Opinión

AMLO atenderá casos candentes

OJO INDICRETO

Por  Tomás Chávez

Andrés Manuel López Obrador.(EL DEBATE)

Andrés Manuel López Obrador. | EL DEBATE

Ayer por la tarde todo se encontraba listo para la visita a Sinaloa del presidente Andrés Manuel López Obrador. Un grupo de funcionarios del Gobierno del Estado junto con el delegado federal Jaime Montes se encontraba en Badiraguato supervisando los lugares que visitará. “AMLO no le saca la vuelta a ningún tema, pero tampoco cede a presiones”, aclara.

Hay casos candentes pendientes, como el reclamo que se dé marcha atrás en la entrega de apoyos a las estancias infantiles, en esto no se dará marcha atrás porque sin acusar a nadie de corrupción la Cuarta Transformación contempla que todos los subsidios se entreguen directamente a los beneficiarios y no a través de intermediarios, porque pueden quedarse en el camino.

También falta investigar la denuncia de desvíos millonarios de dinero que hicieron maestros contra el exsenador Daniel Amador, y los apoyos a los sectores agrícola y pesquero. Lo que sí queda muy claro es la estrecha amistad que ha prendido entre López Obrador y Quirino Ordaz: el presidente les da su lugar a todos los gobernadores, pero Quirino es una excepción, “se ha portado como todo un caballero”.

Mañana como es su costumbre, temprano López Obrador asistirá a “la mañanera”, la conferencia en la Ciudad de México, y después llegará a Culiacán en vuelo comercial a las 13:30 horas; a las 16:30 supervisará las obras de la carretera Badiraguato-Guadalupe y Calvo y regresará a pernoctar a Culiacán. Todo este recorrido lo hará por tierra, fiel a sus principios de austeridad y transparencia.

El sábado viajará a Tamazula, Durango y por la tarde a las 16:30 horas regresará a Mazatlán a presidir la presentación del programa integral de desarrollo, en el estadio Teodoro Mariscal. Por cierto, que acaba de ser nombrado embajador mundial del beisbol, por su afición a este deporte.

Popurrí. “Arde la UAIS”, y no es sentido figurado, sino en la realidad. Manos criminales extrañas arrojaron antenoche dos bombas molotov al interior de los patios de esta institución que hace más de dos semanas se encuentra tomada por un grupo de indígenas, y provocaron un conato de incendio que por fortuna se conjuró pronto.

Hay dos versiones contrapuestas sobre la autoría del atentado: Bernardino Valenzuela, cabecilla de la protesta, responsabiliza a personal de la rectora Guadalupe Ibarra, mientras que esta se deslinda y exige que se haga una investigación a fondo y se castigue a los responsables. De manera simultánea circuló un video de las cámaras internas de vigilancia en las que se asegura que nadie se acercó en la noche a tirar las bombas a la universidad, y por lo tanto puede tratarse de un autoatentado.

Los indígenas exigen que se designe rector a un indígena y que se cambie el nombre a la universidad, que se llame de nuevo UAIM, mientras que un grupo de abogados encabezados por el presidente de la Fedasin, José Luis Polo Palafox, llegaron al lugar de los hechos y se solidarizaron con el grupo que protesta. Calificaron de represora a la rectora y exigen que renuncie de inmediato para frenar la escalada de violencia criminal contra los hermanos indígenas.