Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Guamuchil

Guamúchil nació y creció en la avenida Ferrocarril

Comercio, industria, servicios, potenciaron el desarrollo de una ciudad enmarcada en los límites de esta legendaria zona.

Avatar del

Por: Esmeralda Bañuelos

Representó un centro comercial e industrial muy activo que repuntó la economía(Daniel Ayala EL DEBATE)

Representó un centro comercial e industrial muy activo que repuntó la economía | Daniel Ayala EL DEBATE

Guamúchil, Sinaloa.- Desde la fundación de la estación del ferrocarril el día 1 de agosto de 1908, hasta la municipalización, el 27 de febrero de 1962, cuando es emitido el decreto 280 creando el municipio de Salvador Alvarado, aguarda una historia enmarcada entre los colindes de la avenida Ferrocarril, aquí nació y creció Guamúchil.

En la primera década del siglo 20 la avenida era el centro de la actividad comercial que detonó la economía de una ciudad en desarrollo. “Había casas comerciales de embarque de granos y semillas y al mismo tiempo servían como almacenes de productos provenientes de la República y del extranjero”. 

El memorable Hotel Sudpacífico, establecido en el año 1915, administrado por chinos, donde se hospedaron personajes de la política mexicana, como el secretario de Educación Pública, José Vasconcelos, y Álvaro Obregón, era el lugar preferido por personas pudientes, comerciantes viajeros y empresarios. También había restaurantes, hielerías, industrias y un embarcadero de ganado. Lo que se producía en la ciudad ya en los tiempos del movimiento pro municipalización, y lo que se cobraba de impuestos, era de mayor importancia que lo que recaudaba Mocorito”, relata el cronista del municipio, Carlos Francisco Tavizón López.  

La avenida Ferrocarril, toda una historia en Guamúchil / Fotografía: Daniel Ayala EL DEBATE

Recordemos también a las cuadrillas de ferrocarrileros que fueron asignados en cerca de 46 casas localizadas en la parte sur, muy cerca a la entrada de la estación del tren, que eran asistidos por la señora “Vayita”, pasando la avenida, en la colonia San Pedro, relata el señor Domingo Herrera Arenas, a quien le tocó conocer la imponente máquina de vapor. 

Para 1978 vivíamos en cuadrillas motoristas, mayordomos, carpinteros y ayudantes de carpinteros”. 

“Don Cuate”, como le dicen, cuenta que las manos de los ferrocarrileros también ayudaron a desarrollar el Guamúchil de hoy.

La avenida Ferrocarril quedó de forma espectacular con su remodelación / Fotografía: Daniel Ayala EL DEBATE

En esta nota: