Pinos de navidad se vuelven una tradición muy onerosa

Los precios elevados no han evitado que las personas compren las diferentes variedades de estos árboles

Por  Isidro Amezcua

Celebrar estas fiestas se vuelve cada año más caro.(Foto: Víctor Hugo Olivas/EL DEBATE)

Celebrar estas fiestas se vuelve cada año más caro. | Foto: Víctor Hugo Olivas/EL DEBATE

Mazatlán, Sinaloa.- Falta un mes aún para la celebración de la Navidad y la oferta de pinos está por todas partes.

No obstante, los precios de este producto en los principales negocios parecen haberlos convertido en una tradición de lujo. 

En un recorrido realizado por los centros comerciales, EL DEBATE constató que los pinos naturales tienen un precio mínimo promedio de 999 pesos y un máximo de mil 299.

Estos dependen de la altura y las condiciones en las que se encuentren.

Foto: Víctor Hugo Olivas/EL DEBATE

Por ejemplo, en uno de los  centros comerciales ubicados en la carretera Internacional, el pino douglas de 1.80 metros cuesta mil 299 pesos.

Los encargados del negocio explicaron que alcanza ese monto debido a que es uno de los más solicitados por dar un olor más duradero dentro de las viviendas. 

También se vende el tipo norman fir, que mide más de 3 metros, cuyo costo alcanza los 3 mil pesos.

El noble cuesta mil 690 y mide poco más de 2 metros en promedio.

Los comerciantes de estas variedades de pinos refieren que las ventas ya van en aumento y se agotan para el 15 de diciembre.

Estiman que llegan a vender hasta 6 mil pinos en una sola temporada.

Otras opciones 

Para quienes prefieren los pinos artificiales, los precios no son del todo económicos. Incluso llegan a ser muy similares a los de los naturales. 

Por ejemplo, en una tienda de telas que oferta estos productos, los precios van de los 999 a mil 499 pesos. 

La variación en el monto depende del efecto que tiene el árbol. 

Foto: Víctor Hugo Olivas/EL DEBATE

Están los árboles nevados, que tienen un precio cercano a los mil pesos. Otros cuestan 3 mil 999 pesos por medir más de 3 metros de altura. 

Aun así, han sido los más solicitados en los últimos días. Algunas de las sucursales reportaron casi agotados los árboles luego del Buen Fin, celebrado la semana pasada en Mazatlán

Una tradición 

A pesar de los elevados precios, la gente siente una notable necesidad de seguir preservando esta tradición, explica una compradora que no pudo evitar comprar este año un pino solo para ver la alegría de sus nietos.