No Usar

Héctor venció la insuficiencia renal

Durante cinco años se sometió a un tratamiento severo en la que recibía quimioterapias y grandes cantidades de cortisona

Por  Hugo Mora

Héctor “venció” la insuficiencia renal.(Cortesía)

Héctor “venció” la insuficiencia renal. | Cortesía

Los Mochis, Sinaloa.- Fue el dos de marzo de 2014 cuando a Héctor Fernando Ramos López se le detectó insuficiencia renal y fue sometido de manera urgente a un tratamiento de cinco años en la que recibió grandes cantidades de cortisona y quimioterapias, así como a una estricta dieta para nivelar las proteínas que su cuerpo estaba expulsando en extensas cantidades.

Hoy, gracias a este tratamiento, Ramos López ha “vencido” la insuficiencia renal y se mantiene en la lucha para no darle oportunidad a la enfermedad de regresar nuevamente. 

Historia

Luego de presentar malestares acudió a realizarse un examen general de orina y en los resultados se le diagnosticó que estaba perdiendo en grandes cantidades proteínas, por lo que de inmediato fue canalizado con un especialista que le advirtió que pudiera tratarse de un cáncer. Luego de diversos estudios este padecimiento salió negativo; sin embargo, se le había detectado que sus riñones estaban inflamados. 

Posterior a esto acudió al nefrólogo mochitense Javier Ibarra Hernández, quien le diagnosticó insuficiencia renal y le dijo que se tenía que someter al tratamiento de inmediato para poder “reversear” la enfermedad.

“En ese momento me dijo que me iba a dar quimioterapias y cortisona en grandes volúmenes para desinflamar los riñones e inhibir el sistema inmune para dar más vida a los riñones. Me empezaron a dar quimioterapias, cortisona y otra serie de medicamentos, en las cuales en el paso del tiempo de 8 a 10 meses los niveles de proteínas empezaron a bajar a parámetros normales”. 

Los efectos secundarios del tratamiento eran severos. Héctor Fernando seguidamente tenía fuertes dolores de cabeza y dolor de articulación y al fin de dos años logró estar en condiciones normales para seguir solamente una dieta estricta y con el tratamiento médico.

“Este doctor es un ángel, su calidad humana, se portó ‘al cien’, como decimos los sinaloenses, estuvo pendiente de mí. Se llevó a cabo una serie de exámenes finales para retirarme las quimioterapias y la cortisona, y hasta ahorita mis riñones están funcionando a un cien por ciento. Yo recomiendo mucho los exámenes frecuentes de orina sean una vez o dos veces por semana. Todo tiene solución si nos ponemos en mano de un doctor cada dos años para estarnos checando la presión, la orina y la diabetes, que son los principales factores que se desarrolle la insuficiencia renal, todo esto una vez al año como mínimo y todo casi al 90 % de lo renal tiene solución”. 

Apoyo

Señaló que durante su tratamiento tuvo distintas complicaciones dentro del ámbito familiar y laboral en las que se sentía sin ganas de hacer nada, lo que provocó una depresión. 

“Enfermas a la familia también, le transmites lo malo, hasta que el doctor habló conmigo y me dijo ‘Fernando, tú no puedes estar esperando la insuficiencia renal o la diálisis  sentado, sino trabajando, parado, de pie, de frente. Agarrar la enfermedad como venga y afrontarla’. Esas palabras me cimbraron a mí a tal grado que dije que me pongo en manos de Dios y pondré todo de mi parte y que sea porque ya viene la enfermedad por default y no porque venga por darle un descuido”. 

“Toda mi familia fue un apoyo hacia a mí. Al momento de que te diagnostican y te dan esa noticia le empiezas a perder el sabor de las cosas, empiezas a decir ‘ya para qué, no tiene caso, no vale la pena’; realmente tiene que luchar a como vengan las cosas, al toro por los cuernos. Es un proceso muy difícil. Aún existe el temor de que la enfermedad se vuelva a presentar, y si se vuelve a presentar hay que volverla a atacar con la esperanza de estarla controlando y hacer lo menos que se pueda de desarreglos. Hacer ejercicio, cuidarse en la alimentación, y  con el apoyo de la familia se puede salir adelante”, agregó.