Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Sinaloa

Padres de familia toman escuela primaria en San Ignacio, Sinaloa

Señalan que sus hijos fueron cambiados de ubicación momentáneamente en lo que se realizaban trabajos de construcción en la institución; sin embargo, ya concluyó el plazo y aseguran no se está trabajando en el lugar

Por: Yolanda Tenorio

Padres de familia toman escuela primaria en San Ignacio. Foto: Yolanda Tenorio

Padres de familia toman escuela primaria en San Ignacio. Foto: Yolanda Tenorio

San Ignacio, Sinaloa.- Padres de familia de la escuela primaria Josefa Ortiz de Domínguez tomaron las instalaciones del plantel Cobaes 50, lugar donde se encuentran  tomando clases provisionales desde el pasado 26 de febrero.

Padres de familia toman escuela primaria en San Ignacio. Foto: Yolanda Tenorio

Los padres señalan que el hecho del cambio de ubicación causa molestias e indignación, porque los trabajos de construcción y rehabilitación de la primaria habían señalado quedarían concluidos en tres meses, esto dentro del programa Escuelas al Cien. Mencionaron no quitarán el plantón hasta ver resultados del gobierno federal.

 

Agregaron que el único avance que presenta es el piso de dos aulas, la maceteras, el retirado de las protecciones y la división de un aula.

Los docentes indicaron que tomar clases en la preparatoria no es nada cómodo, pues el mobiliario no es el apropiado para los más pequeños, que prefieren sentarse en el piso, además de que no pueden colocar material de trabajo en las paredes, porque tendrían que quitar y poner diariamente; aunado a que también ahí se encuentran los alumnos de la secundaria técnica ya que de igual manera están remodelándola.

Con pancartas y consignas, decenas de padres y alumnos se encuentran a las afueras del Cobas y la escuela primaria exigiendo una solución a sus demandas y en la espera de que algún representante del gobierno se arrime a dialogar.

“En el contrato viene incluido sanitarios nuevos, un salón y ampliación de la dirección para que también funcione como biblioteca, el piso de nueve aulas y las protecciones de las ventanas, mini splits, cableado eléctrico nuevo, pintura en general, entre otras cosas, pero ya han transcurrido siete meses y no vemos para cuando terminen”, mencionaron.

Es por eso que ante la tardanza y la desesperación, los padres optaron por tomar el plantel para hacer presión y dijeron no quitarán el dedo del renglón hasta que el gobierno federal cumpla con lo estipulado en el contrato, pues los contratistas tiene un mes que no se paran en la escuela y la obra se encuentra detenida.

En esta nota: