No Usar

Desplazados se sienten engañados por autoridades

El MASS acusa al gobernador de incumplir las demandas de las familias que dejaron su pueblos por la inseguridad

Por  Blanca Regalado

Desplazados y ciudadanos reclaman apoyos al gobierno.(Víctor Hugo Olivas)

Desplazados y ciudadanos reclaman apoyos al gobierno. | Víctor Hugo Olivas

Mazatlán, Sinaloa.- El desplazamiento forzado por la inseguridad en la serranía persiste, aseguró Miguel Ramírez Jardines, presidente del Movimiento Amplio Social Sinaloense (MASS) .

Las familias que se habían regresado a sus comunidades no pudieron quedarse por la delincuencia y las amenazas.                                                                                           

En la entidad se tiene un registro de mil 800 familias desplazadas. De estas, 400 están en Mazatlán, provenientes de la zona serrana de la región sur, en su mayoría de Concordia.                         

El también directivo del MASS, Miguel Ángel Gutiérrez, recalcó que el gobernador Quirino Ordaz se olvidó de los apoyos a los desplazados.                                                       

También los engañó al decirles que ya estaban seguros en las zonas altas, pero ante el clima inseguro, se han regresado 40 familias de las comunidades de La Noria, San Marcos, Tecomate, Juantillos y Guamúchil.

Manifestación

Ramírez, Jardines  y Gutiérrez convocan a la protesta que harán este día a las 09:30 horas en el corazón de la zona dorada. Se van a concentrar frente  a las oficinas de Conapesca, para luego dirigirse a los hoteles del gobernador del estado, Quirino Ordaz Coppel. Se plantarán a la espera de una respuesta del ejecutivo estatal.

Los líderes del Movimiento Amplio Social Sinaloense le reclaman al gobierno solución a conflicto de escuelas y la pavimentación de calles por toda la ciudad que dejaron a medias.

También le piden al gobierno su intervención en el caso del problema de viviendas de 75 familias del fraccionamiento San Fernando. Tienen nueve años en ellas y desean pagarlas, pero quieren un precio  justo, según el avalúo que les hicieron.

Este es de 80 a 190 mil pesos el costo de la viviendas. Pero se las quieren dar a más de 500 mil pesos o de lo contrario los desalojan.

Las familias temen perder lo que han invertido en acondicionar las viviendas, pues muchas estaban en obra negra. La protesta  es por todas las demandas de desplazados.