No Usar

Dos lesionadas fue el saldo tras la caída del castillo en festejos religiosos

Una de las personas fue afectada de manera indirecta al intentar alejarse del sitio.

Por  Ramón López

Coordinador municipal de Protección Civil, Luis Alberto Gastélum Camacho / Fotografía: EL DEBATE

Coordinador municipal de Protección Civil, Luis Alberto Gastélum Camacho / Fotografía: EL DEBATE

Guamúchil, Sinaloa.- Tras el incidente ocurrido la noche de ayer durante los festejos por el Día de la Virgen de Guadalupe en la ciudad de Guamúchil, se informó que el saldo oficial fue de dos personas lesionadas, una de ellas de manera indirecta.

En rueda de prensa, el coordinador municipal de Protección Civil, Luis Alberto Gastélum Camacho, informó que para este evento se contó con cinco extintores de polvo químico seco, así como con el apoyo de elementos de Seguridad Pública, Protección Civil y Bomberos, y se colocaron vallas para mantener el resguardo del área donde se quemaría el castillo.

Asimismo, explicó que la caída de éste se dio debido a al abrirse la parte de arriba, generó una llama que cayó en una de las cuerdas que lo sujetaban, lo que provocó el incidente que causó tanto pánico entre los asistentes.

Además, Gastélum Camacho dio a conocer que tras el percance se registraron dos personas lesionadas, ambas mujeres y una de ellas menor de edad, quienes fueron atendidas en el hospital más cercano siguiendo el protocolo de atención. Cabe señalar que una señora de 50 años de edad se lesionó al chocar con un puesto cuando corrió para alejarse del lugar, mientras que una niña de 13 años fue alcanzada en la espalda por una chispa. Las lesiones fueron superficiales y fueron atendidas adecuadamente, sólo que debido a la trifulca que se generó, el personal de socorro se percató de las personas lesionadas unos 10 minutos después de ocurrido el incidente con el castillo.

Por otra parte, el funcionario expresó que ante la situación se actuó rápidamente y el humo que se veía en la escena era, más que nada, del polvo químico seco de los cinco extintores que se accionaron para evitar que se originara un incendio.

Respecto al responsable del castillo, mencionó que ni el Ayuntamiento no la iglesia hicieron la compra, sino que fue una donación de un grupo de feligreses para los festejos guadalupanos, por lo que el empresario que trajo el artefacto se encargó de cubrir los gastos de las personas lesionadas y se hizo un convenio para que también lo haga en caso de que surjan más afectados a raíz del percance.

También, lo acontecido se tiene que boletinar a Protección Civil del estado para que la persona de esta empresa de pirotecnia esté identificada por este incidente y, al menos en Salvador Alvarado, no permitirle trabajar si no cubre las medidas de seguridad necesarias.