No Usar

El corazón me dice que no te olvidaré

Omar Iván Camacho Mascareño deja una huella imborrable tanto en el ramo deportivo, como en el docente.

Por  Bardo Villa

Omar Iván Camacho Mascareño(EL DEBATE)

Omar Iván Camacho Mascareño | EL DEBATE

Guamúchil, Sinaloa.- La repentina muerte de Omar Iván Camacho Mascareño no es asimilada por su familia ni por muchos ciudadanos de la región del Évora, pero lo que es un hecho es que deja una huella imborrable en el periodismo deportivo.

El popular Palmeño, como se le conocía en el argot, desde niño fue un apasionado de diferentes deportes, como futbol, beisbol, voleibol y atletismo; pero su fuerte siempre fue la marcha (caminata), muestra de ello es que en varias ocasiones representó a Sinaloa en competencias nacionales, incluso estuvo reclutado como atleta de alto rendimiento.

Su hermano, Jesús Edgardo, comenta que siempre recordarán a Omar por su manera de ser y de comportarse en la vida.

«Omar Iván estudió la licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Occidente, en Guamúchil, y cuando egresó le ayudaba a mi mamá, Adelaida Mascareño Camacho, a vender limones en las casas de la comunidad (La Palma, Angostura). Creo que ese fue su primer empleo. Ya después, en busca de ejercer lo que había estudiado, se fue con mi hermano Nathanael a Mexicali, y en el camino, cerca de Caborca, sufrieron un aparatoso accidente, en el cual Omar salió muy golpeado y duró casi un mes en coma, pero gracias a Dios se recuperó, pero a raíz de esto él ya no volvió a practicar los deportes que le gustaban.

Ya estando en Mexicali, Omar Iván empezó a trabajar en el Canal 66 de televisión como camarógrafo, fotógrafo y editor de videos. Creo que ahí estuvo en un periodo muy corto, pues no sé si sería lo que él buscaba, pero el caso es que ya luego regresó a Guamúchil y encontró empleo en EL DEBATE, donde se desempeñó como gerente de Marketing y Promoción Deportiva; coordinaba todos los eventos especiales y también hacía algunas notas de información general.

Cuando salió de EL DEBATE, Omar se empezó a preparar mejor, ya que entró a estudiar inglés en el IMAC, y cuando terminó, se quedó como maestro ahí. También daba clases en el Colegio Renacimiento, en Cobaes de Mocorito y de Angostura, y recientemente estaba en Cecyte. Además combinaba la escuela con las noticias deportivas que diariamente daba en radio, y en ocasiones narraba diferentes partidos de futbol o beisbol, además que él tenía la plataforma digital en redes sociales, Évora Sport», resalta Jesús Edgardo. 

Cabe resaltar que Omar Iván estaba casado con Tania Armenta, con la que procreó a Omar Jared (de 5 años) y a Ivanna Guadalupe (de 2 años).