No Usar

Familias inician búsqueda de fosas clandestinas en Salvador Alvarado

Con profundo dolor, los rostros de los desaparecidos fueron mostrados antes de partir al lugar de rastreo.

Por  Esmeralda Bañuelos

Padres y madres caminan con esperanza acompañadas de Las Rastreadoras(Matías Rodríguez EL DEBATE)

Padres y madres caminan con esperanza acompañadas de Las Rastreadoras | Matías Rodríguez EL DEBATE

Guamúchil, Sinaloa.- El momento más anhelado por las familias que buscan a sus seres queridos desaparecidos llegó. La mañana de ayer el grupo de búsqueda de Salvador Alvarado inició su primer rastreo de fosas clandestinas, acompañados por Las Rastreadoras de El Fuerte y la Zona Norte.

Un grupo de ocho familias, entre madres, padres, hermanos y tíos de las personas desaparecidas acudieron a la cita, con más esperanza que temor, para emprender la travesía hacia “el punto”. Antes de partir se llevó a cabo una emotiva reunión donde cada una de las familias mostró con profundo dolor las fotos de sus hijos: Jesús Antonio Pérez López, Omar Heriberto Bernal Román, Víctor Manuel, José Ángel Beltrán Inzunza, Isidro Alonso Leyva López, Juan Ramón Rubio Pérez, Jesús Humberto Velázquez López y Eduardo Uriarte Sánchez.

Si alguien sabe dónde podemos encontrar restos, una posible fosa, que se nos haga saber a mi número celular 6981127691 y el de la oficina 6686886054”, expuso la presidenta de Las Rastreadoras de El Fuerte.

Rastreadoras realizaron un gran esfuerzo en la búsqueda / Fotografía: Matías Rodríguez EL DEBATE

La primera búsqueda se realizó en  la comunidad Buenavista, cercana a Caitime. Bajo el sol ardiente  en punto de mediodía el grupo de cerca de 17 personas inició la caminata, partiendo de un terreno de parcelas rumbo a las faldas de un cerro. En el camino Las Rastreadoras les expusieron algunas indicaciones a las familias acerca de cómo detectar indicios de fosas.

Al entrar entre el ramaje del monte el grupo se dividió en secciones, pero después de horas no se logró dar con el punto y se detuvo la búsqueda sin resultado positivo. Sin embargo, la semilla de la esperanza está sembrada.

Este es el inicio de las búsquedas que se realizarán en las próximas semanas, porque “quien vive en carne propia esta situación está muerto en vida y no dejaremos de buscar a nuestros hijos”, expresó una madre.