Urgen jóvenes danzantes en la cultura yoreme-mayo

En el municipio de Angostura las puertas están abiertas para todos los que deseen aprender. Actualmente se trabaja en un proyecto pero con niños.

Por  Bardo Villa

Las danzas de pascola y matachín son las que más se realizan en la cultura yoreme-mayo de Angostura(Daniel Ayala EL DEBATE)

Las danzas de pascola y matachín son las que más se realizan en la cultura yoreme-mayo de Angostura | Daniel Ayala EL DEBATE

Angostura, Sinaloa.- La comunidad indígena yoreme-mayo de Angostura está batallando para salir adelante con sus festividades étnicas, esto debido a que carece de danzantes jóvenes y adultos.

Rosaura Eslibeth Silvas Cabanillas, directora del Instituto Municipal Indígena, comenta que los niños de primaria son los más interesados en aprender las diferentes danzas que se bailan en la región, los jóvenes de secundaria y preparatoria lamentablemente no quieren participar, tal vez por vergüenza al qué dirán.

“Desafortunadamente hemos visto que los jóvenes del municipio no tienen interés por seguir preservando las tradiciones yoreme-mayo, pues no quieren aprender las danzas ni conocer más a detalle la cultura, porque toda danza tiene su significado y cada una de ellas posee un determinado mensaje, no es nada más bailar por bailar y que todo se vea bonito, además la vestimenta que usan también tiene su distintivo.

Tenemos las puertas abiertas para todos los jóvenes y adultos que deseen aprender más de la cultura yoreme-mayo en Angostura, ya que el objetivo es contar con un número representativo y poner muy en alto al municipio en diferentes eventos culturales a los cuales somos invitados.

Cada vez hay menos participación de jóvenes / Fotografía: EL DEBATE

Mientras nos llegan jóvenes, mujeres y hombres, nosotros estamos trabajando con los niños, enseñándoles lo que son las danzas de pascola y matachín, y están aprendiendo muy rápido, pues esto es algo novedoso  y llamativo para ellos.

A nosotros el problema se nos presenta cuando tenemos festividades culturales y ocupamos que los danzantes sean adolescentes, ya que no contamos con ellos, solo tenemos una jovencita de secundaria y dos adultos mayores, que en ocasiones por cuestiones de trabajo no pueden ir a las presentaciones, y tenemos que echar mano de los niños, quienes nos han representado con dignidad últimamente.

Sin duda alguna nos urge aumentar el número de danzantes juveniles y de adultos, porque de esta manera el pueblo angosturense podrá ver que no nada más los niños son los que se interesan en este tipo de cultura, además que ofreceríamos una gran variedad de danzantes y no solo niños”, detalla la directora del Instituto Municipal Indígena de Angostura.