Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Sinaloa

Temen estancamiento del Hospital Pediátrico

Personal del Hospital y diputados locales de la Comisión de Salud se reúnen por separado con Alfredo Román Messina, titular de la SSA, y realizan una serie de compromisos

Por: Francisco Castro

Temen estancamiento del Hospital Pediátrico. Foto: EL DEBATE

Temen estancamiento del Hospital Pediátrico. Foto: EL DEBATE

Sinaloa.- A pesar de los compromisos que la Secretaría de Salud ha hecho con directivos y personal del Hospital Pediátrico de Sinaloa luego de las manifestaciones en las que pusieron en duda la eficiencia en la prestación del servicio, diputados locales reconocen que al interior hay incertidumbre laboral debido a la pérdida de autonomía y temen que el nosocomio baje de nivel no solo en su categoría, sino también en la calidad del servicio.

Ante la preocupación que hay en el personal médico, ayer, en una nueva reunión con el titular de Salud en la entidad, Alfredo Román Messina, este sostuvo con responsables de área del Hospital Pediátrico que se trataron temas de tipo laboral, financiero y jurídico

Imagen Especial

Entre los compromisos establecidos se acordó la mejoría y seguridad en el abasto de medicamentos, que ninguna cirugía ni tratamientos de quimioterapia de ningún paciente oncológico se suspenda y que las cirugías atrasadas se atiendan. También acordaron la creación de un patronato y se hizo el compromiso de nombrar a su presidente en un corto plazo.

Temen deterioro en el servicio

La diputada local y secretaria de la Comisión de Salud en el Congreso local, Merary Villegas, se dijo preocupada por lo que podría ocurrir en un futuro con el Pediátrico, pues advierte que, independientemente del buen trato que pueda brindarles la actual administración, con el retiro de la autonomía nadie garantiza que los gobiernos venideros ofrezcan el mismo trato: «Qué tal si lo convierten en algo similar a un Hospital General o al Hospital de la Mujer, porque no hay comparación. El Pediátrico ha sido un referente nacional, maneja medicamentos más caros y no un cuadro básico», comparó la coordinadora del grupo parlamentario de Morena, quien junto con su compañero Baltazar Rendón y la panista Tania Morgan Navarrete, fueron los únicos que votaron en contra de la iniciativa con la que en enero del año pasado quitaron la autonomía al nosocomio.

Tania Morgan Navarrete

La diputada panista Tania Morgan afirma que, a pesar de que el secretario de Salud, Alfredo Román Messina, asegura que las medicinas y las quimioterapias en el Pediátrico están aseguradas, esto no es cierto. La razón de ello —señaló— es que no hay recursos porque «el Hospital entró en una nueva figura que le perjudica porque ahora forma parte de los Servicios de Salud de Sinaloa, que está totalmente quebrado».

Recordó que con este retiro de autonomía «el Hospital perdió un nivel que tenía, del nivel tres pasó a nivel uno». Y subrayó que «con la figura anterior, podía recibir recursos directamente, por ejemplo del Seguro Popular, que les ayudaba a solventar muchos de los gastos», y que ahora les hará llegar el financiamiento a través de los Servicios de Salud de Sinaloa. Indicó que el cambio de operatividad de los recursos se debe a una modificación legislativa.

Entre los argumentos de quienes propusieron este cambio, la legisladora indicó entre los principales las compras consolidadas; es decir, que el medicamento que compraran iba a salir mucho más barato.

También argumentaron que era para mejorar la infraestructura del Hospital, cosa que ni siquiera se proyectó este año, ni se metió en el presupuesto ni se hará este año.

La tensión en el personal continúa

Merary Villegas señaló que otra de las preocupaciones al interior del Hospital es el futuro laboral del personal de contrato o de confianza, entre ellos médicos de gran prestigio, quienes al desaparecer la figura jurídica con que fueron contratados (OPD: organismo público descentralizado) tendrán que ser liquidados, y para permanecer deberían ser dados de alta como empleados de los Servicios de Salud de Sinaloa.

Merary Villegas

«También hay personal basificado, pero los empleados de confianza y de contrato son los más vulnerables, los que están en mayor incertidumbre», afirmó la legisladora, al tiempo que reconoció el hallazgo de una nómina muy inflada en el nosocomio.

Merary Villegas, quien junto con las demás integrantes de la Comisión de Salud del Congreso local se reunió ayer con Román Messina, recordó que el único argumento del Gobierno del Estado para retirar la autonomía al Pediátrico fue que «arrastraba un pasivo de cincuenta y tantos millones de pesos, y el gobernador se había comprometido a gestionar un recurso federal, alrededor de 700 millones de pesos, y este no podía ser ejercido en el Pediátrico porque no era parte de los Servicios de Salud».

No obstante, recordó que este proceso de gestión es tardado, pues se tiene que elaborar un proyecto y presentarlo a la federación, y aunque el titular de Salud afirma que ya está listo, será en las próximas semanas cuando se presente para iniciar las gestiones, detalló la diputada.

Otros programas, en la incertidumbre

De acuerdo con el vocero de la sociedad médica del Hospital Pediátrico de Sinaloa, cuya identidad pidió no revelar, solo el programa de cirugías había sido suspendido; sin embargo, este ya fue restablecido.

El también especialista confió que uno de los principales problemas es la deuda de 85 millones de pesos que se tiene con proveedores.

Detalló que, con el retiro de la autonomía al Pediátrico y su paso a los Servicios de Salud de Sinaloa, no saben qué pasará con los trabajadores que, por ejemplo, tiene la categoría de auxiliares C y ganan mil 900 pesos, pero anteriormente recibían una compensación, recurso este último que no saben si se les seguirá otorgando. También se mostró preocupado por el programa de residencias médicas, el cual permite la especialización de un médico general en pediatría durante tres años, tiempo en el cual el Hospital les otorgaba una beca con recursos propios, y no saben cómo seguirá operando, pues tienen actualmente a cincuenta doctores en este programa.

Imagen Especial

EL DATO

  • El objetivo

Entre los aspectos que subrayan como motivación para la inclusión del Pediátrico a los Servicios de Salud de Sinaloa están las compras consolidadas y la posibilidad de gestionar recursos extraordinarios para ampliar la infraestructura del nosocomio.

  • Desatención

Se buscó a la diputada Guadalupe Iribe, que preside la Comisión de Salud en el Congreso, pero su asistente refirió que estaba ocupada.

Oncología. Padres afirman normalidad en el servicio

Agustín Trapero y su esposa, Mariana, acuden a la Unidad de Hemato-Oncología del Hospital Pediátrico desde el 30 de noviembre del 2015, cuando su hija, de entonces 16 años, fue diagnosticada con leucemia.

En todo este tiempo, afirman que nunca han tenido problemas de retrasos en la aplicación de las quimios.

«Si acaso uno que otro medicamento que no hemos encontrado en farmacia, pero no gastamos más de 30 pesos por ellos», afirma el señor originario de Navolato, quien dice haberse enterado de las manifestaciones por la prensa.

Imagen Especial

A ellos se suma el padre de una niña de 12 años con el mismo padecimiento, cuyo padre afirma lo mismo, que las quimios nunca han faltado, solo que a su hija se las suspendieron porque luego de una punción lumbar la menor tuvo otras complicaciones.

La historia de Patricia es diferente: su hija, de 4 años de edad, tiene estrabismo, y aunque la iban a operar el pasado 30 de enero, le suspendieron la intervención porque «no había recursos para pagar al anestesiólogo». Para su suerte ya la reprogramaron para el 13 de marzo.

Niegan retraso en entrega de recursos del Seguro Popular al Pediátrico

Entrevistado en torno al cambio administrativo que con la inclusión del Pediátrico a los Servicios de Salud de Sinaloa significará para ellos, el director del Seguro Popular en la entidad, Ignacio Barros Cebreros, explicó que la única diferencia es que antes los recursos federales se entregaban directamente al nosocomio especializados en niños, y ahora este dinero se entregará a los Servicios de Salud de Sinaloa, sistema del cual depende desde el 8 de febrero pasado.

A pregunta expresa de si este cambios podría retrasar la llegada de recursos al Pediátrico, el funcionario dijo que no tendría por qué ocurrir así, y menos con los padecimientos que ya están incluidos en el catálogo de atenciones, que son 65 de tipo catastrófico o de alto costo, entre ellos diferentes tipos de cánceres, además de mil 662 enfermedades. Pero aclaró que ellos no son vigilantes de la forma en que se ejerce el recurso.

En esta nota:
  • Servicios de Salud
  • Sinalao
  • Hospital Pediátrico
  • Quirino Ordaz Coppel