Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Culiacán

Larga vida al teatro en Culiacán

Crónica de una tarde de teatro con Érase una vez la novia en Culiacán 

Por: El Debate

Larga vida al teatro en Culiacán(Foto: Cortesía)

Larga vida al teatro en Culiacán | Foto: Cortesía

Sin muchas opciones interesantes para pasar unas de esas aburridas tardes dominicales en
Culiacán, me acorde de un ligera sugerencia que dieron en una cena de amigos, sobre la nueva obra de Lázaro Fernando.

Sin grandes expectativas, me encamine al entrañable teatro Oscar Liera, y a pesar de arribar con tiempo, me sorprendí por la larga fila a la entrada, la dificultad para conseguir un buen lugar, y la gran cantidad de los mejores asientos que ya estaban reservados para las “personalidades y funcionarios” de la vida artística en Culiacán.

La obra “Erase una vez la novia”, escrita por el dramaturgo Alejandro Román, sustentada en el libro “El tesoro de la Divina Gracia” de Ulises Cisneros, dirigida por Lázaro Fernando, y basada en la vida de Guadalupe Leyva Flores, La Novia de Culiacán, se estrenaba en esta ciudad.

Esta obra me hizo reflexionar sobre como el arte dramático y otras expresiones artísticas
son una invaluable herramienta para desenmascarar mitos urbanos, así como rescatar y entender las leyendas urbanas de la Ciudad de Culiacán, que nos dan un sello de identidad y nos hace sentir mas arraigados a una tierra y a una comunidad.

Trigueñita hermosa,
linda vas creciendo,
como los Capomos,
que se encuentran en la flor

La obra “Erase una vez la Novia” nos remonta a la atmosfera de las décadas de los 50´s, 60´s, y 70’s del siglo pasado cuando se respiraba un ambiente de tranquilidad y cordialidad, era cuando la comunidad culichi apadrina a una desvariada y desamparada misionera del Tesoro de la Divina Gracia, y le proporciona comida, ropa, y cobijo de manera desinteresada. Cómo añoramos esos tiempos perdidos, pues la desconfianza y la violencia se han establecido hoy en día en nuestra Ciudad. Esta obra me recuerda la época del teatro regional al estilo del gran Oscar Liera. 

Una importante cualidad de la obra es la inclusión de canciones vernáculas, ya que favorece una descripción musical mas amena del texto. En especial, la canción “Flor de Capomo”, (Capo segua composición original en lengua Mayo-Yoreme), es útil para resalta la belleza de la joven Guadalupe Leyva al compárala con esta Flor. Esta Flor, hoy en día sigue siendo admirada por las culturas originales del Estado.

Foto: Cortesía

La Flor de Capomo (Nymphae elegans) florecía de agosto a octubre por todos los
remansos y estanques de agua dulce en los Valles de Sinaloa, en la actualidad es difícil admirar esta elegante flor debido al desenfrenado avance de la “moderna agricultura tecnificada” que modifico completamente el Ecosistema de los valles. En la década de los 60´s en Culiacán se escuchaba el pregonar de vendedoras de flores “—Capomos… aquí están los Capomos frescos--”.

Una de estas pregoneras fue la señora María, la cual muy temprano colectaba las flores de la represa del rio Tamazula por el Puente Negro y las vendía en su trayecto al mercado Garmendia.

Foto: Cortesía

En otras culturas como los budistas en Japón, veneran con gran fervor a la Flor de Loto, la cual es muy parecida a nuestra Flor de Capomo. Hoy en día en el Jardín Botánico es mas fácil admirar la Flor de Loto que la Flor de Capomo. Me pregunto si esta Flor no podría ser un ícono natural de nuestro estado de los 11 ríos, 10 presas, y múltiples diques, represas y lagunas de agua dulce.

El grupo SABAIBA, fue el encargado de presentar la obra, el cual es una amalgama de artistas jóvenes y experimentados bajo la gran dirección de Lázaro Fernando. Cabe resaltar la actuación dual y al mismo tiempo de la joven Guadalupe Leyva, campesina oriunda del valle del Fuerte y la adulta Lupita, la desvariada Novia de Culiacán en donde logran una innovadora y dinámica actuación entre dos artistas (Paloma Parra y Alejandra Camacho) con gran talento.

No tengo duda de que en Culiacán estamos viviendo el legado que dejo el gran dramaturgo y director Oscar Liera al frente del grupo TATUAS ya que existen una gran proliferación de grupos y espacios dedicados al teatro en nuestra Ciudad.

Que viva el teatro en Sinaloa.

Oscar Lozano

En esta nota: