Laura Castro enfrentó al cáncer con fortaleza

De manera sorpresiva Laura Castro Corrales recibe la noticia de su enfermedad, la toma con mucha madurez y sale adelante gracias a todos los tratamientos recibidos.

Por  Bardo Villa

Laura Castro Corrales cuenta su experiencia / Fotografía: Daniel Ayala EL DEBATE

Laura Castro Corrales cuenta su experiencia / Fotografía: Daniel Ayala EL DEBATE

Guamúchil, Sinaloa.- La palabra cáncer es un término muy fuerte para todo mundo, pues normalmente es asociado con la muerte, afirma la señora Laura Castro Corrales, a quien hace años le detectaron esta enfermedad en uno de sus pechos, y de manera inmediata, gracias al apoyo de muchos médicos y al fuerte respaldo de su familia, empezó con los tratamientos correspondientes, logró superar el problema y hoy cuenta su experiencia.  

“Mis padres, ambos, murieron de cáncer, pero me llamó mucho la atención la fortaleza del cómo mi madre enfrentó esta situación, y eso me dejó un gran aprendizaje, ya que cuando a mí me detectaron cáncer de mama fue algo inesperado, porque no sentía ninguna molestia y me acababa de hacer un chequeo médico con una ginecóloga, que me revisó a detalle y me dijo que ya me tocaba hacerme la mastografía, entonces me hago el estudio en dos ocasiones, porque algo estaba mal, y ahí me dieron la sorpresiva noticia, la cual tomé con madurez, pues tenía que decidir si me tiraba al piso a esperar lo que viniera o a enfrentar la enfermedad con responsabilidad.

Mi diagnóstico fue un birads 4-C con alta posibilidad de malignidad, y me fui a Culiacán con un médico de mucha confianza, él me checó y localizó el tumor, que estaba muy pequeñito, en el cono derecho, me hace una biopsia y con una aguja toma una muestra, entonces me comenta que si ya pensamos en la fecha para la cirugía; ahí me empecé a preocupar, porque este tipo de padecimientos son muy costosos, y pues confirmamos que era cáncer.

Una guerrera que venció al cáncer / Fotografía: Daniel Ayala EL DEBATE

El que mi esposo me dijera que sí podíamos cubrir todos los gastos me dio mucha fortaleza y tranquilidad para hacerle frente a lo que venía.

Una vez confirmada la cirugía, ¿qué más sigue?, le pregunté al doctor; él me contestó que venían radiaciones, porque a mí no me quitaron la mama, sino que me hicieron una cuadrantectomía, es decir, me quitaron solo una parte del pecho, pero el cáncer no tiene palabra, así le quiten a uno las dos mamas puede volver, por tal motivo uno no puede bajar la guardia.

Después de la cirugía vino la terapia, me dieron ocho quimios y 25 radiaciones, perdí el pelo y como solidarización conmigo mi esposo se rapó, pero, bendito Dios, sigo aquí, de pie. Exhorto a todas las mujeres a que se chequen de la mejor manera para que detecten a tiempo el cáncer de mama, no dejen para después las cosas, porque para entonces pudiera ser demasiado tarde”, comenta la señora Laura Castro Corrales.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo