No Usar

El ‘teacher’ Omar Camacho no solo educó, formó alumnos

La comunidad escolar y docente del Colegio Renacimiento recuerda al cronista deportivo Omar Camacho como una persona apreciada y respetada por todos

Por  Esmeralda Bañuelos

Periodista asesinado Omar Iván Camacho(Cortesía)

Periodista asesinado Omar Iván Camacho | Cortesía

Guamúchil, Sinaloa.- Muchos fueron los sacrificios que el maestro Omar Iván Camacho Mascareño tuvo que afrontar para culminar sus estudios universitarios, pero no había obstáculo que valiera para la férrea voluntad del estudiante, pues en poco tiempo logró sus metas profesionales, una de las cuales era ser maestro de Inglés, y lo consiguió.

Docentes, directivos y personal del colegio donde laboró por nueve años en la ciudad de Guamúchil, en Salvador Alvarado, describen a un maestro entregado, que no solo enseñaba, sino que se ganó el cariño de sus alumnos.

«Tenía muchas cualidades: era amigable, cariñoso, responsable y solidario. Pero sobre todo se ganó el cariño de sus alumnos porque no solo se preocupaba por que aprendieran, sino que los atendía, les demostraba su afecto. Recuerdo que una madre de familia me dijo el día de su homenaje de despedida “estoy agradecida con él porque formó a mis hijos, no solo les enseñó”», detalló la directora del Colegio Renacimiento, Martha Gutiérrez Parra.

El maestro Omar era conocido en el plantel educativo por su trato amable y capacidad para relacionarse con todos los maestros, así como con el personal que laboraba en las distintas áreas. Comunicativo y solidario, se involucraba en las distintas actividades que se realizaban en el colegio. A pesar de que su agenda periodística era intensa, buscaba la manera de estar siempre a tiempo en sus clases. Por estas cualidades que lo definían, la cercanía con él se convertía en poco tiempo en un lazo de amistad.

La madre superiora, directora del colegio, lo recuerda como un maestro distinto: «No era un maestro que se limitara a su papel de profesor, era muy comunicativo y amistoso. Le aportaba algo a los demás, proponía, hacía cosas por sus alumnos, por su escuela. Lo recuerdo mucho cuando llegaba en las mañanas, y cuando me lo encontraba me hablaba en inglés para que de esa manera yo aprendiera una frase nueva. Si me equivocaba, me enseñaba. Esta es una de sus tantas cualidades que lo definían», relató la madre superiora.

Anécdotas

A través de una de sus compañeras maestras más cercanas se pudo conocer algunas de las anécdotas más memorables que muestran al ser humano detrás de su investidura de docente: «Una de las veces se tuvo que ir a la universidad en bermudas y sandalias porque estaba lloviendo. Cuenta que uno de sus compañeros le hacía “carrilla” por la forma en que llegó vestido, pero cuál sería su sorpresa que el amigo, al darse cuenta de que la entrada de la escuela estaba al tope de agua y no se podía cruzar, y que el teacher Omar sí pudo entrar a la universidad, aquel compañero necesitó del apoyo de Omar, y este lo cruzo cargando en el “tuntún”, sobre su espalda. Esta es una muestra de solidaridad y compañerismo que lo caracterizaban», expresó la maestra.

Cuenta que en el último año de trabajar con el teacher fue cuando sus lazos de amistad se fortalecieron, ya que como parte del nuevo modelo educativo surgieron los llamados clubes, y la planta docente empezó a realizar en colaboración actividades en las aulas: «La amistad que teníamos las maestras y maestros con él era muy buena. Algo que lo distinguía del resto de los demás compañeros y compañeras era su risa, que expresaba mucho su optimismo. Nunca lo vi enojado, eso es algo que recordaré. Además, siempre tenía una frase para levantar el ánimo», recordó la maestra.

Algo que la compañera docente tiene muy presente es cuando le contó sobre los sacrificios que su familia y él enfrentaron para que estudiara. En una ocasión recibió apoyo del patrón de su padre para que él y otro compañero de la universidad asistieran a un viaje de estudios: «Él valoraba mucho el esfuerzo que hicieron sus padres para que el culminara sus estudios. Es por eso que era muy entregado en sus actividades escolares».

El maestro dejó actividades pendientes a realizar con sus alumnos, una de ellas llevarlos en las próximas semanas a la cabina de radio donde presentaba las noticias del acontecer deportivo de la región del Évora para que conocieran la labor periodística. En clases motivaba a los estudiantes a que desarrollaran sus habilidades comunicativas y expresivas, «a que perdieran el miedo ha hablar en micrófono y expresar sus ideas con claridad, lo que en un futuro les ayudaría a quienes se quisieran dedicar a ser comunicadores», recordó la directora.

También dejó inconcluso un proyecto en el patio del Colegio Renacimiento para que los estudiantes pudieran tener diversas opciones de juego.