No Usar

"No te quedes con besos, con te quieros... dilos"

La especialista dice que la pérdida más dolorosa es la de un ser querido,  pero llama a disfrutar la vida porque “finalmente todos nos vamos a morir”

Por  Marisela Jolie

Verónica León de Cuetos, tanatóloga.(EL DEBATE)

Verónica León de Cuetos, tanatóloga. | EL DEBATE

Los Mochis, Sinaloa.- Verónica de León de Cuetos tiene 20 años de experiencia en la tanatología. Es directora de “Déjalos ir con Amor, IAP”, institución sin fines de lucro que lleva 15 años trabajando en la región noroeste de México y ha formado 25 generaciones de tanatólogos. 

¿Qué es la tanatología?

Es una disciplina científica que se encarga de atender los procesos de duelo por distintas pérdidas; puede ser la pérdida de la salud, de un negocio, de propiedades, de empleos, de documentos y de seres humanos.

¿El duelo se supera o se aprende a vivir con él?

Los duelos no se superan, los duelos se integran como parte de la vida. Los duelos implican mucho tiempo, voluntad, fortaleza, ganas de volverle a dar un significado a la vida con lo que dejamos de tener o con lo que perdimos.

¿Cuántos tipos de duelo existen?

En general, hay dos tipos de duelo. El duelo normal, que el 80 por ciento de las personas lo puede integrar y lo puede elaborar. Y hay duelos que son complicados como el suicidio, el homicidio, la muerte súbita, la muerte de los hijos, la muerte que se da en una fecha significativa.

¿Cuál es la pérdida más difícil de superar?

Una de las pérdidas más dolorosas que podemos experimentar es la pérdida de un ser querido. Todas las pérdidas materiales las podemos subsanar, pero la vida ya no se compone. Y especialmente, hay una pérdida muy dolorosa, que es la pérdida de los hijos.

¿Cuál es su mensaje para las familias de los enfermos terminales?

Yo le diría a la gente que tiene enfermos en el hospital: si hay alguien que ya no tiene posibilidades, que la gente entienda que la muerte va a llegar en el hospital o en la casa, la diferencia está en la manera de morir.

Las condiciones son diferentes: morir en el hospital es largo, frío, distante, masivo, solitario; en casa, la muerte de muchas personas que hemos acompañado a bien morir, ha sido tranquila y serena. Hay dos procesos que se han institucionalizado, nacer y morir. Antes se nacía y se moría en la casa; hoy se nace y se muere en el hospital. 

¿Cuál es su misión?

Acompañar a bien morir es una de mis tareas que he decidido desde hace mucho tiempo. Hacer un acompañamiento de cierre cuando las personas están en etapa moribunda. Yo hago un cierre con la familia y cuando se puede con el mismo paciente, para ayudarlo a despedirse.

¿Cómo es la muerte?

La muertes es trágica cuando no la menciono; la muerte es trágica cuando le tengo mucho miedo; pero la muerte puede ser suave cuando es vista de frente, cuando la hemos hablado. La muerte es parte de la vida, por lo tanto tenemos que empezarnos a educar en la muerte para vivir con calidad, para vivir aquí y ahora, y dejar de estar pensando en el futuro.

¿Cuál es su mensaje?

No te quedes con besos, no te quedes con ‘te quieros’, dile a la gente que está viva hoy que la quieres, disfrútala; vive porque finalmente nos vamos a morir.

EL PERFIL

Nombre: Verónica de León de Cuetos
Profesión: Tanatóloga, directora de la institución “Déjalos ir con Amor, IAP”
Trayectoria: 20 años de experiencia en la disciplina de la tanatología.