No Usar

“Con ayuda de Dios y apoyo de la gente salimos adelante”; Humberto de La Rocha

La familia de La Rocha atraviesa una complicada situación, pues batalla para la alimentación, ya que las despensas del DIF les son insuficientes

Por  Bardo Villa

Guamúchil, Sinaloa.- Con ayuda de Dios y el apoyo de algunas personas estamos saliendo adelante, pues los 100 pesos, o hay veces que menos, que agarramos al día los tenemos que hacer rendir, por tal motivo atizamos el hornillo para cocer frijol, hacer sopa de arroz, de fideo, de codito, atole blanco, entre otras cosas, incluso hasta cortamos nopales para comer y también vender algunas bolsitas, comenta el señor Humberto de La Rocha, quien por cierto vive muy cerca del puente que comunica a la colonia 10 de Abril y Solidaridad y fue uno de los afectados por la inundación que se presentó en días pasados en el municipio. 

La familia damnificada argumenta que en estos momentos atraviesan una situación muy difícil, pero han salido adelante gracias a la bendición de Dios y al gran apoyo que han recibido de muchas personas de diferentes extractos sociales, incluso hasta del medio artístico. 

“El Ayuntamiento quería que les depositarán el dinero a la cuenta de ellos, pero Los Plebes del Rancho les dijeron que no, entonces ellos personalmente nos trajeron apoyos. Para comer, la gente nos ha dado muchas cosas, así como también el Club de Leones, el gobierno casi no nos ha traído nada, las despensas del DIF son mínimas, no son suficientes, pero ahí la vamos pasando, con la ilusión de que mañana o pasado se componga la situación. Si el gobierno no nos ayuda, Dios será quien lo haga", comentó.

Para subsistir juntamos fierro viejo y otras cosas que se pueden vender, ahí sacamos algo para la comida diaria. Aquí en la casa teníamos matas, como un pequeño vivero, y se vendían, pero con esto de la inundación el agua se llevó todo y nos dejó sin nada, hasta el cilindro de gas se daño, ya que se le hizo un hoyo y se tiró todo, por tal motivo atizamos en el hornillo, ahí cocemos frijol, sopa, atole, se hacen tortillas y otras cosas, y si en una comisa sobra algo pues eso lo guardamos y más tarde lo calentamos para volverlo a comer. Hay que buscarle para salir adelante de alguna manera”, agregó Humberto de La Rocha.