Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Guamuchil

Las viejas y nuevas formas de hacer política del PRI

El partido tiene que tener propuestas asertivas para las minorías, eso es lo que hace falta afirmó el coordinador parlamentario del rojiverde.

Avatar del

Por: Esmeralda Bañuelos

La derrota electoral agravó la crisis de confianza ciudadana en el partido(EL DEBATE)

La derrota electoral agravó la crisis de confianza ciudadana en el partido | EL DEBATE

Guamúchil, Sinaloa.- Línea de obediencia, dedazo y cultura de la imposición han caracterizado a la cultura política del Partido Revolucionario Insticional (PRI). La pregunta es si ésas viejas formas siguen prevalenciendo o existe una línea divisoria entre nuevas formas de hacer política. El diputado Sergio Jacobo Gutiérrez, actual coordinador del grupo parlamentario del Pri en el congreso, respondió a la pregunta.

“La agenda de cambio del partido es amplia, hemos insistido mucho en que el partido necesita definir con toda claridad el lugar que va jugar en la geometría política de nuestro país, qué es lo que ha ocurrido, que durante muchos años el Pri fue el partido del nacionalismo revolucionario, el que abanderó causas populares. Pero esas banderas nos las arrebataron, el programa del pri ahora es el programa de Morena ; entonces, nosotros ocupamos una definición ideológica clara. La cual va más hacia el centro político, la que debe ser la identidad del partido”, describió el diputado sobre si esas viejas formas de hacer política del  partido han llevado a la crisis en la que se encuentran y cuáles son las nuevas formas que se promueven para la reforma del PRI.

Expuso una comparación entre las prácticas antidemocraticas que por durante décadas prevalecieron, como el dedazo, la imposición y la “línea de obediencia”.

Las prácticas que permitirán la democratización interna del partido tendrán que ser la lucha por  las causas. “Lo subrayo en plural causas, tenemos que tener propuestas, un programa nacional que sea atractivo para una sociedad que es más compleja, más plural y más diversa. El partido tiene que tener propuestas aserivas para los jóvenes, para las mujeres, para las minorías, eso es lo que nos hace falta”, declaró el coordinador parlamentario.  

Considera que la cultura política del priismo en Sinaloa debe concentrarse en la democratización interna. Erradicar toda ésas viejas prácticas en las que se forjó el partido del verticalismo y el dedazo; poco a poco se tienen que ir cambiando y abriendose a la participación de la militancia, en la decisión de sus dirigentes y en la elección de sus candidatos.

Advirtió que si el PRI no se reforma en ese sentido, se corre el riesgo de que sea un partido marginal y que no se  reposicione en el ánimo de los ciudadanos.

Como lo postula en el recién publicado libro, La Reforma del PRI, “los resultados del proceso electoral de julio de 2018 fueron sumamente adversos y han colocado a ésta fuerza política ante la urgencia de emprender un cambio a fondo y sin simulaciones”. 

En esta nota: