Sinaloa

Preocupa subregistro de embarazos y abortos en adolescentes

SINALOA
Avatar del

Por: EL DEBATE

Sinaloa.- La vicepresidenta de la Sociedad Sinaloense de Salud Pública (SSSP), Dra. María Guadalupe Ramírez Zepeda, advirtió que independientemente de los obstáculos para la prevención del embarazo juvenil y la necesidad de fortalecer las políticas públicas en este sentido, lo que hace más grave este problema de salud, es el subregistro de embarazos en adolescentes, ya que las jóvenes al saber su condición esconden su embarazo o lo interrumpen, y estos casos no forman parte de las cifras oficiales.

"Actualmente no sabemos estadísticamente en qué condiciones se desarrolla el embarazo de una joven adolescente, y me parece difícil que podamos tener datos precisos de cuántas jóvenes se embarazan y cuántas acuden para la interrupción de su embarazo", lamentó.

Se sabe que en 2012, 9 mil 850 bebés nacieron en Sinaloa de madres cuyas edades fluctuaban entre los 15 y 19 años de edad, lo que equivale al 7.2 por ciento del total de mujeres en ese grupo de edad, que en ese año era de 136 mil 334 jóvenes en todo el estado, pero no se conoce el porcentaje real de embarazos.

La Maestra en Salud Pública, Doctora en Ciencias Sociales e integrante del Comité de Bioética de la Facultad de Medicina de la UAS afirmó que los municipios con más alta tasa de fecundidad y porcentaje de adolescentes de 15 a 19 años que han sido madres figuran Escuinapa (10.5 por ciento), Culiacán (9.1%), Salvador Alvarado (8.4%) y Ahome (8.3%), según datos del 2012 de la Dirección General de Información en Salud (DGIS) y el Censo de Población y Vivienda 2010.

La también Profesora e Investigadora de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) e Investigadora de la Secretaría de Salud explicó que actualmente se toman en cuenta los registros de los hijos nacidos vivos, datos estadísticos que revelan que a nivel nacional el 17.15 de los nacimientos corresponde a madres de 15 a 19 años, mientras que en Sinaloa el porcentaje es de 18.19 en ese grupo de edad, según las fuentes antes citadas.

El Diputado Víctor Manuel Díaz Simental, presidente de la Comisión de Salud y Asistencia Social, expuso que tal situación es preocupante porque un embarazo precoz representa, a futuro, una vida sumamente difícil para una joven que se convertirá en madre antes de tiempo, pero más duro resulta el no conocer la situación real de los casos de adolescentes embarazadas pues no todos terminan en nacimientos.

"Lógicamente la mayoría de las adolescentes apenas cursan la educación básica y carecen de una relación formal, de tal manera que al acudir en busca de atención médica generalmente son acompañadas por personas adultas", comentó.

Las adolescentes, agregó, que quedan embarazadas generalmente no reciben el apoyo de su pareja, los varones se desentienden de su responsabilidad, sumado a los riesgos de salud, dan a luz bebés de baja estatura. "El proyecto de vida se trastoca y la joven madre llevará en el futuro, lo más probable, una educación de irregular a nula, presentándose con frecuencia la deserción escolar al conocer su embarazo, o durante la gestación", lamentó.

La Dra. María Guadalue Ramírez Zepeda explicó que la Sociedad Sinaloense de Salud Pública ha seguido diversas líneas de investigación con información de nacimientos, a través de la Dirección General de Salud, tomando en cuenta la edad de la madre.

"Nos dimos cuenta que no son muy diferentes los porcentajes de las madres de 10 a 14 años tanto en México como en Sinaloa, el cual es bajo, menos del 1 por ciento (0.4 %), pero tanto a nivel nacional como a nivel estatal las madres menores de 19 años están cercanas al 20 por ciento, lo cual es preocupante, pero el problema es más grave por los subregistros", dijo.

Puntualizó que actualmente a través de la información estadística se puede explorar la escolaridad, la derechohabiencia, ocupación y estado civil de las jóvenes adolescentes que tienen un bebé nacido vivo, pero aclaró que esos datos hablan de nacimientos y no de embarazos, lo cual jamás será lo mismo.

"No tenemos los datos precisos de cuantas jóvenes se embarazan, cuántas llegarán a término ese embarazo, cuántas quedaron en abortos incompletos, cuántas provocaron tal daño en su salud que pudieron quedar estériles, con pérdida de capacidad reproductiva, cuántas pudieron haber provocado su muerte, como si se encuentran documentados los casos por muertes asociadas a hemorragia, preeclampsia, eclampsia, que por eso es el desenlace", aseveró.

"Por ejemplo (de ese vacío estadístico), muchas jóvenes que acuden a consulta ginecobstétrica en el Hospital Civil son dadas de alta después de un diagnóstico de aborto incompleto", lamentó.

Por tal motivo, alertó sobre la falta de información estadística en embarazos de adolescentes pues no se tienen datos sobre embarazos en ese grupo de edad para el 2012, y mucho menos se conoce el número de mujeres de ese grupo de edad que fueron madres o se embarazaron antes del 2012.

Finalmente, sostuvo que cualquier trabajo debe partir de un diagnóstico serio y responsable, lo cual es complicado, aunque –precisó- también se puede explorar la morbilidad de las adolescentes en los hospitales, como cuál es el motivo de consulta, y con base en esos datos poder hacer unas propuestas de intervención más específicas.

<a href="https://twitter.com/ELDEBATE" class="twitter-follow-button" data-show-count="false" data-size="large">Follow @ELDEBATE</a>

<script>!function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0],p=/^http:/.test(d.location)?'http':'https';if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=p+'://platform.twitter.com/widgets.js';fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document, 'script', 'twitter-wjs');</script>

<div class="fb-like-box" data-href="https://www.facebook.com/PeriodicoElDebate" data-width="600" data-height="400" data-colorscheme="light" data-show-faces="true" data-header="true" data-stream="true" data-show-border="true"></div>

En esta nota:
  • vicepresidenta
  • Sociedad Sinaloense
  • Salud Pública
  • Dra. María Guadalupe Ramírez
  • prevención
  • embarazo juvenil
  • políticas públicas
  • problema de salud
  • interrumpen