Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Sinaloa

Negativa de autonomía de la ASE, por falla de operadores

Analistas coinciden en que hubo falta de oficio político de los operadores, pero están en desacuerdo en los costos políticos; algunos señalan que es reflejo de un debilitamiento anticipado del gobernador, otro dicen que solo fue una estrategia fallida

Por: Ernesto Montoya

Negativa de autonomía de la ASE, por falla de operadores(Foto: EL DEBATE)

Negativa de autonomía de la ASE, por falla de operadores | Foto: EL DEBATE

Sinaloa.- La negativa de los legisladores locales de que la Auditoría Superior del Estado (ASE) sea un organismo autónomo refleja una falla en la estrategia y de los operadores políticos del gobernador, pero también refleja una derrota de la bancada política del Partido Revolucionario Institucional, destacaron expertos invitados a una mesa de análisis y consultados vía telefónica. 

También puedes leer: 68 y Más dejaría sin apoyo a miles de adultos mayores

Cabe recordar que, la semana pasada, y a días de que se vaya la actual legislatura, los diputados locales abordaron el tema de la autonomía de la Auditoría Superior del Estado. En sesión extraordinaria, y después de una acalorada discusión, un total de 26 diputados votaron a favor, mientras que trece de ellos en contra, por lo que la iniciativa de ley donde se pretendía darle autonomía a la ASE no se concretó. 

Imagen especial/EL DEBATE

También puedes leer: Morena irá primero por Fiscal... luego independencia

Aarón Sánchez, analista político y columnista de esta casa editorial, expresó que el principal afectado de la decisión del Congreso en no darle autonomía a la ASE fue el gobernador Quirino Ordaz Coppel porque él era el interesado número uno en promoverla, ya que este organismo será el que fiscalizará sus cuentas públicas en lo sucesivo y cuando deje el cargo: «Veo que esta iniciativa que, aparentemente, surgió de los propios diputados, en realidad vino del tercer piso como una estrategia para poder disminuir futuros problemas». Empero, puntualizó que fue evidente que fallaron los operadores políticos y la estrategia: «Falló la estrategia porque la manera en como quisieron tratar el tema de autonomía de la ASE era muy vulnerable; es decir, con una controversia constitucional que alguien interpusiera fácilmente podría echar abajo un posible acuerdo que se hubiera presentado en el Congreso del Estado».

Añadió que los operadores políticos también fallaron, y uno de los principales encargados de ese fracaso fue el diputado priista Víctor Godoy (presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado), así como la estructura del Gobierno del Estado, que fueron de alguna manera quienes estuvieron apoyando al Congreso para sacar adelante esta iniciativa. «Fue un verdadero fracaso, tanto la forma como el fondo». 

En ese sentido, el analista político destacó que quien gana es Morena: «Aunque en este momento, en la legislatura actual, Morena tiene una participación muy pequeña, en realidad su actitud fue muy determinante para no complicar la llegada de la próxima legislatura, donde Morena será un partido dominante». 

Por su parte, Fernando Zepeda, analista político de Mazatlán, coincidió en que faltó oficio para operar; no obstante, matizó en quién sale ganado y quién perdiendo con la decisión de no darle la autonomía a la ASE: «Creo que deja buena lección este asunto para los que se van y para el tercer piso porque no es nada fácil lo que viene, y que todo se tendrá que hacer con consenso porque, de lo contrario, no se avanzará». 

Imagen especial/EL DEBATE

Por su parte, Tomás Chávez Salomón, columnista de EL DEBATE, refirió que es extrañó que de pronto se viene una «fiebre legislativa» en el Congreso, donde los diputados buscan hacer reformas de última hora en un periodo extraordinario. «Desde ese momento, se torna un poco sospechoso», advirtió.

Cuestionó el hecho de buscar la autonomía de este organismo, que, de aprobarse, a nivel nacional Morena interpondría una controversia constitucional y con posibilidades de ganarla porque es una atribución del Congreso del Estado revisar las cuentas públicas. 

Asimismo, indicó que se habla de hacer contrapesos, cuando en la Constitución ya existen: los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial. 

La operación política

Para Tomás Chávez, el enfrentamiento entre los operadores políticos de los distintos partidos (Víctor Godoy, del PRI; Víctor Corrales, del PAS; y Roberto Cruz, del PAN) solo tiene una lectura: la balanza se inclina hacia Morena, donde está el poder nuevo a nivel nacional. «Los reacomodos se están dando para donde se ve futuro; las bancadas se van a la cargada». 

Entrevistado vía telefónica, Héctor Ponce, analista político, planteó que el revés del PAN y del PASen no votar a favor de la autonomía de la ASEfue por venganza política. Además, detalló que los operadores no solo fueron los legisladores Roberto Cruz, del PAN,y Víctor Corrales, del PAS, sino Héctor Melesio Cuen Ojeda, excandidato del PAS a la gubernatura de Sinaloa en 2016 y actual líder estatal del PAS. «Es como una venganza contra el PRIy contra el gobierno», afirmó. 

Explicó que Roberto Cruz quería retirarse con algo grande, y se unió al PAS. Sin embargo, lamentó que el tema de la autonomía de la Auditoría se haya politizado porque pudo salir algo positivo con una autonomía de verdad. En ese sentido, destacó que, al final, los que pierden son los sinaloenses: «En igual de trabajar, empiezan a politizar estas reformas», ahondó el también columnista político. 

En entrevista vía telefónica, Roberto Soltero, experto en temas políticos, destacó que es obvio que Víctor Godoy, líder de la bancada del PRI, fue «chamaqueado»:

Imagen especial/EL DEBATE

«Él creyó tener un acuerdo con Morena, pero dicho acuerdo no fue tal. Prácticamente se exhibió la falta de oficio político de Víctor Godoy, que es obvio que no lo tiene en las tareas propias de la política».

Soltero destacó que esa reforma queda como una derrota de la bancada del Partido Revolucionario Institucional, y se percibe, además, como una derrota del gobernador del estado. 

Los costos políticos

Después del confrontamiento entre las bancadas legislativas por la autonomía de la ASE, Aarón Sánchez sostuvo que no hay costo político porque simplemente se trata de una estrategia que se intentó, y fracasó estrepitosamente. No obstante, dijo que ya se observa una debilidad anticipada de parte del Ejecutivo estatal:

«Es decir, el hecho de perder la Presidencia de la República, perder el Congreso de la Unión y la representación sinaloense en el Poder Legislativo, y perder el Congreso del Estado, es parte de un proceso de debilitamiento político del Ejecutivo». 

Enfatizó que el hecho del rechazo de la autonomía de la ASE muestra una pérdida de control anticipado del gobernador Quirino Ordaz Coppel: «Creo que sería el costo político que ya se esperaba con la nueva legislatura». 

Imagen especial/EL DEBATE

El también académico anticipó que, ante la negativa de la autonomía del organismo, el Gobierno del Estado y los ayuntamientos tendrán que ser más meticulosos en el cuidado de sus cuentas porque la Auditoría Superior del Estado es un instrumento de la legislatura, y la legislatura estará dominada por los diputados de Morena. «Esto significa que van a utilizar a la ASE como un instrumento fiscalizador para garantizar que las cosas se hagan bien y de acuerdo a los intereses de la mayoría que habrá en el Congreso del Estado». 

Fernando Zepeda no comparte la idea de un debilitamiento anticipado del Ejecutivo estatal, por lo que dijo que solamente es un estrategia fallida por los operadores políticos. 

A decir de Tomás Chávez, no hay costos políticos porque los actuales legisladores ya se van, pero advirtió que tanto el gobernador como los presidentes municipales tendrán que andar con cuidado en su proceder porque será la ASE la que revisará cada una de las cuentas públicas. Indicó que las autoridades tendrán que gobernar con cuidado para evitar un ajuste de cuentas.

En esta nota:
  • Iniciativa de Ley
  • ASE