No Usar

Sinaloa avanza en aplicación de biotecnología agrícola

Se trabaja en la generación de una planta para producir biotanol utilizando la materia seca de las plantas

Por  Fernanda Ruiz

Gran asistencia se registró en el primer día del simposio.

Gran asistencia se registró en el primer día del simposio.

Guasave, Sinaloa.- En el marco de la segunda edición del  Simposio Internacional Biotecsin, realizado en el Centro Cultural Guasave, se destacaron los grandes avances que se tienen en la aplicación de la biotecnología en Sinaloa.

El coordinador del evento e investigador de Ciidir señaló que más allá del trabajo de investigación que requiere realizar un producto, es la transferencia de las tecnologías a las empresas lo que genera dificultad.

Avances
Ignacio Eduardo Maldonado Mendoza, investigador de Ciidir, informó que actualmente en el centro se está trabajando en la generación de una planta de producción de biotanol a partir de residuos de plantas.

Están pensando utilizar maíz en esta zona, porque tenemos 600 mil hectáreas de maíz y cada hectárea deja entre 16 y 20 toneladas de materia seca que se puede transformar en alcohol y azúcar.”

Maldonado Mendoza mencionó también que se está trabajando en diferentes productos para el control biológico.

“Hay diferentes laboratorios en donde se está trabajando en enfermedades que van desde el moho blanco del frijol, y otros que trabajan también con diferentes insectos que son plaga para muchos cultivos. Hay cuatro laboratorios trabajando en diferentes niveles de desarrollo en productos de biocontrol y tenemos un producto que ya fue probado en campo y que funciona, prosiguiendo la etapa de transferencia.”

Dificultades
El investigador detalló que para que un producto sea comercializado pueden tardar hasta 10 años, desde la investigación, la elaboración, y la adquisición de la patente.

Al ser cuestionado sobre la dificultad que representa pasar de la investigación a la aplicación de las biotecnologías, Ignacio Eduardo explicó que sí es complicado, pues se requiere de un proceso de transferencia de esas tecnologías a las empresas, además del costo que esto conlleva, sin embargo enfatizó que no faltan recursos, sino más bien personal con conocimientos sobre transferencia.

Es complicado pasar de la investigación a la aplicación, porque no somos todólogos los científicos, nosotros terminamos hasta un punto en el que la transferencia tiene que ser hecha por alguien que sepa y para eso nos apoyamos con consultores y gente que nos ayuda a generar patentes o licencias de estos productos.”

Referente a los costos de la adquisición de patentes y de la aplicación de las tecnologías, Maldonado Mendoza explicó que esos gastos son absorbidos por el Instituto Politécnico Nacional.

“Claro que todo cuesta, mantener por ejemplo una patente genera un gasto anual, pero el Politécnico está preparado para absorber esos gastos desde que va a meter una patente.”

Apoyo a productores
El investigador comentó que en el Ciidir siempre están  en  busca  de  productores que quieran implementar biotecnologías en sus cultivos, porque así los ayudan  a  estar  más  cerca de la aplicación de los productos  que  ellos  realizan, y  aunque  aclaró  que  se utilizarían productos que están a prueba, cuentan con especialistas en otras áreas para acompañar al productor en todo el proceso.

“Nosotros hacemos algunas pruebas de campo y siempre andamos buscando productores que quieran probar este tipo de productos porque eso nos acerca más a la aplicación y muchas veces nuestro producto puede ayudar, pero también  el  manejo  del  cultivo es importante y nosotros podemos acompañarlos en todo el proceso”, finalizó.