No Usar

La masonería es una escuela cívica-moral

Es una hermandad milenaria a la que pertenecen personas que buscan ser mejores personas y ciudadanos

Por  Esmeralda Bañuelos

El deber moral de los masones es la filantropía / Fotografía: Matías Rodríguez EL DEBATE

El deber moral de los masones es la filantropía / Fotografía: Matías Rodríguez EL DEBATE

Guamúchil, Sinaloa.- La masonería evoca misterio con el solo hecho de ser nombrada. Y no es para menos...es una de las hermandades más antiguas en el mundo, plagada de mitos e historias que suponen que las logias masónicas son grupos muy cerrados, a los que pocas personas pueden pertenecer.

La masonería es una institución milenaria que podemos llamarla en términos coloquiales como una escuela, un espacio de formación cívica y moral.

El presidente de la Gran Logia de Sinaloa, Heriberto Sánchez Camacho, dijo que existen muchos mitos respecto a la masonería;  hay gente que piensa que es una religión, otros que dicen que es una secta, que es una organización de actos satánicos, pero la verdad es que la masonería es una institución milenaria universal, pero sobre todo es una escuela de estudios de la filosofía moral. 

No es cierto que hagamos cosas malas, ni es cierto que pretendamos querer apoderarnos del mundo, es falso completamente, únicamente lo que pretendemos es ser mejores personas cada día”, explicó Sánchez Camacho.

El propósito fundamental de los masones es lograr ser mejores personas, “cada uno de nosotros que nos reunimos es para estudiar de qué manera podemos ser mejores personas, mejores ciudadanos, hijos, profesionistas y mejores seres humanos”, dijo el presidente de la Gran Logia de Sinaloa.

En  cada pueblo del mundo existe una logia. Las logias son los grupos en que se reúnen comúnmente para estudiar los problemas cotidianos, los tópicos que sean necesarios para sus propósitos.

Los miembros se comunican entre sí como hermanos porque aspiran a una convivencia como hermanos, sin conflictos, sin problemas, “ayudándonos entre nosotros,  de acuerdo a nuestras posibilidades y a las necesidades del hermano”, dijo uno de los miembros, Tomás Valderrama.

Los masones estamos comprometidos a ser muy cuidadosos y respetuosos de las leyes de los gobiernos legítimamente constituidos y de cualquier tipo, servir a la comunidad en todo lo que esté en nuestro alcance. Tenemos el deber moral de practicar la filantropía, cada quien en su medida y en sus condiciones, la mayoría de nosotros estamos inmersos en distintas instituciones filantrópicas, ya sea de apoyo a los Derechos Humanos, a los niños y en los organismos de profesionistas. Estamos inmersos en la vida social y económica.