Sinaloa

La violencia rompe récord en México durante el 2017

Cerca de 27 mil personas han sido asesinadas al cierre de noviembre de este año, cifra mayor en un 27 por ciento a los homicidios dolosos registrados en 2016

Por: Francisco Castro

Personal del Semefo trasladan un cadaver. FOTO ilustrativa: El Debate

Personal del Semefo trasladan un cadaver. FOTO ilustrativa: El Debate

SINALOA.-  A escasos días por concluir este año, el 2017 es ya el año más violento en las últimas dos décadas de que se tienen registros, de acuerdo con reportes del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, y así lo destacan diversos analistas y medios nacionales e internacionales, entre ellos Business Insider, que en su portal califica los casi 27 mil crímenes como una cifra eclipsante y una consecuencia de la fragmentación de los grupos delictivos.

Este clima de violencia es considerado también como un panorama tétrico por el analista y exfuncionario del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) Alejandro Hope, en su columna «Plata o plomo», publicada en El Universal y ayer en este diario.

Violenta realidad

En un análisis de las cifras sobre homicidios dolosos disponibles en el portal www.secretariadoejecutivo.gob.mx se advierte que, a un mes por contabilizar, durante este año han sido asesinadas 26 mil 573 personas, 27 por ciento más que el año pasado, pero también un 55 por ciento más que en 2015 y un 67 por ciento más que en 2014.

 

En cuanto a incidencia, es decir, número de hechos en los que habrían muerto uno o más personas, de enero a noviembre se han registrado 23 mil 101 casos, 12.4 por ciento más que durante todo el año pasado (20 mil 547), incluso más que durante el 2011, que era considerado el año más violento, con 22 mil 409 casos. Alejandro Hope advierte en su columna que, de continuar la espiral de violencia, el número de víctimas podría alcanzar las 30 mil al cierre del año.

Entre los estados con el mayor número de víctimas sobresale Guerrero, con 2 mil 288 personas asesinadas en 2 mil 114 hechos distintos; seguido del Estado de México, que acumula 2 mil 160 víctimas en mil 860 ataques.

En la lista figura Baja California, con 2 mil 117 homicidios dolosos ocurridos en mil 915 agresiones; Chihuahua, con mil 809 asesinatos en mil 425 hechos; y Veracruz, con mil 778.

Sinaloa ocupa la sexta posición, con mil 462 personas asesinadas en mil 243 ataques, esto a pesar de la fuerte presencia militar que a marzo del 2017 alcanzaba los 2 mil 700 elementos, de acuerdo con el subsecretario de Seguridad Pública, Cristóbal Castañeda Camarillo, pero que, de acuerdo con Causa en Común, entre agosto y septiembre era de mil 200 efectivos.

A la fecha, distintos organismos ciudadanos cuestionan la presencia y la efectividad de las fuerzas federales.

Los factores

Para el sociólogo y especialista en temas de violencia Tomás Guevara, el alarmante índice de violencia en el país es el encuentro de muchos factores, entre ellos la ineficiencia mostrada por las autoridades frente a estos sucesos, lo que los ha convertido en espectadores dedicados a contar los homicidios, pero no a resolverlos, pues subraya que solo 7 de cada 100 casos se resuelven.

Hizo referencia a una cifra negra de víctimas de desaparición y desplazamiento forzado que agravan la realidad, y se refirió a esto como un panorama muy complicado y doloso para la población, en donde además de la ineficacia de la autoridad para resolver los problemas, también se asoma la falta de voluntad ante la diferencia entre el discurso y la acción.

El también académico de la UAS sostuvo que ante la ineficiencia de la autoridad se asoma no solo el miedo y la preocupación ciudadana, sino también la falta de credibilidad en la autoridad, situación que perciben los grupos delincuenciales, que aprovechan esa permisividad e impunidad.

¿Y los militares?
 

Guevara coincide con Ricardo Beltrán, presidente de la Confederación de Colegios y Asociaciones de Abogados de México (Concaam), en que la presencia militar en las calles perjudica la imagen de un estado que no tiene posibilidades de poner orden por la vía judicial en los estados.

Beltrán Verduzco señala que la situación ha empeorado porque los gobernadores y los presidentes municipales se relajaron, fueron permisivos y omisos en su responsabilidad de garantizar seguridad.

Afirma que esa omisión ha propiciado que la violencia se extienda a Baja California Sur, Colima y Guanajuato, estados que antes eran muy tranquilos.

En esta nota:
  • Un cruento cierre de año
  • Violencia e inseguridad en México