Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Los Mochis

"Los mexicanos hablamos mucho y participamos poco"

Billy Chapman Moreno sorprende a los maestros de la Magisterial

Por: Lupita Gámez

Billy Chapman Moreno sorprende a los maestros de la Magisterial.(EL DEBATE)

Billy Chapman Moreno sorprende a los maestros de la Magisterial. | EL DEBATE

Los Mochis, Sinaloa.- La dinámica era sencilla: los maestros de la Magisterial debían exponer su sentir y sus necesidades ante la presencia de algunos funcionarios municipales encabezados por el alcalde Billy Chapman.

Uno a uno comenzaban a plantear su punto de vista, incluso hubo quien enalteció tanto la intención del funcionario de atender el tema del pluvial, que hasta propuso cambiar de nombre la colonia.

“Es un noble gesto de humildad el que esté aquí con nosotros. Propongo que la colonia se llame Billy Chapman”, gritó eufóricamente uno de los presentes.

Ante ello y en medio de los que murmuraban diciendo que el vecino era un “barbero”, el alcalde tomó de nuevo el micrófono y dijo: “¿alguno de los maestros y maestras me pudiera definir lo que fue la época colonial el barroco?”.

El silencio se apoderó del lugar por unos segundos, hasta que salió una valiente. “El barroco es una forma artística que tiene que ver con el arte que es traída a México y toma formas europeas”.

Al tiempo en que salía la explicación, el alcalde sólo respiraba profundo poniéndose rojo en señal de incredulidad o que no daban la respuesta que él quería.

Insistencia desesperada

“¿Alguien quisiera darme la definición?” volvía a repetir el alcalde, y a lo lejos sólo se escuchó a una de las maestras decir, “No, ya dénnosla usted”. Fue entonces que el desespero se apoderó de Chapman Moreno, quien cuestionó cuántos maestros había en esa reunión. 

Justo en ese momento, el artista Manuel Ayala se levantó y desde la perspectiva artística dio la definición del barroco. Pero tampoco convenció al funcionario, quien con desespero seguía respirando a prisa y movía la cabeza como en señal de rechazo a que ninguno de los presentes dijera lo que quería escuchar.

En ese momento y seguro de sí mismo, preguntó la diferencia entre el novelista mexicano Juan Rulfo y el francés Honoré de Balzac.

“Cuál es la diferencia, entre la, ssshhh (los calla y se escuchan risas), entre la obra artística del más grande escritor Rulfo, si lo recuerdan verdad, y la del maestro Balzac?”, preguntaba ansioso.

Risas y adivinanzas se comenzaron a escuchar, pues nadie de los ahí presentes suponía que Billy lo que deseaba decir era una metáfora.

“Balzac tuvo que escribir cientos de libros y novelas para poder trascender en la literatura universal y Rulfo sólo tuvo que escribir dos libritos”, precisó el alcalde.

“¿Ya me captaron lo que quiero darles a entender?, ¿todavía no?”, insistió con evidente desespero.

“Va pues, con todo mi respeto y toda la humildad y mi consideración para mis queridos profesores: los mexicanos hablamos mucho y participamos muy poco”.

Y así, con la esperanza de que los presentes por fin entendieran, el alcalde Billy Chapman terminó su evento sabatino.

En esta nota: