Guamuchil

Descanse en paz el amigo Omar

El cronista deportivo Iván Camacho será despedido hoy en La Palma, Angostura.

Por  Octavio Inzunza

Participando en eventos y trabajando a la vez(EL DEBATE)

Participando en eventos y trabajando a la vez | EL DEBATE

Guamúchil, Sinaloa.- Hoy es un día distinto. Se escribe en primera persona, con mucho dolor y consternación en memoria de un gran amigo y compañero de profesión.

Los atletas son siempre los principales protagonistas del trabajo que realizamos a diario. Hoy es de esos días que el sonido de las teclas se escucha diferente. Te fuiste de repente y quedamos en shock. Estamos dolidos y consternados, al igual que tu familia, compañeros de trabajo y todos los que cubrimos notas deportivas o de cualquier género para los distintos medios.

Cuánta tristeza nos embarga. El amigo Omar Iván Camacho Mascareño fue encontrado muerto la noche del domingo pasado, unas horas después de habernos visto cubriendo un acto inaugural en el estadio Alberto Vega Chávez. Nos saludamos. Su risa contagiosa y sus bromas no faltaron.

Hoy solo los buenos momentos que vivimos juntos quedan frescos. Recuerdo entre muchos pasajes, por ejemplo, cuando asistimos al estadio de Dorados, en Culiacán. En ese entonces te vi feliz estar en el terreno de juego junto a los jugadores del América, tu equipo favorito.

Fuiste en plan de periodista, pero aprovechaste la ocasión para tomarte fotos junto a algunos de tus ídolos.

Aficionado al ciclismo / Fotografía: EL DEBATE

Ya no escucharé ni leeré tus crónicas. Te fuiste sin decir adiós. Ya no te comunicarás conmigo para preguntarme: “Qué hay, Máster”. Manos asesinas apagaron tu voz y segaron tu cámara fotográfica y de video, pero no tu risa contagiosa. Cada palabra escrita es en tu recuerdo, que viene desde que eras un joven estudiante de la UAdeO y realizabas tus caricaturas en un cuaderno dándole vida a los jugadores Linces de aquellos años y a mi persona como entrenador.

Como atleta queda tu recuerdo también por el gusto a la marcha y al atletismo en general, al volibol, beisbol y, por último, al ciclismo de montaña.

En el ciclismo decías cada vez que participabas: “No estuve tan mal, mi Máster.” Decías que tu bicicleta no era de las mejores y añorabas poder tener una mejor máquina para competirle al parejo a otros pedalistas.

Hay tantas anécdotas vividas. Alguna vez fuiste campeón con los Linces universitarios, pero un accidente te retiró de las canchas. Como todo joven preparado y entusiasta, tenías muchos proyectos. Estabas contento con tu labor de profesor de inglés en distintos planteles.

Disfrutabas, como todo buen padre, ver tus niños  correr tras el balón y jugar en los campos de futbol. El día de la desgracia, tus padres, dicen, te esperaban a ti y a tu familia, como muchos otros domingos lo hacían, con un ceviche.

En el periodismo deportivo dejas en la libreta muchas ideas, y en el terreno profesional a muchos amigos que te llevaremos siempre en el corazón. Descanse en paz Omar Iván Camacho Mascareño, “El Palmareño”.