Empeora manejo de la basura en CDMX

Para solucionar el problema, el Gobierno capitalino licitó una planta termovalizadora que busca transformar la basura en energía para el Metro

Por  Agencia Reforma

Foto: Reforma(Foto: Reforma)

Foto: Reforma | Foto: Reforma

Ciudad de México.- La Administración de Miguel Ángel Mancera tiró a la basura los avances en la gestión de residuos sólidos que se habían conseguido en la Ciudad de México durante el sexenio anterior.

En el Gobierno saliente se incrementó la dependencia que tiene la capital del País de los rellenos sanitarios, y se redujo la separación de basura y el aprovechamiento de residuos orgánicos para hacer composta.

De acuerdo con registros de la Agencia de Gestión Urbana (AGU), encargada los desechos de la Ciudad, en 2012 la CDMX logró reducir a 19 por ciento la cantidad de basura que se enviaba a rellenos sanitarios.

El logro se atribuyó a la implementación de un programa en 2011, donde se otorgaba un bono a los trabajadores de limpia por conseguir que la basura fuera entregada ya separada.

Sin embargo, al cierre de 2013, el 33 por ciento de la basura terminó en tiraderos; en 2014, subió a 36 por ciento; en 2016, a 42 por ciento, mientras que en 2017 cerró con 36 por ciento, lo que representa 1.7 millones de toneladas de las 4.7 millones producidas ese año.

Foto: Reforma

Arnold Ricalde, director de la consultora ambiental Organi-K, explicó que resulta negativo enviar más basura a los sitios de disposición final porque se generan más gases de efecto invernadero en la Ciudad.

Son residuos que no se aprovechan y que ocupan un espacio físico. Generalmente los rellenos sanitarios son una fuente de emisiones de gas porque la mayoría no cumple con la Norma 083 en términos de control de emisiones

Explicó Ricalde.

Además, el aprovechamiento de residuos orgánicos para hacer composta decreció entre 3 y 8 por ciento durante todo el sexenio, respecto al último año del Gobierno de Marcelo Ebrard.

El retroceso fue advertido por la Secretaría de Medio Ambiente capitalina hace dos años, cuando propuso crear una nueva norma de separación que no logró recuperar los niveles que se tenían anteriormente.

Para solucionar el problema, el Gobierno capitalino licitó una planta termovalizadora que busca transformar la basura en energía para el Metro, cuya construcción no ha iniciado y que, según Claudia Sheinbaum, próxima jefa del Gobierno de la Ciudad, será cancelada.