Pescadores cerrarían el lunes el Parque Bonfil

Los armadores están inconformes por el final del subsidio para el abasto de combustibles

Por  José Juan Bravo

Pescadores trabajan en la reparación de un barco camaronero.(Víctor Hugo Olivas)

Pescadores trabajan en la reparación de un barco camaronero. | Víctor Hugo Olivas

Mazatlán, Sinaloa.- Desde el 1 de enero pasado, los barcos camaroneros del puerto no cuentan con el subsidio para combustibles que antes les proveía el gobierno, por lo cual las dificultades económicas no se hicieron esperar y mejor han decidido que el próximo lunes se manifestarán a la entrada del Parque Bonfil, en espera de una respuesta positiva para su industria.

Actualmente hay más de 200 barcos en el mar, pero otra parte considerable se encuentra amarrada en los muelles, comparte Juan Carlos Coronado Torres, encargado de producción de las pesqueras Carrillos, Unión Libre y Yahaira.

Lamentó que haya fuertes complicaciones económicas en la industria pesquera desde hace más de un mes por la repentina alza en los combustibles.

Los costos

“La temporada de pesca estuvo muy buena porque todo mundo trajo camarón”, dijo Coronado Torres. “El detalle del problema es que hay media flota parada porque el diesel está muy caro. Está más caro que la gasolina, vale 21 pesos. Desde el 1 de enero ya no hubo subsidio. Has de cuenta que a la gente la crucificaron. [...] Eran 3 pesos de diferencia más o menos lo que daba el subsidio del gobierno. Salía en 18, ahorita lo están dando en 21.”

Refirió que estos 3 pesos  pueden marcar la diferencia entre que este negocio pueda ser algo redituable para los pescadores y su tripulación o mejor dejar los barcos amarrados en el muelle en espera de noticias. 

Por lo tanto, “el lunes, los miembros de la Unión de Armadores están por hacer un plantón allí en la vía, cerrar el Parque Bonfil para manifestarse sobre ese asunto”, adelanta Juan Carlos.

La temporada de pesca inició el 15 de octubre y se cierra del 8 al 20 de marzo, seis meses que no se han podido aprovechar como se quisiera. A las complicaciones económicas se le suma el costo de los permisos.

“Para el avituallamiento se necesitan un millón de pesos para sacar un barco. Se pueden traer 7 a 10 toneladas. Si son 10 toneladas, apenas sacan el dinero porque el camarón está barato, está entre 90  a 100 pesos el que traen. En verdad para los armadores no es negocio, mejor paran su flota y esperan a ver si el gobierno les responde”, finalizó.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo