No Usar

AMLO ha abierto una brecha entre expectativa y realidad

Integralia Consultores analiza el arranque de gobierno de Andrés Manuel López Obrador y prevé el crecimiento de la popularidad del mandatario hasta el 2021

Por  Lorena Caro

AMLO ha abierto una brecha entre expectativa y realidad

AMLO ha abierto una brecha entre expectativa y realidad

Guasave, Sinaloa.- Durante los primeros meses del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la popularidad del mandatario se ha incrementado con un optimismo desbordado y una apreciación de que el presidente puede resolver todos los problemas, prácticamente a su voluntad; aunque esto no sea así, afirmó Carlos Ramírez, consultor asociado de Integralia Consultores y coordinador del reporte «Los primeros cien días de AMLO». 

En entrevista para EL DEBATE, Ramírez indicó que el análisis muestra que el mandatario ha abierto una brecha entre la expectativa y la realidad con sus dichos y acciones, lo que podría resultar contraproducente en sus próximos años de gobierno. Lo anterior lo destaca frente a estrategias políticas casi nulas, como en el caso de la relación con Estados Unidos y la creación de una Guardia Nacional como único plan de seguridad revelado hasta el momento.

El reporte de Integralia «Los primeros cien días de AMLO» destaca cinco factores para explicar la alta aprobación de Andrés Manuel con la ciudadanía, entre ellos su estilo cercano de gobernar; la expectativa de mejora que sigue al hartazgo de los gobiernos anteriores; un Gobierno de acciones rápidas, aunque —asegura— con poca planeación y problemas en su implementación; además, destaca la estrategia de comunicación que utiliza, misma que describe como un lenguaje común y cercano. Por último, hace hincapié en el planteamiento constante, descrito como una lucha del bien contra el mal, «donde el mal es el neoliberalismo y el bien es la Cuarta Transformación», señaló. 

Ante ello, Carlos Ramírez detalló para esta casa editorial cómo AMLO ha logrado pasar de una narrativa de cierto pesimismo que prevalecía previamente a una narrativa de un optimismo desbordado que se ve retratada en encuestas y en la confianza del consumidor: «Dicho eso, se ha abierto una brecha de lo que es la expectativa y la realidad, porque la realidad dura de las cifras, de las variables económicas y de las de seguridad, muestran por un lado una desaceleración muy importante de la economía, que tiene como resultado y como consecuencia una desaceleración de la creación de empleos, una caída notoria de la inversión privada, y todo eso a la par de índices delictivos y en general un clima de inseguridad en el país que no ha mejorado en estos primeros tres meses, y que no tendría por qué haber mejorado», explicó. 

Ramírez etiquetó la estrategia en materia de seguridad como una de las grandes incógnitas del actual Gobierno. Destacó para EL DEBATE que hasta ahora lo que han visto del documento que se publicó por parte del secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, con la Guardia Nacional es que no muestra una estrategia: «Se podrá contar con la Guardia Nacional, pero eso no quiere decir que va a resolver el problema de seguridad», sostuvo. 

Principales riesgos 
Con una maestría en políticas públicas por la London School of Economics y otra en política económica por la Universidad de Columbia, en Nueva York, el investigador añadió que la brecha que se ha abierto entre la expectativa y la realidad es hoy por hoy el principal riesgo para el presidente Andrés Manuel López Obrador, porque eventualmente las personas —dijo— van a empezar a aterrizar, nuevamente, en la realidad, esto sumado a una posible crisis económica que venga desde el exterior y que provoque una situación de inestabilidad en el país o temas de corrupción dentro de su partido, Morena, o funcionarios de Gobierno:

Nuestra apreciación es que es muy probable que estos índices de popularidad se mantengan altos, porque también es cierto que hay una aceptación del presidente que pareciera ya ser estructuralmente sólida y que no necesariamente va a variar en función de la coyuntura económica del momento. Esos índices se podrían quedar un buen tiempo, hasta el año 2021», comentó. 

El reporte de Integralia Consultores puntualiza que el presidente ha tomado decisiones políticamente rentables, como la eliminación de la pensión a los expresidentes o abrir Los Pinos a la ciudadanía y deshacerse del avión presidencial, ente otros: «A pesar de datos económicos desalentadores, las encuestas muestran que los mexicanos se sienten más seguros y consideran que la economía está mejorando. La esperanza parece más poderosa que las cifras», citó. 

Con la modalidad de comunicación 24/7, de conferencias todas las mañanas, así como la utilización de redes sociales, el reporte de Integralia explica que AMLO utiliza un nuevo modelo de comunicación política que tiene tintes de propaganda. 

Control del discurso político 
Por un lado, manifiesta que las conferencias matutinas tienden a ser un acto político en el que el presidente justifica retóricamente sus decisiones de Gobierno frente a los medios, que estarían asumiendo un rol pasivo, tomando como válidas las afirmaciones del presidente sin cuestionarlo de manera incisiva o evaluando su veracidad. Esto —responde— no abona a la rendición de cuentas efectivas; sin embargo, ha resultado altamente rentable para el mandatario. 

El estudio coordinado también por la consultora Ximena Mata destaca a su vez que una buena comunicación gubernamental busca informar, rendir cuentas, generar certidumbre y construir consensos; mientras que la propaganda busca generar lealtad a una persona o partido usando el conflicto y el contraste mediante la activación de emociones, el manejo de símbolos y la polarización: «Cuando el Gobierno comunica, busca aprobación. Cuando usa propaganda, busca control», cita.

«Los primeros cien días de AMLO» expone un ejercicio en el que destaca cinco dilemas de la comunicación presidencial: monólogos vs. rendición de cuentas; adversarios vs. ciudadanos; propaganda vs. comunicación; posverdad vs. hechos; así como intenciones vs. resultados. De los anteriores, el que más destaca Carlos Ramírez en entrevista es posverdad vs. hechos. Según explicó a EL DEBATE, hay desde la Presidencia una tendencia a, por un lado, ignorar las cifras, los eventos, los indicadores que son negativos, y, obviamente —dijo— destacar los positivos: «Pero los negativos muchas veces contrarrestarlos con datos alternativos, una cosa que se llama la posverdad, el uso de datos que son no necesariamente ciertos, que ayudan a un Gobierno a resaltar que las cosas van mejor de lo que están, incluso contradiciendo los datos oficiales, y es lo que está pasando con los indicadores de seguridad», señaló.

El reporte señala que México estaría entrando a una etapa de hegemonía democrática y cuestiona si eso sería positivo para el país. Ante ello, Carlos Ramírez explicó que la democracia mexicana lleva veinte años en operación, con un sistema político en donde permanecía la hegemonía de un solo partido, que era el PRI, el cual prácticamente mantuvo el poder de la vida política durante setenta años. Indicó que esa hegemonía ocurrió sin democracia en un país donde no se daba una transición y más bien era una hegemonía semiautoritaria; es decir, bajo un sistema político semiautoritario: «La diferencia es que ahora hay indicios, incipientes, pero bastantes claros, de que podríamos revivir esa hegemonía, pero ahora en el marco de un entorno democrático, ahí lo que señalamos en el reporte: ¿es esa hegemonía democrática necesariamente mala?», abundó. Ante ello, puntualizó que mientras siga siendo democracia, no importa que sea hegemonía. 

Entre los ejemplos que destaca el reporte de hegemonía democrática están los nuevos nombramientos administrativos, como los superdelegados, que —describe— le permiten al presidente la administración directa de recursos públicos federales en cada entidad y, a su vez, se convierten en candidatos naturales para la gubernatura de la entidad. En mayor o menor medida, disputan la preeminencia política al gobernador. «El riesgo que vemos es que también hay indicios de que la concentración del poder podría derivar en ciertos instintos más autoritarios de parte del Gobierno, que es lo que hay que monitorear en los próximos años», explicó. 

Políticas públicas y costo 
En el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019 se asignaron un total de 180 mil millones de pesos para los seis programas sociales que serán el núcleo de la política social, como Jóvenes Construyendo el Futuro; Pensión para el Bienestar de Adultos Mayores; Pensión para el Bienestar de Personas con Discapacidad Permanente; Producción para el Bienestar; Microcréditos para el Bienestar; y, finalmente, Sembrando Vida, mismos que tienen como objetivo atender a alrededor de 16 millones de personas mediante la entrega de recursos de manera directa. Sin embargo, el reporte del arranque de la gestión de AMLO destaca que al 4 de marzo del 2019, de estos seis programas, Pensión para el Bienestar de Adultos Mayores era el único que contaba con reglas de operación; mientras que los demás contaban solamente con lineamientos para su ejecución. Explica que los lineamientos, a diferencia de las reglas de operación, carecen de aspectos técnicos y operativos, además de que tienen poca claridad en cuanto a los mecanismos de evaluación, control y fiscalización.

Asimismo, analiza que en una proyección realizada a fines del 2018 se estimó que el valor presente de los programas de adultos mayores y discapacitados y el de Jóvenes Construyendo el Futuro en sus dos vertientes de becas y capacitación equivaldrían a 54 por cierto del PIB del 2019 al 2070, con una curva creciente de gasto en el tiempo. El programa de adultos mayores, por sí solo, costaría 38 por ciento del PIB. 

Relaciones internacionales
AMLO será el primer presidente en más de veinte años en cumplir cien días en el cargo sin haber sostenido un encuentro bilateral con su homólogo estadounidense. Zedillo, Calderón y Peña se reunieron con el presidente de EUA en turno inclusive antes de asumir el cargo, describe el reporte. Ante esto, Carlos Ramírez enfatizó que la estrategia de Andrés Manuel o de la Secretaría de Relaciones Exteriores es no hacer nada y en su caso buscar no confrontar al Gobierno estadounidense abiertamente, siendo así una política exterior muy distinta a la política exterior de las anteriores Administraciones.

Carlos Ramírez añadió que las expresiones del presidente Andrés Manuel, en las que señala que la mejor política exterior es la política interior, se pueden volver eventualmente delicadas al autocensurarse y no expresarse en cuestiones diplomáticas, como lo ocurrido en Venezuela, por ejemplo: «Porque en el caso de los Estados Unidos, hay una negociación de un tratado de libre comercio que está pendiente, hay un costo por no haber asumido una postura más agresiva como en el caso de Venezuela, y pasa en muchos temas», sostuvo. 

En años recientes, Integralia destaca que el número de mexicanos aprehendidos en la frontera por intentar cruzar de manera ilegal ha disminuido considerablemente, pasando de un máximo de 1 633 883 en 2000 a 130 454 en 2017. Sin embargo, abunda que la crisis en la frontera continúa siendo uno de los temas más recurrentes en los discursos de Donald Trump. Incluso, se le ha permitido al Gobierno de EUA enviar más de 120 migrantes de distintas nacionalidades que solicitaron asilo en territorio estadounidense de regreso a Tijuana mientras sus peticiones son evaluadas. Lo anterior indica que ha tenido un costo político para el mandatario mexicano.