No Usar

Disminuye solicitud de permisos por Meretrices

Las afectaciones a la economía influyen en una menor asistencia de las trabajadoras a solicitar permisos con el médico municipal

Por  Esmeralda Bañuelos

Fotografía ilustrativa EL DEBATE

Fotografía ilustrativa EL DEBATE

Guamúchil, Sinaloa.- Cerca de 30 mujeres que se emplean como “Meretrices” acuden cada 15 días al consultorio municipal a renovar su permiso de trabajo, informó el médico municipal Gilberto Aguilar.

Durante el año 2018, los registros de solicitudes en el consultorio médico han decrecido, esto debido a que ha disminuido la población que se ocupa en esta actividad, señaló el doctor.

Estima que la principal causa de esta situación es económica, porque las afectaciones a los negocios de cantinas y bares impactan en el cierre de estos o  han disminuido  los clientes, por lo que repercute en una menor cantidad de meretrices comparado con el año pasado. 

El doctor explicó que la expedición de los permisos es acorde a  lo que indica la ley, que señala que cualquier mujer que labora en una cantina o un bar, tiene la obligación de contar con un permiso expedido por el médico municipal, ya que sólo en esta oficina son los únicos autorizados para otorgar y actualizar el trámite.

Las mujeres tienen la responsabilidad de acudir cada quince días con el médico municipal para recibir la firma oficial en el registro y así mantener un control de quienes están cumpliendo con el reglamento municipal.

El perfil promedio de las meretrices que laboran como meseras en centros nocturnos, cantinas y bares de la ciudad, se encuentra entre 20 a 35 años de edad. Pero también labora otro grupo de mujeres adultas de 40 a a 45 años, que ya tienen más de 15 años laborando, incluso existen meretrices con 26 años de antigüedad labora. La mayoría de éstas mujeres cuentan con hijos y son jefas de familia, por lo que son el principal sustento de la alimentación, vestimenta y educación de la familia.

La necesidad sigue siendo la principal conexión con este empleo. También está presente el hecho de que este tipo se trabajo se convierte en su segunda casa, por tal motivo, establecen vínculos de amistad y de compadrazgo por lo que esta serie de circunstancias les mantienen en este ámbito laboral.

El médico municipal reconoció que las meretrices se han caracterizado por su constancia de renovar los permisos, ya que en su mayoría evitan conflictos con la autoridad. Al depender completamente de este trabajo cuidan no ser sancionadas ante una redada de la policía.

Seguridad pública también hace su parte al mantener operativos regulares de vigilancia en los bares para supervisar que se están acatando el reglamento. Si una meretriz no cuenta con su permiso al ser requerido puede ser sancionada o retirada del lugar.