Localizan cadáver en poblado Las Víboras, en Costa Rica

El cuerpo estaba dentro de un dren que atraviesa la comunidad y tenía la cabeza desprendida

Por  Hernán Alfáro

Momento en que proceden a llevarse el cuerpo del lugar.(Foto: Angélica Cárdenas / El Debate)

Momento en que proceden a llevarse el cuerpo del lugar. | Foto: Angélica Cárdenas / El Debate

Culiacán, Sinaloa.- En una zona un poco apartada de la comunidad de Las Víboras, en la sindicatura de Costa Rica, la mañana de ayer fue localizado el cadáver de un individuo, que hasta el cierre de ayer permanecía en calidad de desconocido. 

El reporte 

Poco después de que el reloj marcara las 20:00 horas del pasado miércoles entró una llamada de alerta a los cuerpos de seguridad para que acudieran a confirmar el hallazgo de un cuerpo que estaba dentro de un dren. Ya era de noche, y la zona lucía totalmente oscura. 

Recordando que cierta área es nido de caimanes —según lo observado hace unos días con el hallazgo de otro cuerpo en la misma comunidad—, personal forense e investigadores cancelaron la operación hasta el día siguiente.

Una bota fue asegurada, así como una mariconera que traía en la cintura el cuerpo. En ella al parecer solo traía un juego de llaves. Foto: El Debate

Un grupo de policías municipales llegó a temprana hora al punto señalado, quienes observaron que bocabajo en una especie de dren yacían los restos de una persona en avanzado estado de descomposición, por lo que solicitaron la presencia de personal de la Fiscalía General del Estado (FGE). 

Mientras tanto, en el lugar se acordonó cierta parte del terreno rodeado de maleza y de campos de cultivo. 

Se indicó que la víctima vestía ropa deportiva alusiva al Club América. 

A comentario de una persona que se acercó al sitio, un individuo que regaba los sembradíos por curiosidad logró observar el cadáver, mas no dio más detalles. 

Diligencias 

Los grupos especializados de la Fiscalía acudieron tiempo después para hacer los trabajos correspondientes. 

La causas del deceso era todo un misterio al acudir primeramente el Grupo Ares. 

En el terreno lodoso iban y venían los peritos, levantando todo registro posible. 

Los elementos forenses fotografiaron el entorno para archivar dicho material en una carpeta de investigación. 

Cuando contaban con todos los datos de prueba, se ordenó que el cadáver fuera enviado a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo), donde se le realizaría la autopsia de ley. 

Cabe mencionar que el levantamiento del cuerpo no resultó fácil. 

Unos empleados de una funeraria junto con peritos se acercaron donde estaba el cadáver y colocaron una camilla rígida para comenzar a sacar del agua los restos del desconocido, que desprendían olores fétidos que cubrían toda la zona. 

Los funerarios —como comúnmente se le conoce— se llevaron tremenda sorpresa cuando se dieron cuenta de que no tenía cabeza. 

Fue entonces que después localizaron el cráneo. 

Por último, el cuerpo lo taparon con plástico negro y entre varias personas lo estuvieron cargando unos metros hasta subirlo a una camioneta para retirarlo de la zona.

Hace siete días, a unos kilómetros también junto a un dren rodeado de caimanes, autoridades estatales documentaron el hallazgo de otro cuerpo, pero este en estado cadavérico.

Al parecer tenía dos meses en ese punto, pero hasta ayer no se conocían las causas de su muerte.