Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Sinaloa

Estamos de acuerdo: ¿Ganar lo que sea y como sea?

Por: Faviola Verdugo

Estamos de acuerdo: ¿Ganar lo que sea y como sea?

Estamos de acuerdo: ¿Ganar lo que sea y como sea?

Por Joel Díaz Fonseca

La manifestación de un solo panista “enchiló” automáticamente a la dirigencia estatal del PAN, y por supuesto que también al presidente del Partido Sinaloense, Melesio Cuén Ojeda.

El escenario estaba preparado la mañana del jueves por los pasistas para la conferencia de prensa con la que Cuén Ojeda iniciaba, de hecho, su campaña como precandidato a Senador por la alianza por México al Frente, cuando apareció de pronto el joven Luis Fernando Gómez Bórquez con una manta en la que se leía: “No CUENte con los panistas”.

Era de esperarse una respuesta de Cuén ojeda a la manifestación del panista. “Esta es nuestra conferencia del Partido Sinaloense, el día que hagas tu propia rueda de prensa nos invitas”, le recriminó.

Pero la reacción de Sebastián Zamudio Guzmán, dirigente estatal de Acción Nacional, es de antología. Acusó al protestante panista de que le está haciendo el trabajo sucio al PRI.

Y la premisa con la que Zamudio Guzmán completó su silogismo es todavía más reveladora: “Cuén Ojeda reditúa el triunfo al PAN, no nada más al Senado, sino en varios diputaciones federales y locales”.

¿Entonces lo que busca el PAN del Siglo 21 es ganar como sea, sin importar con quién o quiénes se alía? ¿Dónde quedó lo que fue durante décadas el distintiva de Acción Nacional, el partido fundado por “los siete sabios”, y de lo que se ufanan en su Taller de Introducción al Partido.

En dicho ejercicio de capacitación para sus cuadros, el PAN establece que es “la identidad de sus militantes la característica que los hace distintos a los miembros de cualquier otra organización política nacional”.

“Todos”, se advierte en el manual, “deberían caminar juntos, pero viven separados por la suspicacia y por su propia indefinición. Olvidan la empresa común y se empeñan en destruirse afiliándose a banderas de momentos...”

Y el texto cita parte de lo escrito por uno de los fundadores del partido, Rafael Preciado Hernández, quien señaló que “Acción Nacional no es sólo un partido político conformado por sus militantes, también busca que los ciudadanos que se agrupen en torno a él lo hagan por convicción, inspirados en la doctrina política del partido.

En ningún momento sugiere que el partido se alíe a otros partidos, sobre todo de ideologías distintas, y mucho menos que se subordine a ellos. Deja en claro que puede abrir sus puertas a militantes de otros institutos políticos, siempre y cuando “acepten la doctrina que los guía”, que “lo hagan por convicción, inspirados en la doctrina política del partido”.

En el apartado “El poder político, un medio”, el manual introductorio de los panistas enfatiza que “como todo partido político, Acción Nacional aspira al poder, pero no por el poder mismo, sino como el medio que permite el acceso al gobierno, para desde esa posición trabajar con miras a lograr el bien común”.

Todo lo contrario de la postura que han asumido la dirigencia nacional y las estatales del PAN. Se advierte ahora en el partido fundado por Manuel Gómez Morón un obcecado caudillismo, empeñado en obtener posiciones políticas al precio que sea, incluso renunciando a sus principios fundamentales.

Al censurar la manifestación del militante panista en contra del arropamiento del PAN a Cuén Ojeda, y desvivirse en elogios para este al señalar que con él garantiza Acción Nacional su acceso no nada más al Senado sino a varias diputaciones federales y locales, seguramente está cumpliendo lo que prometió al ganar la dirigencia de su partido el 11 de diciembre de 2016, que construiría un nuevo partido.

“Quiero mandarles a todos los panistas de Sinaloa”, dijo un eufórico Zamudio Guzmán, “mi fuerte agradecimiento, sobre todo por este gran ejercicio democrático. Esta fiesta democrática deberá hacernos todavía reflexionar hacia la construcción de un nuevo partido en Sinaloa”.

Lo único que le faltó al nuevo dirigente fue presentar los estatutos de ese nuevo partido al que hizo referencia, notoriamente distinto de los del PAN histórico.

Pero hay que referir que Zamudio Guzmán no va solo en esta aventura con Cuén Ojeda y la alianza Por México al Frente. El domingo el Consejo Estatal del PAN aprobó ir en coalición total en los comicios de julio próximo.

Bueno, en realidad fueron 65 de los 94 integrantes del Consejo, ya que 29 no asistieron, lo que de alguna manera muestra que al interior del partido hay resistencia a aliarse con partidos con ideología diametralmente opuesta a la de Acción Nacional. ¿Ganar lo que sea y como sea? 

Esta columna originalmente fue publicada en el Periódico Noroeste el 10 de enero de 2018 y es una Inserción pagada en debate.com.mx

Responsable de la publicación:

Rafael Morgan