En Sinaloa no se tiene el riesgo de una explosión

Heriberto Félix Díaz reitera que en la entidad no se ha tenido problema de abasto de combustible; precios bajos es a consideración de empresarios

Por  Lupita Gámez

Gasolineros garantizan que el traslado de combustible en el estado es seguro.(Libertad Montoya/ EL DEBATE)

Gasolineros garantizan que el traslado de combustible en el estado es seguro. | Libertad Montoya/ EL DEBATE

Los Mochis, Sinaloa.- A diferencia de lo que pasó en Hidalgo en donde explotó un ducto de Pemex que dejó decenas de muertos, en Sinaloa no se corre ese riesgo, consideró Heriberto Félix Díaz.

El presidente de la Proveedora y Comercializadora de Hidrocarburos en el centro y norte del estado recordó que desde hace más de seis meses, aproximadamente, en la entidad se tomó la decisión de cerrar por un tiempo algunos ductos; sin embargo, esto no generó problemas.

Explicación

En ese sentido, asentó que el combustible desde entonces se distribuye única y exclusivamente por la vía terrestre desde Topolobampo que es a donde llegan los buques para trasladar el material a otros municipios.

Aquí desde hace más tiempo se cerraron los ductos, no están trabajando de aquí a Culiacán, todo es por rueda y eso evitará accidentes porque no hay ese riesgo de que estén manipulando la gasolina, indicó.

Heriberto Félix, líder gasolinero. Foto: EL DEBATE 

De igual forma, lamentó el trágico suceso y destacó que el hecho de que se frote ropa de poliéster que esté mojada de gasolina, ya representa un riesgo.

Medidas de seguridad

Félix Díaz mencionó que independientemente de las condiciones de los ductos de Pemex, los empresarios gasolineros han tomado ciertas medidas de seguridad, incluso algunas de ellas no son aceptadas por el cliente, tal como el no uso de celulares.

Nosotros, por ejemplo, nos negamos a prestar el servicio si el cliente está usando el celular, les decimos que lo dejen, y mejor se van.

PARA ENTENDER...

Incendio de ducto deja casi 100 muertos

Fue el pasado viernes cuando una toma clandestina de combustible en Tlahuelilpan, Hidalgo, cobró la vida de casi 100 personas y dejó a otras más gravemente heridas.

Durante la tarde de ese día, vecinos del lugar comenzaron a robar el combustible, luego de que el ducto fuera roto.

Por un lapso de dos horas, los habitantes acarrearon cubetas, botellas y garrafones a fin de llevarse el producto. De pronto las cosas se salieron de control al estallar el ducto.

Hasta el momento, autoridades federales realizan el levantamiento de cenizas y demás restos que quedaron luego de la tragedia, al tiempo hacen pruebas de ADN para confirmar identidad.