Los Mochis

Lidia sólo pide salud para sus más de 15 nietos en Navidad

En la colonia Tepeca conviven los niños con su abuela, a quien tratan con respeto y amor 

Por: Blanca Robles

Lidia y sus nietas son felices estando juntas, aunque tengan apenas lo más elemental para subsistir. Foto: Carlos Paulino Fonseca/ EL DEBATE

Lidia y sus nietas son felices estando juntas, aunque tengan apenas lo más elemental para subsistir. Foto: Carlos Paulino Fonseca/ EL DEBATE

Los Mochis, Sianaloa.- La pobreza en México puede ser dura, fría, y cuestión de estadísticas oficiales que informan que en el país hay 53.4 millones de personas en situación de precariedad económica.

Sin embargo, y lejos de estos números dados a conocer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) de acuerdo a un censo en 2016, la pobreza también es sinónimo de calidez, de unidad y de buscar por todos los medios el bienestar de los integrantes de una familia, aunque se carezca de lo más indispensable para conseguirlo. 

SOLIDARIDAD
Lidia Gutiérrez Hernández es un claro ejemplo de que con amor y el deseo de querer hacer las cosas todo se puede, incluso mantener y darle abrigo a más de 15 niños en una sola casa.

Diversión. Los trompos, juguetes que pasan de generación en generación, son de los entretenimientos preferidos de José Julián y Óscar Emanuel. Foto: Carlos Paulino Fonseca/ EL DEBATE

Mientras le quita uno de los hilos a una vieja escoba para alargarle su vida útil, la abuela explica que en su domicilio, ubicado en la colonia Tepeca, conviven 10 de sus nietos día y noche, seis de ellos de uno de sus hijos de oficio albañil y cuatro que ella misma tiene a su cargo. El resto, agrega, quieren estar en su casa después de salir de la escuela, se sienten a gusto con su nana y Lidia feliz con todos a su alrededor.

“A veces me preguntan que si no es pesada la vida que tengo, mi situación, pero yo respondo que no, que es más pesado cuando no los veo. Estoy acostumbrada a verlos salir y entrar a la casa corriendo y gritando todo el día y soy feliz así. El día que por alguna causa no hay nadie, entonces sí me pongo triste. Prefiero tenerlos a todos batallando, saliendo adelante, hablándoles, pero que estén todos aquí conmigo”.

Sobre las enfermedades, afirma que todos cuentan con Seguro Popular, donde los atienden en cualquier emergencia o padecimiento.

Inocencia. Las niñas María Rosa, Alexia y Gladys son felices viendo crecer a las borregas y saliendo a pastorearlas junto con su abuela. Foto: Carlos Paulino Fonseca/ EL DEBATE

LA POBREZA
Sin embargo, Lidia es realista y sabe que las necesidades son muchas, por lo que aparte del apoyo que aportan sus hijos para sus nietos y que personas de buen corazón le otorgan de cuando en cuando, ella misma sale a ganarse el pan de cada día limpiando casas, haciendo tortillas para una taquería o, incluso, pastoreando un hato de borregas que una persona le dejó encargado mientras consigue un terreno y construye un corral para los animales.

“Ahí me la llevo, cuando quiero matar mis ganas de quedarme encerrada agarro camino con las borregas por los alrededores de la colonia junto con algunos de mis nietos”.

Y es que además del sacrificio que hace por salir adelante y trabajar honradamente para obtener el sustento de sus nietos, Lidia tiene una pena muy grande que solo la mitigan los pequeños: hace casi un año falleció Rosa María, una de sus hijas a causa del cáncer, lo que la dejó sumida en la tristeza y de la que ha salido con el apoyo de todos los suyos. 

Enfermedad. Guadalupe, de 3 años, nació con un quiste en el ojo izquierdo y no ve con él, en el Hospital General le dicen que no pueden operarlo hasta que tenga 9 años. Foto: Carlos Paulino Fonseca/ EL DEBATE

PARA ESTA NAVIDAD
Acerca de cómo pasarán esta Nochebuena y la Navidad, Lidia comenta que será como todos los años, reuniéndose en su casa, en la Tepeca, en la calle José Alejandro Ahumada número 1611, a donde si usted desea ayudar puede hacerlo. Lidia no pide más que salud para todos sus hijos y nietos, quiere verlos crecer y convertirse en hombres de bien, pero si alguien puede ayudarle con una despensa, se lo agradecerá infinitamente. 

En esta nota:
  • Los Mochis
  • 15 nietos
  • humilde
  • colonia Tepeca
  • Lidia