Don Isidro será operado en el Hospital General de Los Mochis

Le diagnosticaron cáncer de colon y le extirparon un tumor; su enfermedad le impide trabajar y no puede pagar por atención médica. Su historia conmovió corazones

Por  Marisela Jolie

Don Isidro recibe atención médica en el Hospital General de Los Mochis.(EL DEBATE)

Don Isidro recibe atención médica en el Hospital General de Los Mochis. | EL DEBATE

Los Mochis, Sinaloa.- Isidro Indalesio Robles Valenzuela, de 52 años de edad, vive con sus hijos en uno de los hogares más humildes del ejido Goros II. En 2015 le diagnosticaron cáncer de colon en el Seguro Social de Los Mochis y, después de dos meses, le extirparon un tumor.

Toda su vida ha trabajado en el campo, ganando 100 pesos diarios como jornalero. Pero desde hace años su enfermedad le impide trabajar, y tampoco puede pagar por atención médica ni el seguro.

A pocos minutos de ser contada, la historia de don Isidro conmovió corazones: personas de diferentes lugares de México y Estados Unidos se comunicaron con él para ayudarlo. Foto: EL DEBATE

Una visita inesperada

A pocos minutos de ser contada por EL DEBATE, la historia de don Isidro conmovió corazones: personas de diferentes lugares de México y Estados Unidos se comunicaron con él para ayudarlo. Y una mañana, una visita inesperada llegó a su humilde hogar para cambiar su vida: Francisco Ayala López, subdirector del Hospital General de Los Mochis, fue a conocerlo y a cumplir una encomienda del secretario de Salud de Sinaloa, Efrén Encinas Torres.

Por indicación del secretario de Salud, Efrén Encinas, vamos a hacer un diagnóstico de la situación de nuestro amigo Isidro, para saber lo que le podemos ofrecer a través de la Secretaría de Salud y del Hospital General de Los Mochis”, puntualizó.

Francisco Ayala López, subdirector del Hospital General de Los Mochis, fue a Goros II a conocer a don Isidro y ofrecerle atención médica en el Hospital General de Los Mochis por  encomienda del secretario de Salud de Sinaloa, Efrén Encinas Torres. Foto: EL DEBATE

La enfermedad le robó la paz durante mucho tiempo, pero después de cuatro años de angustia y sufrimiento, don Isidro volvió a sonreír.

“Me siento muy agradecido y afortunado, porque tiempo atrás yo no conocía la alegría, mi vida estaba llena de tristeza y ahora las cosas han cambiado y le doy gracias a Dios. Es una bendición que Dios mandó, gracias a ti y a todas las personas que me apoyaron, en verdad muchas gracias”, expresó.

La noticia lo llenó de esperanza porque sabía que su vida y la de sus hijos ya no sería la misma. “Ojalá que sí quede bien de mi cuerpo para seguir con mi vida normal y atender a mis hijos, ellos son mi prioridad, son mi fortaleza; hubo momentos en los que caía y me levantaba, gracias a ellos que me dieron un apoyo muy grande, porque me decían: papá, sigue adelante, no te des por vencido, y por eso estoy bien. Ahorita ando en las nubes, verdad de Dios, estoy muy feliz, muy contento por esta visita que recibo. No encuentro palabras para agradecer tanta felicidad que siento, tanta alegría, gracias”.

Don Isidro acudió al Hospital General de Los Mochis para recibir atención médica, le realizaron un ultrasonido abdominal, pruebas de laboratorios, una radiografía de tórax y un electrocardiograma. Foto: EL DEBATE

Atención médica

Acudió al Hospital General de Los Mochis para recibir atención médica. Le realizaron un ultrasonido abdominal, pruebas de laboratorios, una radiografía de tórax y un electrocardiograma. El jefe del Departamento de Cirugía del nosocomio, Daniel Rosas Salas, le informó que requiere una reconexión intestinal para poder llevar una vida normal.

“Es una reconexión intestinal o restitución de tránsito intestinal, es una anastomosis del segmento del intestino delgado al intestino grueso. El primer segmento del intestino grueso fue el que se retiró en la cirugía por la presencia del cáncer. El intestino grueso o colon tiene cuatro segmentos. El primero es el colon ascendente, que es donde él tenía el problema, y ahí se realizó una sección del mismo, y el segmento intestinal corto quedó hacia fuera, que es por donde se realizan las evacuaciones, eso es lo que se realiza en ese tipo de cirugías. El tiempo y la evolución que él ha tenido, poder comer bien, poder realizar sus evacuaciones aunque de una manera antinatural, han sido satisfactorias; lo que se requiere hacer es una reconexión de esos segmentos para que todo el tránsito intestinal sea normal”, aseguró.

En el Hospital General de Los Mochis le ofrecieron mejorar su calidad de vida, y conmovido por las palabras de los médicos, don Isidro rompió en llanto.

“Me siento muy contento por lo que escuché, porque sí hay manera de reconectar mi cuerpo y volver a mi vida normal, que era lo que yo deseaba, para poder trabajar y atender a mis hijos. Quiero agradecer a las personas que me apoyaron durante este tiempo con cosas materiales y a los que me apoyaron económicamente. Gracias por sus oraciones, Dios los bendiga a todos, muchas gracias”.

El jefe del Departamento de Cirugía del nosocomio, Daniel Rosas Salas, le informó que requiere una reconexión intestinal para poder llevar una vida normal. Foto: EL DEBATE

Lo van a operar

Después de ser valorado por un cardiólogo. El director del Hospital General de Los Mochis, Sergio Loza Rivera, le dio la noticia más importante de su vida: será operado el próximo 11 de marzo.

“Hoy estamos muy contentos de decirle que tenemos muy altas posibilidades, vamos a resolver este caso, vamos a operar aquí a don Isidro y vamos a hacer todo lo posible para hacer su reconexión intestinal y devolver este paciente a la sociedad para que trabaje, se reintegre y apoye a sus hijos. Tenemos mucha fe en nuestro personal, en nuestros cirujanos, y tenemos muy buena resolución de estos casos. Entonces esperemos que en unas semanas, don Isidro ya esté totalmente reconectado y recuperado en su casa”, manifestó.

Después de ser valorado por un cardiólogo, el director del Hospital General de Los Mochis, Sergio Loza Rivera, le dio la noticia más importante de su vida: será operado el próximo 11 de marzo. Foto: EL DEBATE

Las palabras no eran suficientes para expresar el gozo que sentía su corazón; su voz se quebraba y el aire faltaba, pero don Isidro dio las gracias. “Es una gran sorpresa, es una alegría que me da escuchar las palabras del doctor aquí presente, y me siento muy agradecido tanto con usted y con los doctores que me van a apoyar en la cirugía, muchas gracias, se los agradezco de todo corazón y mis bendiciones para todos, muchas gracias”, externó.

Y en ese momento de felicidad, don Isidro pensó en sus hijos, quienes lo alentaron a seguir cuando estuvo a punto de rendirse.

Seguro se van a alegrar mucho porque ellos también querían que yo estuviera bien para ayudarlos, y a las personas que ocupen de mí, claro que yo voy a estar para todos”.

Don Isidro sobrevivió al cáncer y su historia brinda esperanza, demuestra que la gente de buena voluntad abunda y que los milagros sí existen.