Mocoritense queda sin vida al volcar en en El Tamarindo

El trágico percance ocurre por un camino de terracería que va de la carretera de Culiacancito a la sindicatura de Villa Adolfo López Mateos

Por  Ángel Zamudio

Peritos trabajan en la zona del accidente.(Foto: El Debate)

Peritos trabajan en la zona del accidente. | Foto: El Debate

Culiacán, Sinaloa. Una volcadura registrada ayer al mediodía en las inmediaciones de la sindicatura Adolfo López Mateos, El Tamarindo, dejó como saldo un adulto muerto de nombre José María N., de 48 años de edad. Un joven más logró sobrevivir, llamado Raúl Feliciano N., de 20 años. Ambos originarios del poblado El Zapote, perteneciente a Mocorito

Extraoficialmente se dijo que los involucrados viajaban en una camioneta Nissan blanca de modelo viejo a exceso de velocidad. 

La tragedia

De acuerdo con lo indicado por las autoridades, el accidente ocurrió aproximadamente a las 11:30 horas.

A través del 911 se detalló que el suceso estaba desarrollándose por un camino de terracería que se desprende de la carretera Culiacancito-El Tamarindo, misma que conduce hacia el canal Humaya, de la comisaría de El Limón de los Ramos.

Se dijo inicialmente que la causa de la tragedia pudo haber sido la alta velocidad. Esto presuntamente provocó que el joven que manejaba la unidad perdiera el control hasta terminar dentro de unas tierras de cultivo. En ese punto quedó muerto su acompañante. 

Minutos después de lo ocurrido unas personas que pasaban por el lugar y vieron los sucedido llamaron al 911 para reportar los hechos.

Comentaban que dos personas estaban heridas después de un accidente.

Los primeros en llegar fueron elementos de la Policía, y posteriormente personal de Cruz Roja.

Estos últimos confirmaron la muerte. Después atendieron al joven lesionado, quien presentó contusiones en el cuerpo, aunque no requirió traslado. 

Acciones

Momentos más tarde se presentaron bomberos al agregarse el reporte inicial que una persona estaba atrapada en los fierros retorcidos, pero al descartar dicha versión solo se quedaron esperando a personal forense para que diera fe de lo ocurrido.

Cuando llegaron los peritos se hizo el trabajo de peritaje y se tomó toda la información respecto al caso.

Ya terminadas las diligencias, el personal del Servicio Forense y trabajadores de una funeraria sacaron el cadáver de la unidad, el cual fue llevado a la morgue de esta capital, donde serían entregados sus restos. 

Cabe señalar que un buen número de familiares llegaron al lugar, quienes observaron todas las prácticas de los peritos y después se retiraron al mismo tiempo en que trasladaban el cuerpo al anfiteatro.