No Usar

Niños con síndrome de Down disfrutan un día en Trapiche

Estudiantes del Centro de Atención Múltiple 2  tuvieron recorrido guiado; estudiantes de UPES reciben charla de cómo tratar a este tipo de alumnos 

Por  Hugo Mora

Niños con síndrome de Down disfrutan un día en Trapiche Museo Interactivo.(Libertad Montoya/ EL DEBATE)

Niños con síndrome de Down disfrutan un día en Trapiche Museo Interactivo. | Libertad Montoya/ EL DEBATE

Los Mochis, Sinaloa.- Estudiantes del Centro de Atención Múltiple (CAM) número 2 visitaron las instalaciones del Museo Interactivo Trapiche y disfrutaron de un recorrido guiado por las principales salas del recinto.

Entre los visitantes especiales se encontraban estudiantes con síndrome de Down, quienes no dudaron ni un segundo en conocer cada rincón de Trapiche

Estudiante del CAM 2 se divierte en Trapiche. Foto: Libertad Montoya/ DEBATE

Esta visita se realizó en el marco del Día Mundial del Síndrome de Down, en el que se busca crear conciencia de este padecimiento y celebrar las contribuciones de las personas en sus distintas áreas en las que se desempeñan, así como resaltar la autonomía e independencia que deben tener.

También ayer, al Museo Interactivo Trapiche asistieron estudiantes de la Universidad Pedagógica del Estado de Sinaloa (UPES), quienes recibieron una conferencia de cómo comprender y tratar a un estudiante con este padecimiento. 

Estudiantes del CAM 2 se divierten en Trapiche. Libertad Montoya/ DEBATE

Padecimiento 

De acuerdo a la psicoterapeuta Celia Fernanda Ramos López, el síndrome de Down ocurre durante la formación del bebé en el vientre de la madre, en el que ocurre una alteración del cromosoma número 21 y aunque hasta el momento se desconoce por qué ocurre, hay diversos factores.

Se conoce que hay factores de riesgo como la edad de mamá, aunque también se da en madres muy jóvenes. 

Según la Dirección General de Información en Salud, se estima que uno de cada mil niños, incluso uno de cada un mil cien nacimientos, es un niño con síndrome de Down”, agregó.

Los pequeños disfrutaron de las burbujas. Foto: Libertad Montoya/ EL DEBATE

Discriminación

Ramos López señaló que aunque todavía hay discriminación contra los pacientes con este síndrome, afortunadamente con la propagación de la información a través de los medios digitales la inclusión se ha estado dando y muchas personas con este padecimiento pueden superarse y desarrollarse adecuadamente en sus ámbitos de trabajo o profesión.  

Ellos pueden lograr ser muy grandes personalidades, ya hay muchísimos ejemplos de personas con discapacidad teniendo mucho éxito en el área en el que se desenvuelven.

Estudiantes de UPES estuvieron en conferencia. Foto: Libertad Montoya/ EL DEBATE

“Si yo veo con amor a la otra persona, lo que va hacer es que desarrolle su independencia y que pueda hacer sus cosas, que él pueda desarrollarse en el área que él quiera para que logre sus metas, ese es el objetivo que tiene que tener la sociedad para que sea más incluyente”.

Los pequeñines se divirtieron mucho en Trapiche. Foto: EL DEBATE

La integrante de la asociación Abriendo Caminos Down, María Guadalupe Villa, señaló que se ha avanzado con las tecnologías para que exista una mayor apertura en la sociedad, la cual debe aprender a mirar a los pacientes como personas y no como alguien “especial”.

“Que nos demos la oportunidad de asistir a pláticas y conferencias porque no se sabe si algún día nos tocará a nosotros y no debemos de tener miedo, pues son retos de la vida”. 

Juan Carlos posa para la cámara de EL DEBATE. Foto: Libertad Montoya/ EL DEBATE

ENTREVISTA

"Osmar es muy hiperactivo, muy inquieto"

  • Deyaniré Lugo Silva, mamá con un hijo down Relata cómo es la vida diaria con este padecimiento e invita a la inclusión
Deyaniré Lugo Silva. Foto: Libertad Montoya/ EL DEBATE

Osmar Leonel Fernández es un niño con síndrome de Down que asiste de lunes a viernes junto a su mamá,  Deyaniré Lugo Silva, al Centro de Atención Múltiple (CAM) número 2 a recibir su educación como cualquier otro niño, y es su madre quien relata cómo es la vida cotidiana con esta modificación genética. 

¿Cómo es un día normal con Osmar?

La actividad diaria en las mañanas para ir a la escuela, Osmar se levanta inquietísimo. ‘Osmar vamos a ir a la escuela’ y corre y se tapa con la cobija, entonces es agarrarlo y cambiarlo, lavarle los dientes. Uno tiene que estarlo ayudando y apoyándole, siempre estar ahí con él, es una constancia por su hiperactividad.

Es muy inquieto...

Es muy curioso, desde chiquito ha sido muy curioso. Él sabe las cosas para qué son, no se concentra pero es muy curioso. El necesita siempre de una persona que lo está guiando, a veces falta por enfermedad, o por la economía, una educación para un niño especial sí es caro. 

¿Es difícil cuidarlo?

Sí es difícil porque es un niño con mucha hiperactividad, es muy inquieto, es lo que a él le interesa, él necesita medicamento para ir a la escuela, necesita sombra, para salir es muy inquieto y muy curioso. La curiosidad es de tocar y agarrar todo. 

¿Cómo es Osmar?

Es alegre. Cuando sale uno con mucha gente se altera pero estando en casa es tranquilo, es alegre, se entretiene con el teléfono. La gente lo altera.

¿Qué le gusta a Osmar?

De todas las comidas, le gusta mucho agarrar el teléfono y jugar con él, las caricaturas...

¿Ha experimentado algún tipo de discriminación?

La mayoría de la gente no están acostumbrados, a veces se le quedan mirando. Se le queda viendo la gente.

¿Qué se debe mejorar en México para que exista una mejor inclusión?

Qué bonito estaría que a los niños se les hablara de las discapacidades, a las personas adultas, la mayoría de la gente que no sabe de las discapacidades. Debe haber más conciencia en México.