminó al hospital, aunque no podía hablar. También consideró como falta de humanidad de quien lo atropelló porque en vez de auxiliarlo prefirió darse a la fuga.

Pidió a las autoridades que revisen las cámaras de seguridad para dar con esta persona, quien es un asesino que anda por las calles. 

Además del gran dolor, esta familia se quedó con una gran deuda en el Hospital Pediátrico, y otras que adquirieron para comprar medicamentos.

Quien desee apoyarlos puede hacerlo a la cuenta 4169160293276847 de Bancoppel. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo