No Usar

Tomateros, a la expectativa de los planes de Trump

Una oportunidad tendrán los productores de tomate frente a las autoridades norteamericanas

Por  Ramón Verdín

Tomateros, a la expectativa de los planes de Trump.(Reforma)

Tomateros, a la expectativa de los planes de Trump. | Reforma

Una esperanza al final del túnel representó el informe rendido el 9 de abril por el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, ante productores de tomate y maíz, abundó el senador Mario Zamora Gastélum.

Los acuerdos para la comercialización de la hortaliza entre los Estados Unidos y México están en momentos sumamente delicados de negociación, principalmente porque los argumentos de dumping de los agricultores de Florida son el arma de la Administración de Donald Trump para ejercer presión en el tema, lo cual perjudicaría gravemente al agro sinaloense.

De aplicarse el impuesto calculado en hasta 17.65 por ciento al tomate mexicano, el consumidor norteamericano se toparía con una falta de oferta (no habría tomate suficiente en el vecino país), y el precio del mismo se incrementaría considerablemente, lo que no sería conveniente para la economía estadounidense, aceptó Zamora Gastélum.

La fracción parlamentaria del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Senado buscará un encuentro con senadores de Estados Unidos para buscar una solución benéfica para ambos países, aclaró Zamora.

Pasos pequeños

El tema del tomate es de suma relevancia para los productores sinaloenses, que cuentan con abogados importantes en territorio norteamericano. Es por ello que los senadores mexicanos pedirán a las autoridades de Economía y de Relaciones Exteriores que hagan su trabajo. «Represento a Sinaloa, es un tema muy importante, y no dejaremos de hacerlo», acusó Zamora Gastélum.

Sin embargo, los pronósticos de Enrique Rodarte Espinoza de los Monteros, presidente de la Asociación de Agricultores del Río Culiacán (AARC), no fueron tan positivos. La participación de la Asociación Mexicana de Horticultura Protegida AC (Ampac) y de la Comisión para la Investigación y Defensa de las Hortalizas (CIDH) en la reciente reunión con senadores y con la secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín, es una preparación únicamente para los embates que se harán desde Estados Unidos: «Es un trabajo interno que tenemos que hacer, no son avances en las negociaciones ni en las propuestas aceptadas o no aceptadas por Florida.

El pasado viernes 5 de abril por la tarde medio se rompieron las negociaciones. Dejaron una ventana abierta para que se reuniera el abogado de la parte mexicana con el Departamento de Comercio estadounidense, mismo que recibió una propuesta de la abogada que nos represente. El delegado estadounidense llevó la propuesta a los productores de Florida, y ellos comunican que están dispuestos a negociar. Hasta ahí estamos. No han dicho cuándo, dónde; no han dicho nada, no se ha concertado ninguna otra cita», afirmó.

El líder productor agregó que la razón más apremiante del concilio entre autoridades mexicanas y campesinos fue la reciente visita del secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, a Mérida, Yucatán: «Se le enterará por parte de los representantes del Gobierno mexicano al secretario Wilbur Ross de la propuesta que hizo México. Autoridad contra autoridad discutirán si es una propuesta viable, buena, y él debe estar perfectamente enterado que los productores de Florida están con una postura abierta», añadió.

Apuntó que el proceso sufrió un alto más, ahora «se ve la luz»: «Cada vez se ve más claro. Esperemos vaya por buen camino y creciendo esa luz, que se vaya iluminando todo el panorama. Es un mecanismo lento que lleva sus pasos, lleva su tiempo», apuntó. 

Autoridades, a la altura 

Rodarte Espinoza de los Monteros señaló que cuando se habla de tomate se engloba al tomate saladette, el tomate bola, cherry y tomatillo, en general.

Aseguró que el comportamiento de las autoridades que acompañan al presidente Andrés Manuel López Obrador, emanado del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), ha estado al nivel que requiere la negociación:

«Las reuniones que se han tenido con el Departamento de Comercio, donde hace semanas estaban cerrados a negociar con la contraparte mexicana, esa comunicación que se dio fue gracias a la Secretaría de Economía, al apoyo que hemos recibido de parte de las autoridades. Más que ellos participen, ayudan mucho en abrir canales, puertas, llevar el mensaje, como lo harán próximamente, eso es lo que han colaborado, recibiendo a las comitivas que encabezan las negociaciones y muy buena disposición. Apenas así es como se pueden quitar candados, porque es difícil que las autoridades extranjeras escuchen a uno como organismo agrícola».

3 estados concentran la producción de tomate en México: Sinaloa, San Luis Potosí y Michoacán. Foto: Reforma

Mercado prioritario

La calidad del tomate estatal es innegable y es preferido por los consumidores norteamericanos, lo que podría favorecer a los productores de la entidad federativa, aseguraron el productor Marte Vega Román y el abogado y profesor Martín González Burgos.

El mercado estadounidense es prioritario para Sinaloa, y el vecino del norte carece de los niveles de producción de tomate que hay en el estado, situación que podría generar desabasto y problemas con la iniciativa privada que necesita de esta verdura (restauranteros e industriales), comentó Martín González, docente en la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS): «Tendría muchos problemas internos y en su economía, y también con los empresariados. Abriría frentes al interior y externos. Las finanzas estadounidenses no estarían nada saludables», consideró. 

Experto en derecho fiscal, González declaró que la Unión Americana, México y Canadá están ligados por acuerdos que esperan ser ratificados únicamente por el Poder Legislativo estadounidense, por lo que las bases estarían ya conformadas, inclusive hechas, de acuerdo con la voluntad del presidente Donald Trump. Asimismo, el jurisconsulto destacó que las declaraciones de Trump sean más políticas que verdaderas: «Si lo lleva a la práctica, lógicamente sí afectaría mucho a la economía mexicana, sin duda, y a la sinaloense más», enfatizó el prestador de servicios académicos.

Marte Vega Román, presidente de la Asociación de Agricultores del Río Fuerte Sur (AARFS), manifestó como una medida muy drástica los planes para retirarse unilateralmente del acuerdo de exportación de tomate con México antes del 7 de mayo del 2019, tal y como público EL DEBATE el 6 de abril del 2019 [disponible en http://cort.as/-Gd0R].

«El tomate es un cultivo importantísimo en Sinaloa y sí está en riesgo: si no se hacen otra vez negociaciones, acusarían de dumping al tomate mexicano y se tendría que pagar un arancel, lo cual sería sumamente pesado para los agricultores. Es algo muy delicado».

El líder productor mencionó que el tema estuvo sobre la mesa de análisis recientemente y ante los oídos sordos de las autoridades extranjeras, por lo que estará en manos de abogados darle cauce y solución: «Es tema de los litigantes defender ese punto. El diálogo parece que no se está dando». 

Respecto a distintos destinos de Estados Unidos, Vega observó que por los costos de traslado sería inviable.

Industriales

En última instancia, Eury Valle Ruiz, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) en Los Mochis, no descartó que se trate de una estrategia por parte de Trump para dotar de ventajas a sus productores, por lo que instó a las autoridades federales a defender los intereses del agro mexicano: «Necesitan estar muy cercanos al asunto. No es una cosa menor, deberán mantenerse fuertes ante las negociaciones con Estados Unidos porque es de vital importancia para México». 

El representante de los industriales recordó que otra opción es dotarle de valor agregado a la producción hortícola: «Lo que más conviene es mantener la relación comercial con Estados Unidos, sin duda. Si eso pereciera, habrá otros países que puedan aprovechar esta disyuntiva para estrechar negocios con México. No obstante, se abre la posibilidad de ver un área de oportunidad en la parte de industrialización del tomate», recalcó. 

Finalmente, convocó a los agroindustriales a volcar esfuerzos en maquinaria que permita procesar las materias primas, lo que permitiría tener un número de consumidores todavía mayor:

Procesada, Estados Unidos o cualquier otra parte del mundo compraría esa producción de tomate. Se abrirían las relaciones comerciales, en eso tenemos que pensar.

Barreras al comercio de tomate

En el 2012, el exsubsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, Francisco de Rosenzweig, explicó que el Gobierno y los productores mexicanos propusieron a las autoridades estadounidenses establecer precios más elevados para las exportaciones mexicanas de tomate en la renegociación del acuerdo que ha regulado ese comercio. 

El Gobierno mexicano comenzó los contactos con las autoridades de Estados Unidos cuando se dio a conocer la intención de los productores de Florida de buscar la cancelación del acuerdo de 1996 que rige las exportaciones del tomate mexicano a ese país sin cuotas arancelarias. 

En 1996, México y Estados Unidos firmaron un acuerdo que suspendió una investigación antidumping contra el tomate mexicano y estableció los mecanismos y los precios para la exportación a Estados Unidos, convenio que se ha renegociado.

2.3 por ciento de la producción mundial de tomate aportó México en el 2018. Foto: EL DEBATE

Para entender...

Estados Unidos podría retirarse del acuerdo de exportación de tomate

Estados Unidos ha comunicado sus planes para retirarse unilateralmente del acuerdo de exportación de tomate con México antes del 7 de mayo del 2019. Mientras tanto, las negociaciones pueden continuar. Como la mitad de los tomates frescos que se consumen en Estados Unidos proviene de México, los cambios en el comercio internacional tendrían implicaciones relevantes, no solo para los agricultores, sino también para exportadores, minoristas y consumidores. Si la negociación con Estados Unidos para renovar este acuerdo de exportación de tomate mexicano no avanza con éxito para antes de la fecha límite en mayo, se impondrá un arancel de 17.65 por ciento inicialmente.