No Usar

Niños piden un alto a la violencia durante consulta

La encuesta también incluye a discapacitados o niños y jóvenes que hablen alguna lengua indígena

Por  El Debate

Algunos de los menores participantes.(Foto: EL DEBATE)

Algunos de los menores participantes. | Foto: EL DEBATE

Escuinapa.- El Instituto Nacional Electoral (INE) realiza en el municipio la Consulta Infantil y Juvenil 2018, donde los niños y jóvenes escuinapenses han participado, plasmando en las boletas la exigencia de poner alto a la violencia y que no se sigan registrando casos como el de Josué Alejandro, un pequeño de 8 años que fue asesinado, golpeado y presuntamente ultrajado en la colonia Pueblo Nuevo.

Óscar Alonso Corona Astorga, encargado de la Consulta Infantil y Juvenil 2018, informó que el módulo para la aplicación de esta encuesta se instaló desde el viernes 17 en la plazuela Ramón Corona y se ha atendido de las 10:00 a las 18:00 horas.

Nueva cultura

La consulta también se ha llevado a diferentes planteles educativos para invitar a los niños y jóvenes a participar aportando sus ideas.

Un alto a la violencia es la exigencia que los niños y jóvenes han planteado en la Consulta Infantil y Juvenil 2018, impulsados por el asesinato del pequeño Josué Alejandro, que fue localizado sin vida en el interior de una vivienda en la colonia Pueblo Nuevo”, expresó Corona Astorga.

La encuesta también incluye a discapacitados o niños y jóvenes que hablen alguna lengua indígena.

“Estamos haciendo la Consulta Infantil y Juvenil con niños de 6 a 17 años. Se están aplicando encuestas sobre equidad de género, la situación en sus escuelas, qué opinan sobre el gobierno, sobre la violencia familiar, los problemas en casa y calle”, explicó.

El ejercicio en Rosario

Con mucho entusiasmo, niños y jóvenes rosarenses participaron en la consulta celebrada por el INE,  que tiene como objetivo que los menores se expresen libremente y vayan poniendo en práctica su derecho a participar. 

En la plazuela ubicada  frente al mercado municipal Miguel Hidalgo, los pequeñines se detenían a preguntar “¿qué era eso?”, por lo que de forma amable, los empleados del INE les explicaban que eran unas preguntas fáciles, dirigidas a los niños, que se depositaban en las urnas.