No Usar

Dan el último adiós al payaso Chechín

Chechín, quien fuera asesinado el martes, fue sepultado ayer por la tarde en el panteón de la colonia 21 de Marzo

Por  Hernán Alfáro

Dan el último adiós al payaso Chechín(Foto: Guillermo Vega / El Debate)

Dan el último adiós al payaso Chechín | Foto: Guillermo Vega / El Debate

Culiacán, Sinaloa.- Las lágrimas escurrían en aquellos rostros maquillados. Celso Mata Zamora, Chechín, se fue en cuerpo, pero no en alma, decían sus alumnos, quienes acudieron a despedirlo como todo un gran maestro del arte de hacer reír.

Ayer, sus restos fueron sepultados en el panteón de la colonia 21 de Marzo, entre risas, bromas y aplausos. 

El trayecto

En punto de las 15:00 horas salió un ataúd color madera de una funeraria en la Jorge Almada: dentro de él iba el carismático Chechín. 

Forenses revisan el exterior del domicilio donde Chechín quedó sin vida. Foto: El Debate

Afuera ya lo esperaba una carroza blanca y decenas de coronas para iniciar su último viaje a donde descansarían sus restos. 

El cortejo fúnebre inició, detrás de él, sus entrañables compañeros del humor blanco. 

Unos en moto, otros en carros, pero todos siguiendo a su líder hasta su última morada.

“En la ratonera ha caído un ratón, con sus dos pistolas y su traje de cowboy”, es la melodía que se escuchaba una y otra vez durante el trayecto, mientras al entrar al camposanto sonaron los cláxones. Habían llegado con Chechín. Ya lo esperaban sus demás amigos y familia. 

Por más que se intentaba estar alegre, el dolor golpeaba el pecho de todos los presentes. 

Leonardo Yáñez, el famoso Venado, junto con su grupo de trabajo, lo recibió con La santa alabanza del llanto de María, tradicional baile para despedir a quienes nos dejan, dijeron los presentadores. 

Luego vino el pase de lista. Todos al escuchar su nombres dijeron “presentes”, pero cuando se mencionó a Chechín, se exclamó más fuerte, acompañado de aplausos. 

Era muy amado

Su larga trayectoria no quedó en vano. Chipi Chipi aseguró que Chechín fue su inspiración:

Siempre me llamó la atención, pues siempre armaba una algarabía

“Los angelitos ya están alegres porque ya tienen un payasito en el cielo”, dijo Cometín. 

Pulgarcito, aún consternado, lamentó su muerte, y aseguró que Chechín vivirá por siempre en sus corazones. “Se fue un gran maestro”, exclamó con una voz entrecortada. Ya no habrá las discadas en casa de Celso para reunir a sus amigos, expresaron en el lugar. 

Mientras que la payasa Fifi confesó con profunda tristeza que apenas ella el domingo le entregaba el reconocimiento por 38 años de trayectoria a Chechín, y tres días después recibía la amarga noticia que lo habían matado. 

El dolor se incrementó: abrieron el ataúd y por última vez todos se acercaron a verlo sin vida. 
Posteriormente, soltaron globos de colores en honor a Mata Zamora, cargaron con sus restos para depositarlos dentro de su última morada, y así cubrirlo con arreglos florales.