No Usar

La lucha contra la violencia y la discriminación, de la mujer Almendra Negrete

Almendra Negrete, luchadora de los derechos de las mujeres y de la comunidad LGBTTTI habla sobre el miedo de la sociedad.

Por  Estefanía López Corral

Almendra Negrete, luchadora por los derechos humanos(Foto: El Debate)

Almendra Negrete, luchadora por los derechos humanos | Foto: El Debate

Culiacán, Sinaloa.- Tras ser testigo de bullying, casos de violencia contra las mujeres y personas homosexuales, Almendra Negrete  despertó con un sentir de activismo y lucha.

Por años, además de ser abogada de profesión y consejera del Consejo Consultivo de la Comisión de Estatal de Derechos Humanos, se ha dedicado a dar asesoría jurídica sin algún costo a víctimas del delito y de la violencia, mientras ha sido constante en la lucha por los derechos de las mujeres y de la comunidad LGBTTTI.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, la defensora de los derechos humanos afirmó que, más allá de brindar un balde de pintura para pintar una escuela o entregar apoyos en sectores vulnerables, la lucha puede dar resultados más tangibles, a través de las leyes y reforzamiento de los procesos judiciales. “No tolero ver a personas asesinadas y violentadas, mamás llorando, señoras que no saben dónde están de sus hijos”, es la causa que impulsó a Almendra a iniciar una carrera como activista y continuarla todos los días.

El miedo

Durante cinco años de activismo, Negrete, quien también forma parte del Comité de la Diversidad en Sinaloa, ha podido constatar que el principal obs-táculo por el que los casos de violencia queden impunes es el miedo que invade a la ciudadanía, sobre todo a las víctimas, que se resisten a denunciar.

Me tocó defender a una chica que, por ejemplo, su marido la golpeó y le tumbó los dientes, la gente me dice que no diga mi nombres por vergüenza, por miedo. En Sinaloa todos tienen miedo, y son pocos los que se atreven a hablar directamente”.

Procesos judiciales

A pesar de que los procesos para dar justicia a los casos de violencia los cataloga como obsoletos, Almendra confía en que la solución está en las autoridades.

Sin embargo, el nepotismo sigue siendo el vicio por el que los mecanismos no funcionen. 

No es que no crea en las autoridades, no creo en los procesos judiciales, ya son viejos y obsoletos. Cuando en verdad dejemos de poner a personas en puestos importantes por nepotismo, va a haber mejores alternativas”.

Comunidad LGBTTTI

La lucha activa también se ha enfocado en los derechos de las personas incluidas en la comunidad LGBTTTI,  desde promover leyes para permitir el matrimonio igualitario en Sinaloa, garantizar el derecho a la identidad de género (cambio de sexo y nombre legal) y legalizar la penalización de hasta 50 años por crímenes de odio, son algunas de las iniciativas que Almendra se ha dedicado a hacer para presentarlas en conjunto con sus compañeros activistas ante el Congreso del Estado. 

En Sinaloa, alrededor del 10 personas han logrado registrarse con otra identidad por la vía legal, y tristemente son frecuentes los asesinatos de homosexuales y transexuales, que además no se investigan ni se reconocen.

Mis iniciativas no son mías, son de todo un grupo que ha luchado por mucho tiempo. Y para lograrlas solo hace falta voluntad política”.