Veda al camarón sume en situación difícil a los campos pesqueros

Durante los próximos meses del año, los pescadores de la región dependerán de la captura de jaiba y las especies de escama

Por  Javier Vega

Algunos pescadores optaron por sacar del agua sus embarcaciones por las bajas capturas de escama.(EL DEBATE)

Algunos pescadores optaron por sacar del agua sus embarcaciones por las bajas capturas de escama. | EL DEBATE

Los Mochis, Sinaloa.- En una situación sumamente crítica quedaron los distintos campos pesqueros del norte del estado al imponerse a partir de las 8:00 horas del viernes 15 de marzo la veda total para la captura de su especie más preciada: el camarón.

En un recorrido efectuado ayer por reporteros de este matutino por los campos pesqueros de la región se constató el desánimo y la desesperanza en que quedaron los  hombres del mar al prohibirse su principal pesquería, porque durante los próximos meses del año  tendrán que depender y subsistir sólo de la captura de la jaiba y de las especies de escama, pero lamentablemente estas no les generará los mismos resultados económicos  que obtendrían con la comercialización del crustáceo, por lo que prevén problemas para lograr la manutención de sus familias y para cubrir los gastos de sus hijos que todavía están en edad escolar.

Durante el recorrido se percibió un escenario común en los diferentes campos pesqueros: la flota pesquera de bahías, conformada principalmente por pangas, ya se encontraban inactivas casi en su totalidad, y solo una parte mostraban actividad en la captura de jaiba y de pescado. 

Baja actividad. Un pescador del campo pesquero Paredones termina por amarrar su panga. Las condiciones se ven complicadas para los pescadores para los próximos meses del año. Foto: EL DEBATE

Topolobampo

Guillermo Flores Ramos, presidente de la Cooperativa Ribereños de Topolobampo, indicó que con la veda al camarón que acaba de entrar se van a poner las cosas más complicadas en el sector pesquero porque paralelamente se están presentando complicaciones en la captura de las especies de escama y todo esto viene a complicar aún más al pescador.

Explicó que en la zona pesquera del Farallón se presentó un descenso muy notorio en la producción de especies de escama derivado de una corriente que trajo mucha población de aguamala y el pescado no quiere moverse porque les teme.

“La situación es tan grave que ya ahorita varios compañeros están emigrando para la Baja California, donde se les presenta la opción de pescar con embarcaciones de esa misma zona y están optando por viajar en el barco que cubre la ruta hacia La Paz, porque tienen que buscar finalmente el sustento para sus familias”, explicó.

Escama. Pescadores de la Cooperativa Ribereños de Topolobampo extraen la pulga a las especies de escama que lograron capturar durante la noche del viernes. Foto: EL DEBATE

Indicó que de lo único que dependen ahorita es de un poco de jaiba que se está sacando que les está arrojando capturas de jaiba macho desde los 30 kilos, de jaiba hembra los 20 kilos y de jaiba azulita los 30 y los 40 kilos, lo que permite sacar de perdida para llevar algo de alimento a sus familias.

Guillermo Ramos señaló que todo esto genera un ambiente complicado, por lo que es necesario que este año los apoyos del programa bajen más rápido, por lo que hace necesario que desde este momento las autoridades federales volteen sus ojos para vean la difícil situación en que se encuentran los campos pesqueros y aterricen los programas en su apoyo.

Topolobampo Un pescador avanza hacia su embarcación para terminar de bajar los aditamentos de pesca. La situación se ve difícil en este campo pesquero. Foto: EL DEBATE

El Colorado

Por su parte, el pescador Dolores Ochoa, del campo pesquero El Colorado, señaló que los meses que se les vienen encima serán  sumamente difíciles porque solo dependerán de la pesca de escama, pues incluso en dos meses más les vedarán también la jaiba y otras especies como el tiburón y la mantarraya .

Veda es necesaria 

José Alfonso Chaparro, presidente de la Federación de Cooperativas Pesqueras Siglo XXI, manifestó que sí hay un impacto negativo en el sector por la entrada en vigencia de la veda para la captura de esta especie,  la cual fue determinada por las autoridades nacionales de pesca, con base a los muestreos realizados del producto, pero finalmente debe entenderse y valorarse que la medida es necesaria para la preservación de la especie, por lo que los pescadores la van a respetar.  

Dio a conocer que la prohibición permitirá que el poco producto que hay en la bahía se reproduzca durante los próximos meses del año y una vez que se reabra la captura le brinde fortaleza a este sector de donde depende la economía de miles de pescadores que habitan los distintos campos pesqueros junto con sus familias, las cuales normalmente también se emplean en las tareas de descabece y en otras labores que surgen en el desarrollo de la actividad pesquera.

Explicó que la economía de los campos pesqueros se sustentará de la captura de la jaiba, segunda especie en importancia para los pescadores y en la captura de guachinango y otras especies de escama que regularmente se obtienen en esta época del año.

Embarcaciones paradas. Panorama en el campo pesquero El Colorado. Foto: EL DEBATE

Empleo temporal

Chaparro Bojórquez informó que la próxima semana habrán de reunirse en la Ciudad de México con las autoridades de la Conapesca y solicitarán la puesta en marcha de programas que le permitan salir adelante al sector, particularmente en estos meses tan complicados del año. 

Aunque el secretario de Pesca y Acuacultura, Sergio Torres Félix, ya anunció el viernes una inversión inicial superior a los 72 millones de pesos,  para apoyar a las familias de los pescadores sinaloenses durante este periodo. Son 40 millones de pesos para el programa Empleo Temporal.

Pescado. El pescador Dolores Ochoa, del campo pesquero El Colorado, muestra un poco del producto obtenido en la labor de captura. Foto: EL DEBATE

Producción

El director de Normatividad de la Comisión Nacional de Acuacultura y camarón, Raúl Villaseñor Talavera, explicó que la pesquería del camarón ocupa el primer lugar en valor en el Océano Pacífico, la segunda en volumen con una producción promedio anual de más de 30 mil toneladas de las diferentes variedades de camarón.

Añadió que aunque no tienen los números oficiales de la temporada 2018-2019, podrían superar las 36 mil toneladas de camarón.