No Usar

Crónica de un atroz crimen, la partida de Josué Alejandro

La pesadilla comenzó con su desaparición, pero no terminó con el asesinato del pequeño de 8 años de edad en Escuinapa, Sinaloa

Por  El Debate

Crónica de un atroz crimen, la partida de Josué Alejandro. Foto: El Debate

Crónica de un atroz crimen, la partida de Josué Alejandro. Foto: El Debate

Escuinapa, Sinaloa.- El crimen de Josué Alejandro de 8 años de edad ha consternado no solo a los ciudadanos de Escuinapa, si no también a todo el territorio nacional.

Fue la tarde del pasado sábado 17 de noviembre que comenzó la angustia de familiares y amigos de Josué Alejandro al enterarse que el pequeño se encontraba desaparecido y detonó con el desgarrador hallazgo de su cuerpo sin vida en su natal Escuinapa.

Intensa búsqueda

Según familiares de Josué Alejandro, el niño acudía con frecuencia a una casa donde se reunía con muchos niños más a jugar maquinitas. Esa tarde sabían que el se dirigió a ese domicilio, pero no regresó a casa.

Al ver que Josué no aparecía, sus familiares acudieron al lugar a preguntar por él, donde se les negó haberlo visto. Fue así como los seres queridos y vecinos del menor comenzaron una intensa búsqueda por los alrededores, la cual siempre terminaba en el mismo domicilio.

Mi hermano salió de la casa a jugar a las maquinitas y a los tazos, como a las 07:30 de la tarde. A los minutos fuimos a buscarlo, pero no lo encontramos. Nos asustamos y empezamos a preguntar a los vecinos, relató la hermana del menor.

El domicilio donde fue encontrado el cuerpo de Josué Alejandro. Foto: El Debate

Fueron diversas las veces que acudieron nuevamente a preguntar por el menor y era negado por los propietarios del lugar; sin embargo, otros niños que se encontraban ahí, aseguraron haberlo visto en las maquinitas e incluso, que alguién de la casa le había dado dinero para seguir jugando.

Desgarrador hallazgo

Tras las declaraciones de los menores y el aviso a las autoridades, se logró el ingreso al lugar y se encontró a Josué Alejandro como nadie lo desearía. El niño se encontraba sin vida, con señas de asfixia en su cuello, golpes en su cuerpo, con señas de abuso sexual y cubierto por una cobija blanca, según relató un familiar. El trágico hallazgo ocurrió a eso de las 23:30 horas del mismo día sábado.

Se dio a conocer de manera extra oficial que tres personas que se encontraban en el domicilio fueron presentadas a las autoridades y que el presunto responsable del crimen era un joven de 24 años, hijo del dueño de la casa, quien se había dado a la fuga.

El hallazgo de su cuerpo sin vida se realizó el mismo día de su desaparición. Foto: El Debate

Exigen justicia

Ante la fuga del presunto responsable, la ira de los pobladores creció y fue el día domingo que madres de familia con sus hijos se dieron cita ante la Dirección de Seguridad Pública para exigir justicia para Josué Alejandro. Algunas de las presentes con pancartas y a grito abierto, decían a las autoridades que no era la primera vez que una acusación de ese tipo fungía sobre la familia de ese domicilio, dado que aseguran hace tres años una niña había sufrido abuso sexual en el lugar. En este caso, señalaron, el crimen quedó impune.

Vecinos exigen justicia. Foto: El Debate

Fin de la escena del crimen

Ante la indignación de los lugareños, el lugar que tantos niños reunió para divertirse, ardió en llamas.

El domicilio ubicado en la calle Río Quelite y Rió Fuerte terminó en cenizas tras el asesinato de Josué Alejandro.

Antes del incendio, vecinos lanzaron piedras y saquearon el lugar. Fue a las 02:00 horas del lunes que llegó el reporte del incendio a los bomberos, quienes acudieron a sofocar las llamas.

Las autoridades encontraron un galón blanco con gasolina, lo que dejó en claro que el fuego fue provocado.

El domicilio donde fue encontrado el menor ardió en llamas. Foto: El Debate

El adiós a un ángel

Josué Alejandro fue despedido por sus familiares, vecinos, seres queridos y compañeros de clase. El menor fue homenajeado de cuerpo presente en la escuela que estudiaba.

Nadie podía creerlo, aquel niño que jugaba y reía en el lugar se encontraba en ese féretro blanco, inmóvil, pero no quedaba más que brindarle un caluroso adiós.

Su escuela se vistió de luto, la tristeza y las lágrimas no podían ocultarse en el rostro de los presentes.

Hoy es Josué que deja un vacío muy profundo en todos nosotros, pero mañana podría ser uno de nuestros hijos si permitimos que estos delitos queden impunes, se escuchó en su homenaje.

Finalmente, después de una misa, Josué Alejandro fue llevado a su última morada rodeada de globos blancos, los cuales anunciaban la partida de un nuevo ángel al cielo.

La triste partida de Josué Alejandro en su escuela. Foto: El Debate

Justicia por propia mano

El presunto responsable del asesinato de Josué Alejandro fue encontrado sin vida a dos días de su huida del domicilio donde habitaba con su familia.

El cuerpo inerte del hombre de 24 años de edad fue encontrado en un camino que conduce a la comunidad de El Camarón.

 

Las autoridades recibieron el reporte del avistamiento del cuerpo y al arribar al lugar, se percataron que se trataba del fugitivo.

El occiso fue identificado como Luis Daniel y su cuerpo yacía en el lugar desnudo, golpeado y con signos de asfixia.