No Usar

A Guasave aún le falta mucho para ser un municipio incluyente

María Antonia Peña Rubio cuenta lo difícil que es sacar adelante a una persona con parálisis cerebral dentro del municipio

Por  Fernanda Ruiz

María ha luchado incansablemente por sacar adelante a Emmanuel.

María ha luchado incansablemente por sacar adelante a Emmanuel.

Para que exista una verdadera inclusión de las personas con discapacidad en el municipio de Guasave aún falta mucho por hacer, desde crear cultura en el respeto de sus derechos, hasta realizar modificaciones en la infraestructura de la ciudad.
Para María Antonia Peña Rubio, madre de un menor con parálisis cerebral infantil, no ha sido nada fácil sacar a su hijo adelante, pues además de lo que conlleva la enfermedad en sí, tiene que luchar contra el morbo, la falta de respeto y los obstáculos que se encuentra en el traslado del menor en silla de ruedas.

La historia
Para María Antonia y su esposo Jesús Murrieta, la noticia de que serían padres los llenó de alegría. María acudía de manera periódica con su ginecólogo para supervisar que todo estuviera bien con su embarazo y así era, hasta el séptimo mes, cuando tuvo un accidente y en una caída se le reventó la fuente, por lo que fue ingresada de inmediato al Issste, en donde a pesar de la emergencia y de que ya se le había informado que tendría a su bebé por cesárea, la mantuvieron en trabajo de parto más de 14 horas.
“Jesús Emmanuel nació a los siete meses debido a un accidente que tuve, se me dijo que nació bien, con buen peso y tamaño, a pesar de que no me atendieron rápido. Fue hasta los tres, que yo me di cuenta de que algo no estaba bien con mi hijo, no lo veía como a los demás niños, no levantaba la cabecita y decidí llevarlo con un doctor particular, él le mandó hacer estudios y ahí me enteré de que mi hijo tenía parálisis cerebral infantil.”
Como era de esperarse, la noticia fue un duro golpe para los Murrieta Peña, sin embargo se encomendaron a Dios y prometieron cuidar y sobre todo amar a su pequeño el tiempo que se los prestara. “Me dijeron además que esos niños no vivían mucho tiempo, entonces yo sentía que me moría, pero también me encomendé a Dios y le pedimos fortaleza para sacar adelante a mi niño el tiempo que él nos lo prestara y ya está por cumplir los 15 años.”
El cambio en las vidas de Jesús y María Antonia fue brutal, no solo por el nacimiento de su hijo, sino por todos los obstáculos sociales, económicos y de inclusión que han tenido que enfrentar.

Guasave no está listo
Peña Rubio manifestó que aún ve lejos una verdadera inclusión en Guasave, pues todavía se enfrenta a la falta de  apoyos,  de  espacios,  y de cultura en el respeto para las personas con discapacidad.
“La gente todavía voltea a ver con morbo a mi hijo, nos falta mucha educación y respeto, inculcarle a nuestros hijos que ellos también son personas que tienen derechos  y  que  merecen  respeto. Lo peor es que no solo son miradas extrañas o frases como ‘hay pobrecito’, también se empeñan en no respetar los pocos espacios marcados para ellos, como las rampas y los estacionamientos, desde ahí ya estamos mal. Lamentablemente nos falta aún muchísimo para ser un municipio incluyente.”
La madre de familia agregó que es muy difícil trasladarse por varios puntos de la ciudad, pues no todas las rampas están bien hechas, además de que en el centro las  banquetas  están  bloqueadas por comerciantes y existen  muchos  desniveles, y  cuando  se  ha  quedado sin  carro,  los  camioneros no la esperan, pues tiene que  subir  primero  al  niño  en brazos y bajar de nuevo por la silla de ruedas.
“En cuestión de infraestructura la verdad es que estamos muy por debajo de ser incluyentes, no todas las rampas están bien hechas, el adoquín en el cruce de las calles fue una pésima idea, los camioneros no te quieren subir, los comercios invaden las banquetas y nos obligan a transitar por las calles corriendo altos riesgos.”
María Antonia recalcó la importancia también de que se abra una guardería para niños con discapacidad, pues la mayoría de las madres necesitan trabajar para  poder  solventar  los gastos que se generan, pero por cuidar a los niños no pueden hacerlo.
“Hemos luchado mucho para que exista una guardería para niños discapacitados en donde se cuente con doctor y personal capacitado, somos muchas las mamás  que  necesitamos trabajar  para  poder  sacar  adelante a nuestros hijos, pero no podemos hacerlo porque no tenemos en dónde dejarlos, y los gastos son muchos y no existen apoyos de gobierno para nosotros.”

  • #Discapacidad
  • #FaltaDeCultura
  • #Derechos