Mazatlán

Aparición de la Virgen a Juan Diego, a mural de relieve

José Luis Tirado Lizárraga sorprende a ciudadanos con su obra en la pared de su domicilio

Por  Blanca Regalado

José Luis se siente feliz por su trabajo y lo que provoca en los vecinos.(Víctor Hugo Olivas)

José Luis se siente feliz por su trabajo y lo que provoca en los vecinos. | Víctor Hugo Olivas

Mazatlán, Sinaloa.- José Luis Tirado Lizárraga tiene 31 años. Es originario de Mazatlán, diseñador, pintor y muralista.

Apasionado de su trabajo, su hijo y su esposa,  desarrolla un mural en relieve en una pared de su domicilio en el Infonavit  Conchi.

Decidió llevar el tema de la aparición de la Virgen de Guadalupe a Juan Diego. Y conforme avanza este trabajo, ha causado la sorpresa no solamente de los vecinos, la noticia  se ha extendido a otras colonias, desde donde  acuden a verlo trabajar.

En sus ratos libres

Hace dos meses empezó su obra. El tallado y el modelado los hace en sus ratos libres. Utiliza su creatividad, sigue los consejos de sus maestros, en especial de Sergio Flores.
Con materiales que incluyen cemento, corcho, varillas, mallas, ha tallado las figuras. 

Explica que la Virgen la trazó en corcho, la talló con un cuchillo, luego la lijó, la pegó a la pared y con unas varillas le puso cemento para el detalle.

Mientras que la medida de Juan Diego la obtuvo de un vecino, al que puso en la posición que aparece en la imagen, le tomó las medidas con alambre, luego las pasó a una varilla para formar el esqueleto y lo forró con cemento.

Para crear la tilma de Juan Diego y el sombrero utilizó malla que fue rellenada con cemento.
Las piedras que se aprecian como si fueran naturales también las creo con corcho y las rellenó con el ingrediente principal, que es cemento.

Mientras que para el decorado de los nopales, magueyes y cactus uso también varilla y cemento, que moldeó con las manos para darle el acabado que requiere cada pieza del mural.

Detalles

José Luis dice que este trabajo estará listo en dos semanas, pues le falta darle color, y para ello  utilizará acrílicos. Combinará colores para darle los tonos a la Virgen y Juan Diego. También le pondrá un cielo y destello al manto de la Virgen.

El muralista hubiera querido tener listo su trabajo el Día de la Virgen, pero no fue posible.
Sin embargo, aún sin terminarlo, el 12 de diciembre, decenas de personas acudieron a cantarle Las mañanitas a la Virgen.

Llevaron veladoras, flores, y hasta el párroco de la colonia le dio la bendición al mural.
Esto para José Luis es gratificante, pues además de asombrar a ciudadanos, también él fue sorprendido por la respuesta.

}