Opinión

Ojo indiscreto

El país hipotecado

Por  Tomás Chávez

Durante sexenios los gobernantes se han dedicado a endeudar al país, a vender la riqueza nacional como la industria petrolera y eléctrica, los bancos, los ferrocarriles y todo tipo de activos con los que se pudieran hacer frente a las necesidades crecientes de los mexicanos; el país se encuentra prácticamente endeudado y resulta muy difícil sacarlo adelante.

Para darse una idea, desde que el expresidente Ernesto Zedillo convirtió la deuda bancaria en deuda publica México arrastra una deuda impagable de poco más de 800 mil millones de pesos, de los cuales solo se dan abonos de los intereses. Pemex debe más de 100 mil millones de dólares, el equivalente a cerca de 2 billones de pesos, y la deuda de la CFE rebasa los 80

Antes, durante el sexenio del expresidente Carlos Salinas de Gortari se vendieron Telmex, los ferrocarriles los bancos y nadie supo a dónde fueron a parar los ingresos millonarios de estas ventas. Con Enrique Peña Nieto se pidieron préstamos por casi un billón de pesos cada año, para completar el presupuesto federal que durante los últimos años ha fluctuado entre 5 y 6 billones de pesos. A pesar de la insolvencia nunca se frenó el derroche de los altos funcionarios y el latrocinio de los gobernadores.

Los que se fueron saben muy bien cómo dejaron al país, por eso se burlan de los esfuerzos y las promesas del gobierno de Andrés Manuel López Obrador de sacarlo adelante sin aumentar impuestos, sin recurrir al endeudamiento, pero aparte según la descripción del mismo presidente el gobierno es similar a un gran elefante reumático y pide apoyo a la sociedad para que le ayuden a empujarlo y echarlo a andar.

Popurrí. Durante las últimas semanas los colaboradores principales del alcalde Billy Chapman se han dedicado a desactivar minas explosivas que les dejaron las anteriores administraciones y a despedir a empleados de confianza que quedaron infiltrados en el gobierno y que se dedican a sabotear y a recabar información confidencia y a pasarla a los priistas.

Por el momento han despedido a empleados de confianza; sin embargo, se han topado con pared a la hora de hacer lo mismo con empleados que fueron sindicalizados de última hora para que quedaran protegidos y pudieran hacer también su labor de zapadores. Han llegado a la conclusión que el sindicato cetemista priista los protege y no se atreven a tomar medidas drásticas como las que han tomado los alcaldes Aurelia Leal, Guasave, y Jesús Estrada Ferreiro, de Culiacán, que sí han llevado la limpia hasta a la misma directiva sindical.

PARTIDOS EN CRISIS. Cunde el desespero entre priistas, panistas y perredistas, porque debido a las crisis internas que enfrentan sus partidos se les dificulta ser contrapeso a la política de Billy Chapman en Ahome y de Graciela Domínguez en el Congreso del Estado. Aquí en Ahome el PRI sigue acéfalo a pesar de la promesa de Jesús Valdés que ya nombraría a un delegado, y los panistas se desgarran en la lucha interna por correr al dirigente estatal -----Zamudio. De los perredistas ni hablar, andan rogando que los acepten en Morena.  

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo